domingo, 28 de noviembre de 2021

MAS SOBRE LAS PANDILLA PUNEÑA

 LA PANDILA PUNEÑA Y LIVIA BÉJAR COASACA

VIAJE DE LA MEMORIA

 José Luis Ayala

 Una de las danzas real maravillosas de América Latina, es sin duda el baile de la Pandilla puneña. Se trata de la expresión de un sentimiento social cultivado por sectores antes segregados, pero que con la proletarización cultural ha tomado un lugar expectante. Las nuevas ciencias sociales señalan que se trata de un acto reivindicativo. Es decir, la cultura que antes era despreciada, hoy representa la pluridentidad, la posmodernidad de la cosmogonía en movimiento.

Todo baile es sensual, representa a una clase social en busca y preservación de su esencia para sobrevivir, a la imposición de la cultura dominante. Tiene sus propias características musicales, movimientos, disciplina y tradición. Pero al mismo tiempo representa tradición y cambio dialéctico. Nada permanece eterno, estático. Como dice Heráclito de Éfeso: “Todo fluye, somos y no somos”

El libro “La pandilla puneña”, cuya autora es Livia Béjar Coasaca, es un trabajo de historia regional, etnografía humana, evolución social, memoria colectiva y subconsciente en movimiento. Representa a una parte esencial de lo que se llama la cholada y que ha conseguido tener una jerarquía en la alegría colectiva. Antes la sociedad mestiza y dominante, los gamonales bailaban con las cholas. Ahora son los cholos que bailan sin necesidad de disfrazarse.       
 
Hasta que apareció la palabra “pandilla” y así se denominó a la mágica alegría colectiva andina, al embriagador movimiento cosmogónico. Como dice Livia Béjar Coasaca cuando se refiere a las mujeres que determinaron organizar el inicio de los conjuntos. “Podemos mencionar –dice– también como anfitrionas, que organizaban estas juntas en los carnavales, a la señora Petronila Vásquez, esposa de Manuel ‘Manongo’ Montesinos, quien no era cojo. La inadecuada referencia histórica se ha popularizado, de que el señor Montesinos era cojo. Fue más bien un gran músico acordeonista e impulsor de la pandilla puneña. Quien sí fue cojito fue Agustín Dávila, peluquero de oficio, quien introdujo el paso del cojeo y uno de los primeros bastoneros, según el testimonio de Armando Zea Arismendi, quien manifestó haberlo conocido, personalmente”.                  

La pandilla puneña, como muchas creaciones populares colectivas obedecen a insurgencia de nuevos grupos de poder y que necesitan su propio espacio. Ese hecho ocurre permanentemente y cuando hay colisiones, en sociología se denomina el bien limitado. Como nada es permanente ni eterno, los llamados “guías” buscan su propio espacio para demostrar el poder o necesidad de arribar, para tener su espacio y control de lo que ha conquistado. Todos los conjuntos musicales están vinculados por residencia de barrios, oficios, parentesco y vínculos sociales.

Livia Béjar señala: “No existían todavía los conjuntos o agrupaciones más tradicionales en la ciudad de Puno, que hoy son reconocidos. Sino que se trataba de un grupo de familias que en diferentes domicilios organizaban las reuniones del carnaval y terminaban bailando la pandilla. Tal vez trasladándose de una casa a la otra en trechos cortos. Lamentablemente muchas de estas familias hoy quedan en el anonimato y ha perdido su protagonismo. Cuenta Doris Díaz, hija del músico Pilar Díaz que su mamá doña Martina Barrios García y Juan Pari, organizaban su pandilla de familias y amigos, que posteriormente daría origen a la pandilla Dunker Lavalle de corta existencia. Parte de los músicos de este conjunto formarían posteriormente la Lira Puno”. 2


Sin duda la pequeña burguesía local compuesta por terratenientes, grandes comerciantes y funcionarios públicos, debido al ferrocarril entre Mollendo, Arequipa, Puno, Cusco y la Paz (Bolivia), acumuló una gran fortuna. Pero tenía su propia alegría intransferible de clase dominante. Los cholos y cholas a lo máximo que podían aspirar era ser comerciantes menores, trabajadores libres. Por tanto, cada clase social tenía o creó su propia forma de manifestar sus frustraciones, conquistas o  alegrías colectivas.

