domingo, 4 de diciembre de 2016

EN CINES PUNEÑOS film inspirado en la vida real

LA DEUDA
“CADA DECISIÒN TIENE SU CONSECUENCIA”
Escribe: Liliana Quinto Laguna
Esta película obtuvo en el "Festival de Málaga"-Cine Español, en la Sección Oficial de Largometrajes, el BIZNAGA DE PLATA, como MEJOR GUIÒN, de igual manera el BIZNAGA DE PLATA a MEJOR ACTRIZ DE REPARTO. Participaron actores de talla internacional, como Stephen Dorff, Alberto Ammann, Carlos Bardem y David Strathairn. También actúan Elsa Olivero, Marco Antonio Ramírez. Se tiene la presencia de actores de Estados Unidos, España y Perú. Papel importante de las Productoras, "Atlantic Pictures", "Viracocha Films" y "Arcadia Motion Pictures. 
Film, donde participa Amiel Cayo, actor puneño, que  comenzó su actividad teatral fundando junto a otros artistas la agrupación "Escena Inca", posteriormente funda y dirige Yatiri, Centro de Investigación y Producción Teatral, donde realiza una intensa labor teatral, donde ensayaron y pusieron en escena "El zorro y el cuy", "Juegos de muerte", entre otros. Desde 1991,
aproximadamente por más de veinte años, forma parte del reconocido y valorado grupo peruano "Yuyachkani", dedicándose de manera profesional a la actuación. Participó en diversos cortometrajes y películas como "Extirpador de idolatrías", "NN", "El viaje macho", "La deuda" y recientemente "Retablo". Hay que destacar, el trabajo de Amiel en el film, sin duda impecable y asumiendo su personaje obviamente resultado que se logra solo con su experiencia y entrega al arte, asimismo su trabajo en narrativa, con libros publicados en el Perú.
El guion y dirección lo realizó el infatigable y consecuente Barney Elliot, quien participó junto a Amiel Cayo, en una charla realizada en la Casa de la Cultura de nuestra ciudad, para compartir sus experiencias, trabajo y visión, dijo que luego de finalizada la película, durmió dos días seguidos, merecido descanso, sin duda, por el estrés y cansancio que significa realizar este tipo de trabajos, dada la calidad y proyección que se tiene. Barney Elliot, después de graduarse en la Universidad de San Francisco, partió al Reino Unido para realizar el post-grado en Arte y Técnica de Realización. Posteriormente descubrió su pasión por la sala y montaje, trabajó como freelance en diferentes documentales, cortos, anuncios y promociones. Finalmente dio el salto y cofundó Agile Films Ltd, empresa con sede en Londres. Después de dirigir los cortometrajes (True Colours y Último Recurso), Barney Elliot dirige su primer largometraje, "La Deuda", que obtuvo importantes galardones en el Festival de Málaga. La sencillez, el carisma del gran Barney, se quedaron en Puno, respondiendo gentilmente a interrogantes de periodistas, de cineastas, cinéfilos, un caballero en su porte, mide casi dos metros y su simpatía le dio un matiz diferente a esta puesta en escena en la ciudad, Amiel Cayo, narró también sus experiencias y anécdotas antes y durante la filmación, nos contó que tuvo que ir a vivir a la zona para conocer el contexto, aprendió a hacer ladrillos porque el personaje así lo exigía y que la dulce niña que hace de su hija, hasta el momento lo llama papá, con quien tiene muy buena comunicación al igual que con los demás actores.
Película que se mostró en nuestra ciudad y que contó con la presencia de cinéfilos, ávidos de buen cine, y la expectativa de valorar el trabajo de Amiel Cayo.

"Cada decisión tiene sus consecuencias", clama el slogan promocional del cartel de LA DEUDA, (The Debt), primer largometraje del estadounidense afincado en Perú Barney Elliot, se hace explícito el mensaje y, de paso, quizá también uno de sus grandes referentes, aunque no el único: Babel, de Alejandro Gonzales Iñárritu, "aquella epopeya globalizada sobre la influencia del azar y de las decisiones individuales en los devenires colectivos. Algo que también ocurre aquí, donde el camino entre la reforma agraria de los años 60 del presidente peruano Velasco Alvarado y el destino de la sanidad pública actual, previo paso por los despachos de Wall Street, que parecen controlarlo todo, van de la mano. Una mano, eso sí, que siempre agarran con más fuerza los poderosos".

No hay comentarios: