domingo, 26 de julio de 2015

MACHU TUSOJJ o AUQUI AUQUI

HACIA LA INTERPRETACIÓN IDEOLÓGICA DE UNA DANZA
Por Jorge M. Cáceres Monroy
En : Revista del Instituto Americano de Arte N° 12
Noviembre 1978 Puno. Pp. 50 a 57
El Hombre Andino, para aprovechar con mayor racionalidad su medio ambiente, genera una forma de interrelación entre él y su medio ambiente sui géneris, que se manifiesta a través de un modo de producción, a su vez tie­ne una directa influencia en la forma superestructural también propia, que se plasma en la cultura o ideología andina.
El hombre andino, considera como parte de su medio ambiente, a lo conformante del mundo sobrenatural, de allí que se le hace muy necesario la frecuente interrelación con las deidades y espíritus protectores.
La forma cómo exterioriza esta relación es mediante la frecuente ejecución de ritos y actos mágico—religiosos, los mismos que tienen su trasfondo ideológico en los mitos.
La Danza Andina, debe ser considerada como una forma de acto ritual de tipo religioso, fenómeno que es ante­rior a la conquista hispánica del continente (1), y que supervive, junto con la parte estructural que ha resistido el embate de lo económico capitalista (2).
La participación de los seres sobrenaturales y los di­funtos en los ritos, fiestas y regocijos Andinos, nos es descrito muy claramente por Cobo (3), descripción que mues­tra el grado de deferencia hacia los difuntos y seres sobrena­turales en la Cultura Andina.
La personificación de seres míticos en los personajes de las danzas es bastante frecuente, constituye según Elena Fortún el origen de la danza de los diablos en Oruro (4). En Puno la deidad de las minas o ANCHANCHO (5), anual mente tomaba la forma de DANZANTE (6) a quien en bus­ca de propiciar mejor al espíritu que representaba, se le en­tregaban tres doncellas, que le acompañaban durante el tiempo que duraba la danza (7).
De la descripción de los CH'OQELAS (8) y el   MIMULO (9) se coligen que las danzas andinas constituyen ac­tos rituales.
Es en la danza nombrada en último término, en don­de se presentan dos personajes, cuyos rasgos representan a personas de avanzada edad, de sexo masculino y femenino, respectivamente, son el ACHACHI (10) y la AWILA (11). Esta es la "Dueña" de la Vicuña y la que ordena al Zorro y Mallku Cóndor, la ejecución de ciertas figuras coreográfi­cas de gran significado ritual (12).
Existen otras danzas como las del LIPI y SURI, en cuya coreografía se presenta un personaje que tiene las mismas características del ACHACHI, pero que en la del SURI, se le denomina AUKI (13).
Todas las danzas enumeradas tienen como ámbito de influencia el Altiplano Peruano—Boliviano, principalmente el Boliviano y más precisamente el que abarca el idioma aymará.
Existe una danza cuyo ámbito de influencia es el Al­tiplano, y aún lo rebaza presentándose en lugares como San Pablo (Cusco) y otros del centro del Perú.
El personaje principal de esta danza es un anciano. La careta elaborada con piel de oveja o de llama sin curtir, en la cual se presenta muy claramente las barbas propias de quienes cuentan con una edad avanzada.
El resto de la vestimenta complementa la impresión, así cuenta con un enorme sombrero faldón, del que se nota sólo el armazón, el mismo que es elaborado con carrizo. Se cubre el pecho con una jubona, y las extremidades con un pantalón bombacho, elaborado con dos polleras de mujer, con las cuales consigue darle la forma requerida.
Complementa su atuendo con un bastón, de forma bastante retorcida, para lo cual escoere el palo de QHEÑUA (14).
 
Los apelativos con los que es conocida la danza son los de MACHU-MACHU, AUQUI-AUQUI, en Qheswa y Aymara, respectivamente, siendo una tercera forma que uti­liza, vocablos de ambos idiomas la de MACHU—AUKI. Exis­te una cuarta forma que es la de MACHU—TUSOC, que a nuestro modo de ver cuenta con un mayor grado de in­fluencia de la lengua castellana. Según conversaciones perso­nales con el Dr. Roca, el nombre en el Cusco es de SOQ'A MACHU.
Para intentar realizar el análisis interpretativo de la danza y contar con un juego de hipótesis suficientemente só­lido como para realizar el trabajo de investigación en el campo se hace necesario en una primera etapa, realizar un trabajo en laboratorio; haciendo el análisis semántico de los términos con los cuales es conocida la danza, para así poder igualmente desechar otras posibles interpretaciones que po­drían  formar parte del juego de hipótesis.
MACHU, en Qheswha, significa viejo anciano (14) es esta forma de traducir el término la más conocida y utilizada; pero a su vez el término idiomático tiene otras múlti­ples variantes como la de Machu Auquicuna, adj., los An­tepasados (15), cuya connotación es mucho mayor e implica un grado de respeto y deferencia.
Pero su significación es amplia mucho más cuando implica la acepción de madurez, juicio, o cordura temprana (16), sin tomar en cuenta la edad.
Las connotaciones hasta ahora consignadas, se refieren a las cualidades propias del ser humano como ser individual y social, o lo que es igual a los aspectos y cualidades natu­rales del individuo.
Pero MACHU, no sólo se refiere a estos aspectos, no sólo tiene la acepción de viejo, anciano, hombre de mucha edad, sino la de:
Antiguo que no es reciente,......con
cierto influjo atribuido a determinados sitios
en que habitan los paganos o gentiles, efluvio
maligno de las tumbas antiguas (17). 

El término sirve también, para enumerar cualidades de carácter sobrenatural de sitios y lugares en los cuales moran ciertas deidades y espíritus y las cualidades de los mismos.
Los lugares al ser morada de seres sobrenaturales, son motivo de culto y reverencia, son mencionados en cada rito.
La disgregación que se ha hecho del significado del término que se utiliza para denominar la danza, en el idio­ma QHESWHA, es necesario realizar similar planteamiento para los términos de habla aymara.
AWKI AWKI, es el nombre con el que se le conoce en el aymara. Para Bertonio, el término AUQUI, significa PADRE SEÑOR (18).
La danza andina es un rito, es lógico que los términos utilizados para designarlas tengan una acepción referida a los aspectos sobrenaturales, como es el caso del término AWKI que significa: para Torres Rubio Auqui—Auki, es el padre (Viejo) (19).
Esta denominación implica similar grado de deferencia que en el QHESWHA o mayor aún.
AUKI. N. Divinidad, MAN, personaje mítico encargado o materializado en las altas cumbres andinas; espíritu divino, que creían residir en algún bloque a la que adoraban los primitivos habitantes del Perú, en la Simbología Inkaika el AUKI es la divinidad manifestada en la majestad de los montes o en el alma de los muertos que participan de la na­turaleza divina y vuelven en el mundo material para alguna revelación. Obs. ésta dicción se usa por lo común pluralizada; AUKIKUNA; MANES, espíritus o almas superiores, seres prepotentes (20).
Los términos MACHU y AWKI, deben ser tomados en lo referido a sus acepciones del medio ambiente formado por lo sobrenatural como es el caso de las deidades o espíritu propios de la cosmogonía Andina, y la utilización de esta acepción lógicamente se la hace cuando sirve para deno­minar actos propios del ritual andino.
Una vez realizada esta disgregación se formula el jue­go de hipótesis, que permitirá hacer una interpretación ideo­lógica de la danza:
HIPÓTESIS GENERAL
Toda danza como un aspecto superestructural o ideológico de una forma económica, representa aspectos o formas de comportamiento propios y considerados lógicos en el con­texto cultural donde se producen.
SUB HIPÓTESIS
—La danza de los Machu Macho, Awki—-Awki; cons­tituye un rito propiciatorio de la Cultura Andina.
—Los personajes de la danza MACHU MACHU, son la representación de los dioses tutelares de la región en la que se produce.
— Durante la ejecución y representación de la danza, existe un elevado grado de mimetización de los danzarines con el personaje al cual representan.
Estas hipótesis, nos permiten desechar aún antes de ini­ciar el trabajo de campo, otra, que se basa en la explicación más extendida sobre el significado de la danza:
— La danza de los Machu—Machu o Awki Awki, constituye una sátira a los "viejos verdes", que se dedican a conquistar quinceañeras o simplemente a parrandearse entre ellos".
Esta explicación, es lógica desde el punto de vista de la Cultura Mestizo—Ladina, pero no lo es para la Andina. Es verdad que está difundida con el fin de explicar la pre­sencia de la danza en los espectáculos de tipo folklórico o en las presentaciones teatrales y las teatralizaciones de la danza, pero no constituyen una explicación coherente del fenómeno folklórico.