Livia Béjar Cosaca, que conoce el tema a profundidad afirma que la pandilla puneña: “De la época en que ya se formaron los conjuntos pandilleros, no podemos dejar de mencionar al Círculo Unión Puno, Conjunto Pandillero La Lira Puno, Centro de Arte Vernacular Los Íntimos de Puno. Posteriormente Centro Musical y de Danzas Theodoro Valcárcel, Agrupación Puno de Arte Folklórico y Teatro (APAFIT), Asociación Cultural y Pandillera María Auxiliadora”.

Gamaliel Churata en 1922 convivía con Inés Tresierra, hija del cura Tresierra. De modo que los Orqopata tenían acceso a las sotanas del cura. Chutara organizó una pandilla, se disfrazaron de cholas: Dante Nava, Inocencio Mamani, Emilio Vásquez, Carlos Pacho, el loco Sánchez y Demetrio Peralta, acompañados de tres criadas de la familia Peralta. Churata encabezó la pandilla vestido de cura. Vestidos con sotanas del cura Tresierra: Emilio Romero, Mateo Jaika, Emilio Armaza, Aurelio Martínez, Eduardo Fournier, Joaquín Chávez, Inocencio Mamani, Pedro Gutiérrez y carpintero Pedro Tintaya.

Un conjunto de músicos hacía bailar a cholas sensuales con curas ataviados con mantones de manila y bastante serpentina. Todo empezó en la calle Tacna y llegaron hasta la recova. La policía hizo parar a la música y todos fueron detenidos. El Dr. Francisco Chuquihuanca Ayulo, arguyó en la comisaría, que los curas tenían derecho a beber, bailar, cantar, llorar, acariciar y enamorar a las cholas ricas igual que los mestizos.                     

 _________________________________

1.- Livia Béjar Cosaca. Fantasía pandillera. Pág. 8.  Impresión: Imprenta Eligraf. 2020 Arequipa 

2.- Livia Béjar Cosaca. Fantasía pandillera. Pág. 9. Impresión: Imprenta Eligraf. 2020   Arequipa 

 

 

HISTORIA DE LOS PUEBLOS COLLAVINOS

 EL REINO LUPAQA

EN LA COLONIA Y EN LA EMANCIPACIÓN*

Carlos Zanolli y Dolores Estruch

A

Reinos o señoríos collas (Aimaras)
l momento de la conquista hispana, los lupaqa ocupaban la cuenca suroccidental del lago Titicaca, entre los 3.800 y 4.000 msnm. El reino estaba constituido por un pueblo principal, Chucuito y otros seis pueblos o cabeceras ubicados hacia el sur: Ácora, llave (a orillas del río homónimo), Juli, Pomata, Yunguyo y Zepita, los que se mantienen hasta el día de hoy. Estos últimos están ubicados a orillas de la laguna de Huiñaymarca, que se conecta con el lago Titicaca a través del estrecho de Tiquina.

Con temperaturas extremas anuales que oscilan entre los 2 y los 14 grados centígrados y con lluvias que no superan los 800 mm anuales, la región sólo es apta para cierto tipo de agricultura a la vez que para el engorde de ganado.

Los lupaqa superaron la adversidad del paisaje a partir del control de otros pisos ecológicos: su complementariedad se extendía a los valles de Sama, Moquegua y Lluta, que desembocan en el océano Pacífico y también a la vertiente oriental del lago en la provincia de Larecaja.

Hyslop y Mujica han señalado la posibilidad de que la ubicación de los lupaqa a la llegada de los españoles se haya debido al accionar de los incas quienes luego de haberlos sometido los "habrían obligado a abandonar sus establecimientos y pukara de los cerros" para reubicarlos en Chuchito, su pueblo principal en ese momento y en las otras seis cabeceras.

Según el mismo autor, el Tawantinsuyu habría "obtenido sus recursos por encima y al margen de la población" distinguiendo la forma del dominio político del económico. En el primer caso se habría forzado el abandono de los viejos lugares de residencia a fin de lograr un mejor control político-administrativo de la población. En el segundo, simplemente se habría establecido un sistema económico por encima de los lupaqa, respetando su modo de complementariedad económica.

Durante el dominio incaico los lupaqa cayeron en las generales de la ley del imperio en lo que a unificación de pautas culturales y de comportamiento económico se refiere. Así, además de reubicados, muchos fueron trasladados al gran enclave económico que significó el valle de Cochabamba.

Al poco tiempo de la caída del imperio, por Real Cédula del 8 de marzo de 1534 y por cédula del 6 de noviembre de 15354 los lupaqa fueron encomendados en cabeza de su majestad. Para autores como Salles, "aquella situación de privilegio" habría estado asociada a ciertas ventajas conservadas dentro de la estructura imperial, pero más allá de los motivos en que se fundase, entendemos que esta situación privilegiada era verdaderamente relativa. En tanto dependía directamente de la Corona, la provincia de Chucuito no tenía encomenderos privados que actuaran de intermediarios, aunque sí contaba con la presencia de contadores, recaudadores de impuestos y visitadores reales quienes, en visita de inspección, iban a controlar los dominios del rey y a establecer las tasas tributarias. Para que esta tributación llegara a establecerse de manera efectiva, fue necesario esperar la tasación del marqués Cañete, virrey del Perú (1556-1561), en el año 1559. La tasa que este había fijado para Chucuito representaba un total de 1.000 piezas de ropa y 18.000 pesos ensayados que las comunidades pagaban enviando mitayos a las recientemente descubiertas minas de plata de Potosí. "Esta no era la primera experiencia de los indios de Chucuito en las minas: ya en tiempos prehispánicos estos eran trasladados a Parco a extraer plata y a Chuquiabo a producir oro, para poder así cumplir con el tributo al Inca".

Indio colla, por SABOGAL
Como en muchos otros casos, las autoridades españolas reutilizaron, en provecho propio, mecanismos tradicionales o conocidos. Para los tiempos del virrey Cañete, los contingentes de indios que se despachaban anualmente a Potosí aseguraron el circulante necesario para pagar el tributo real y presagiaron la organización de la mita minera toledana (1572). Desde principios de la década de 1560 en adelante, alrededor de 500 hombres, enviados de las siete cabeceras de Chucuito a trabajar a la "Villa Real de Potosí", fueron un primer "indicio" de las remesas de mano de obra que garantizarían a la corona española la más espectacular producción de minerales que tendría a lo largo de su dominio en las Indias.

Los indios de Chucuito, tal como había advertido el cronista Cieza de León en su paso por la provincia a mediados del siglo XVI, eran muy "ricos de ganado"7 y si el circulante para el pago de! tributo de Chucuito se aseguraba a través de! traslado de mitayos a Potosí, los tejidos que se debían a la Corona eran producidos a partir de lana del "ganado de la tierra" (alpacas y llamas) y del "ganado de Castilla" (ovejas) trabajada por los indígenas que quedaban en los distintos pueblos.

Los dominicos, primeros religiosos presentes en la provincia de Chucuito (1542-1573), no demoraron en edificar iglesias y conventos, así como en advertir que el ganado "de la comunidad" ofrecía ventajosos negocios. En 1560 los frailes incautaron el ganado "de la tierra" para sustituirlo por ovejas, en una transacción que les dejó no pocos réditos y que les permitió el establecimiento de un obraje para producir "frazadas, paños y sayas'".

Años más tarde, cuando en la provincia se llevó a cabo la famosa visita de Garci Diez de San Miguel (1567), las irregularidades que estos religiosos presentaron en el desarrollo de su misión serían duramente expuestas. En respuesta a ello, en 1573, Francisco de Toledo -quinto virrey del Perú- envió a su secretario privado a los fines de realizar una nueva visita de inspección que terminaría definiendo la expulsión de los frailes dominicos de la provincia y el ingreso del clero secular y de la Compañía de Jesús.

No fueron pocos los cambios que se vivieron en Chucuito a partir de la llegada de Francisco de Toledo al Virreinato del Perú (1569). Parte del proceso de reorganización de la sociedad indígena, impulsada por sus reformas, implicó la aparición de nuevos actores sociales y el establecimiento de un sistema de reducciones. A partir de la política de reasentamientos, Toledo buscó facilitar el reclutamiento de mano de obra, la evangelización y el cobro de tributos reduciendo la población indígena a lugares bajos y accesibles.

Las trazas de los nuevos "pueblos de indios", que vinieron a repetir la experiencia urbana hispana a lo largo del Virreinato, provocaron importantes transformaciones en la vida socio-económica y política de las comunidades andinas. Sin embargo, para la provincia de Chucuito, el virrey estableció una disposición especial, conforme a que allí existían "pueblos muy grandes y compatibles para las doctrinas", indicó a los visitadores que "los dejarán estar (...) según y de la manera que ahora están".