Consideramos que la interpretación de la danza de los MACHU—MACHU, y la demostración de las hipótesis aquí planteadas, es sólo factible a través de la recopilación de mi­tos referidos a la misma.
Creemos igualmente que se hace necesario el acopio de datos descriptivos sobre los actos rituales y actitudes que se cumplen durante la presentación dé la misma, en la localidad de Huancané (Departamento de Puno), que es el medio que se ha elegido para realizar la investigación.
Para terminar, debo agradecer a quienes hicieron fac­tible la plasmación de esta inquietud, a los Drs. Jorge Flores Ochoa y Juan Ossio por sus sugerencias. A Alfredo Congrains por su apoyo. A Patricia, a Doris por el mecanogra­fiado, a Mario por la impresión, a mi madre Julia de Cáceres—Olazo y a todos los habitantes de la Zona Aymara del Departamento de Puno, por sus informaciones, a todos ellos infinitamente agradecido.

Notas
1.- Marti, Samuel 1961;  2.—Cáceres—Olazo Monroy, Jorge M.  1976;   3.- Cobo, Bernabé 1956, p. 38;    4.Fortún, Elena 1961;  5.—El Anchancho es la deidad protectora de los yacimientos mineros a la cual es necesario propiciarla para poder extraer los minerales. Ver Cáceres-Olazo Monroy, Jorge M. 1970; 6.- Romero, Emilio 1925, p. 221;  Cáceres-Olazo, Adrián;  7.—Tchopick, Harry Jr.1 968;  S.-Vellard, John y Merino de Zela, M. 1954 p. 78;  9.—Achachi, voz aymara que significa abuelo. Ver Torres Rubio, Diego 1952, p' 138;  10.—Voz aymara que significa abuela, existen casos en los que el término se utiliza para nombrar Wak'as, es el de la Wa'ka Awicha Anselma. Ver Flores Ochoa, Jorge A. 1971 p. 68—79;    II.—Vcllard, John y Merino de Zela, Mildred, Op.Cit. p. 78;  12.—Vellard, John y Merino de Zela, Mildred, Ididem.; 13.—La  Qheñwa, es un  arbusto del piso ecológico Puna  N. del   A.; 14,—Gonzáles de Holguín, Die­go 190L p. 205;  15. Gonzáles de Holguín, Diego Op. Cit. p.  205. El subrayado es nuestro N. del A.;  16.—Lira, Jorge A. 1945, p.   607;  17'-Lira,  Jorge A. Op. Cit. p. 608. El subrayado  nos pertenece N. del A.;    18 Bertonio, Ludovico 1956, p. 28;  19.—Torres Rubio, Diego, Op.Cit. p.141; 20.—Lira; Jorge A. Op. Cit. p.72. El subrayado es nuestro N. del A.

Bibliografía
Bertonio, Ludovico.—Vocabulario de la Lengua Ay­mara, edición facsimilar. Tipografía Don Bosco. La Paz Bolivia.
Cáceres Olazo, Adrián. —"Memorias", Inédito en su Bi­blioteca Particular.
Cáceres-Olazo Monroy, 1971, Jorge Mariano.- “Los Sikho—Morenos de Llavini". Tesis para optar el título de Antropólogo. Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco.
CACERES-OLAZO MONROY, 1976, Jorge Mariano.-"El Con­trol Ecológico Vertical, sus Tendencias e Influencias en el Al­tiplano Puneño". Tesis para optar el Grado de Doctor en Le­tras y Ciencias Humanas, Universidad Nacional San Antonio del Cuzco.
COBO, Bernabé, 1956. Historia del Nuevo Mundo, no­tas y concordancias por Luis A. Pardo y Carlos Calimberti Miranda, Biografía del Padre Bernabé Cobo por Luis A. Par­do. Tomos III y IV. Cuzco Perú.
CORTÁZAR, Augusto Raúl, 1959.—Esquemas del Folklore, Conceptos y métodos. Editorial Columba, Colección Esquemas. Buenos Aires, Argentina.
FORTUN, Elena, 1961.—La Danza de los Diablos. Minis­terio de Educación y Bellas Artes. Oficialía Mayor de Cultura Nacional. La Paz—Bolivia.
FLORES OCHOA, Jorge A, 1971.-"La Wak'a Awicha An­selma", en Allpancchis Phuturinqa u Orakasajj Achuuiwa. Revista del Instituto Pastoral Andino. Cusco.
GONZALES de HOLGUJN, Diego, 190L-Arte y Diccionario Quechua Español. Corregido y aumentado por los RR. PP. Redentoristas. Biblioteca Quecha Español. Imp. del Estado Lima.
LIRA, Jorge A., 1945.- Diccionario Kechuwa - Español. Universidad Nacional. Dpto. de Investig. Regionales. Instituto de Historia, Lingüística y Folklore. Argentina.
MARTI, Samuel— Canto, Danza y Música Precortesianas. Fondo de Cultura Económica. Primera Edición en Español, México — Buenos Aires.
____________________________________________________