Las estrategias para hacer frente a las demandas e imposiciones del gobierno colonial se diversificaron a lo largo del siglo XVII. La congregación en pueblos de reducción fue muchas veces resistida y muchos optaron por dar inicio a un movimiento migratorio que, lejos de llevarlos a abandonar las áreas bajo dominio español, los hizo reaparecer bajo el estatus de forasteros o yanaconas, a veces aún dentro de la misma provincia, como veremos en el caso de Juli. De esta forma, las comunidades de Chucuito buscaron oportunidades dentro de una nueva realidad, tanto de modo individual como colectivo.

Ya en las primeras décadas del siglo XVII, las estrategias desplegadas por los indígenas frente a la constante presión colonial y la corrupción de los estratos intermedios de gobierno, sobre todo los corregidores, redujeron la mano de obra disponible para e! desarrollo de las actividades económicas, provocando una fuerte retracción de las mismas, situación que fue acompañada por las limitaciones propias de! mercado interno colonial. Ambos problemas fueron una constante preocupación tanto para las autoridades virreinales como para criollos y peninsulares en América y se intentó superarlos a través del sistema de repartimientos mercantiles, surgido en el siglo XVII pero con un desarrollo extendido y consolidado en el XVIII.

"Lluch'unis"
A fines de este siglo, la mayor rebelión ocurrida en la historia de América hispano-colonial comenzó -bajo el liderazgo de Túpac Amaru- como un levantamiento que se propagó rápidamente hasta adquirir importantes dimensiones. La provincia de Chucuito no tardó en quedar integrada dentro de la red de intrigas, enfrentamientos y conspiraciones que sacudieron los años que corrieron entre 1780 y 1783.

Dentro de las escasas menciones que ha hecho la bibliografía sobre la participación de Chucuito en la "gran rebelión" sobresale la idea de que "los indios lupaca de Chucuito no respondieron al llamado de Túpac Amaru". Al respecto, consideramos que si bien Don José Toribio Castillo -cacique de Pomata- y Don Miguel Guamansango -cacique de Chucuito- decididamente brindaron apoyo a las tropas realistas.

Hacia el interior de la provincia se dieron variadas situaciones. Promediando el mes de noviembre de 1780, pocos días después de que la captura del corregidor de Tinta diera inicio a la rebelión, don Ramón Moya y Villareal, gobernador de Chucuito, convocó a los indios de su jurisdicción, movilizándolos hacia la provincia de Lampa a fin de "contener por aquella parte la fuerte irrupción del enemigo". Esta sería una de las primeras "victorias" en las que los indios de la provincia se vieron involucrados y que luego les valdría el recelo de los rebeldes.

Hacia marzo de 1781, las tropas al mando de los coroneles de Túpac Amaru asolaron las poblaciones de las provincias de Puno y Chucuito. Posteriormente, tomaron el poblado de Juli y obligaron a una rápida retirada hacia el pueblo de Chucuito. Allí, por ser "paraje más ventajoso para la defensa" se enviaron también pobladores de llave y Ácora. Sin embargo, "ya era todo enemigo por las sujeciones a los contrarios, manteniéndose sólo fieles entonces los indios de la ciudad de Chucuito y un corto número del pueblo de Ácora".16 Luego de un intento fallido de resistencia, el pueblo de Chucuito fue tomado por las tropas rebeldes, por lo que el mermado ejército debió huir a refugiarse en la vecina ciudad de Arequipa. Sólo una vez integrados a la columna de aquella ciudad, los hombres de Moya y Villareal pudieron emprender con éxito su reingreso a la provincia.

Los primeros días de enero de 1782, una vez posicionados dentro de la jurisdicción, estos recibieron a los indios de Ácora y de Chucuito que acudieron a pedir perdón, "y aunque no concurrieron todos los comunes, manteniéndose algunos individuos seducidos todavía de varios capitanes y mandones en el partido de los rebeldes, dieron no obstante en general estas señales de sumisión".

Por su parte, los indios de llave no solo no solicitaron el perdón, sino que, apostándose en varios cerros, presentaron batalla. Pero, ante los terribles castigos infligidos a los capitanes que fueron entregados por los de Ácora, terminaron "bajando de los cerros y presentándose a nuestras banderas". No obstante, fueron los indios de Pomata los que sobresalieron en el combate al entregar a cuatro de los principales "que fomentaban allí la rebelión" y dar muerte al "falso comandante" Melchor Laura.

Cuando tiempo después hizo su ingreso la columna de Arequipa por la ciudad de Chucuito, a su paso los indios de la ciudad demostraron su alegría "con danzas y arcos distribuidos desde una legua antes de llegar a la población”. Sin embargo, estas demostraciones no lograron borrar el dolor de ver arruinada y quemada la ciudad "sin hallarse en ella más que tal cual rancho de indios una de las casas de los curas y las dos Iglesias".

Lupaqas en Puno

Ya eran tiempos de paz, aunque también de temor. Tiempos de planear la repoblación y reedificación de la provincia y hasta incluso de imaginar la fortificación de aquellos parajes. Quedaba aún por atravesar el largo período pos revolucionario denominado "el período del gran miedo", durante el cual el sector español-criollo hizo importantes esfuerzos por controlar a las comunidades indígenas, buscando evitar nuevos alzamientos. Una etapa en la que se intensificó la división social en castas y se fortaleció la brecha que separaba el mundo español arraigado en Lima, del mundo indígena y, dentro de él, del "reino lupaqa", asentado en la sierra.

En suma, y tal como se desprende de este recorrido histórico, las incorporaciones al estado inca y posteriormente al estado español colonial, alteraron profundamente la vida de las comunidades de Chucuito, dando lugar al surgimiento de nuevas categorías, prácticas y estrategias. Esos mismos indios de las siete cabeceras serán los "nuevos ciudadanos" que vivirán la experiencia de atravesar las independencias del siglo XIX. Ya bajo los ideales ilustrados de igualdad jurídica y política, será la nación criolla la encargada de "reinventar' a estos indios de comunidad, visualizándolos como una nación por fuera de la nación.

Sin dudas, las comunidades de Chucuito también participarán de esta reinvención y lo harán defendiendo sus tierras, su cultura comunal y la diversidad presente dentro de este espacio.

------------------------

*Publicado en: CHUCUITO FRAGMENTOS DE UNA HISTORIA. Ed Centro Cultural Paco Urondo Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. 2005. Difundido en punoculturaydesarrollo.blogspot.com

JUSTO HOMENAJE

 


Homenaje al maestro Virgilio Palacios Ortega por sus aportes a la música Puneña
Este lunes 29 a las 7.00 p.m. por Kamisaraki, Vive Candelaria y Cosmos Televisión. 

sábado, 27 de noviembre de 2021

FOTOGRAFIA ARTÍSTICA: HUARMIS DE LA GRAN MESETA

 














NUESTRO LAGO SAGRADO Y LOS COLLAVINOS

 INTERÉS NACIONAL

Y VECINDAD CON BOLIVIA

Por Óscar Maúrtua LA REPUBLICA 04 Nov 2021

“Un lago Titicaca sano facilita el desarrollo para los más de 3 millones de peruanos y bolivianos que viven en el altiplano”.

L

a política exterior se define por intereses nacionales identificados a partir de la reflexión sobre la realidad del país. Nuestra acción diplomática privilegia el entorno vecinal, sin descuidar el ámbito multilateral y global. Quizás la mejor ilustración de este postulado sea la aproximación hacia un país hermano como Bolivia y los esfuerzos comunes, siempre dirigidos a atender la enorme comunidad de intereses permanentes que nos unen.

Puedo dar testimonio de ello. Hace casi treinta años participé, como embajador en Bolivia, en la firma de los convenios de Ilo que, además de fortalecer la amistad y cooperación con ese hermano país, establecieron facilidades en el puerto, una zona franca industrial y otra turística para generar desarrollo en el sur del Perú.


El sábado 30, acompañé al presidente Pedro Castillo en la firma de la Declaración de La Paz, que crea un equipo binacional permanente de desarrollo del puerto para duplicar el próximo año la carga boliviana, que ya es atendida gracias a los acuerdos entre Enapu S.A. y la Administración de Servicios Portuarios Bolivia, siempre en el marco de los convenios vigentes y de nuestra ley nacional.

A ello se suman tres convenios en materia de gas, que inauguran una nueva etapa de integración. Recogiendo acuerdos similares del 2019, estos permitirán la interconexión de gasoductos para facilitar la masificación del uso nacional de este recurso y posibilitar la exportación del gas boliviano a través de Ilo.

En el corto plazo, facilitarán el suministro de gas natural a localidades fronterizas y GLP al sur del Perú. Un grupo de trabajo binacional, junto con las cancillerías, se encargará de la implementación. La prioridad serán nuestras poblaciones, abriendo al mismo tiempo el mercado mundial para el gas. Con ello generaremos incentivos para más exploración e inversión con apoyo social. En 1992 se creó también una Autoridad Binacional Autónoma del Lago Titicaca (ALT) y se aprobó el plan director global. En La Paz hemos acordado culminar en el 2022 la modernización de la ALT y asimismo se renovó el compromiso con una gestión integrada de los recursos hídricos compartidos acorde con el derecho internacional.

Un lago Titicaca sano facilita el desarrollo para los más de 3 millones de peruanos y bolivianos que viven en el altiplano. Es además una demostración de nuestro compromiso con la conservación del medio ambiente.

Cumplimos 200 años de vida republicana y 195 de relaciones con la Bolivia independiente sin un paso de frontera entre nuestras regiones amazónicas. Ese déficit se saldará con el paso San Lorenzo-Extrema, que unirá Madre Dios con Pando y alentará la exportación de madera, castaña y otros productos pandinos a través de Ilo. A ello se suma la determinación de reabrir la frontera terrestre en el altiplano tan pronto las condiciones sanitarias lo permitan.

Sun island

Los acuerdos firmados en La Paz por los gobiernos de los presidentes Pedro Castillo y Luis Arce son la etapa más reciente de una antigua voluntad, que anima un proceso diplomático de larga data dirigido a atender el interés de las naciones que representan. <>

domingo, 21 de noviembre de 2021

NOTICIAS DE LA TIERRA NUESTRA

 NOTIPUNO21NOV21

HAZAÑA EN PUNO: NADADORES FRANCESES CRUZARON EL LAGO TITICACA

Kleber Sánchez LA REPUBLICA 21 Nov 2021.- Pasión y sacrificio. Los destacados deportistas Malia Matella, Matthieu Witvoet y Théo Curin cruzaron el lago más alto del mundo desde Bolivia a Perú.

Cumplieron la hazaña. Tres destacados deportistas franceses cruzaron nadando las frías aguas del lago Titicaca desde el puerto de Copacabana-Bolivia hasta las islas flotantes de los Uros-Perú. Durante diez días, nadaron 122 kilómetros.

La travesía se inició el 10 de noviembre y tuvo como protagonistas al medallista paraolímpico Théo Curin, la cinco veces campeona de natación de Europa Malia Metella y Matthieu Witvoet, quien recorrió casi una veintena de países en bicicleta durante el 2017.

Matthieu Witvoet, quien domina el idioma español explicó que esta travesía en el lago más alto y navegable del mundo tiene el propósito de generar consciencia medioambiental. Además es un llamado de atención para cuidar el lago Titicaca.

La hazaña también es un símbolo de superación y esperanza mediante la cual el nadador paralímpico Théo Curin, dejó un mensaje a todas las personas con discapacidad. El deportista, perdió sus cuatro extremidades a raíz de una meningitis cuando era niño. Pese a ello, ayer cumplió el reto de cruzar el lago Titicaca.

Durante la travesía, los deportistas hicieron sacrificios. Soportaron tormentas, vientos y oleajes. Algunos días, cuando el clima era cruel, evitaron nadar contra la corriente para que la balsa que les servía de refugio y para dormir sea remolcada.

Estos tres nadadores al promediar las 16:00 horas de ayer llegaron a las islas flotantes de los Uros, donde fueron recibidos por sus habitantes con música. El arribo se convirtió en una fiesta.

El municipio de Puno, por su parte, hizo un pequeño reconocimiento a los deportistas y colaboradores de esta travesía.

En la ceremonia, Matthieu Witvoet, contó algunas anécdotas. El día 7 de la travesía, los deportistas fueron sorprendidos por un fuerte viento, acompañado de granizada. “Pensábamos que en cualquier momento nos iba a impactar una tormenta eléctrica. Tuvimos que refugiarnos en una cabaña del señor Bartolomé y su esposa Carmen quienes nos acogieron y pudimos sobrevivir para contar esta hazaña”, relató entre risas Witvoet.

Deportista paralímpico Théo Curin hace historia al cruzar a nado el lago Titicaca, el más alto del mundo

El nadador, a quien le amputaron las extremidades de niño por una meningitis, confiesa que hubo alegría, miedo y lágrimas. Junto a dos de sus compatriotas, nadó 122 kilómetros desde Bolivia a Perú, a 3.809 metros sobre el nivel del mar.

 “Alegría, miedo, lágrimas... Pero sobre todo, somos los primeros en cruzar el lago Titicaca nadando con total autonomía”, escribió en su cuenta de Facebook el nadador paralímpico Théo Curin, quien junto a sus dos compatriotas, la cinco veces campeona de natación de Europa Malia Metella y Matthieu Witvoet, protagonizó un hecho histórico a 3.809 metros sobre el nivel del mar.

Los tres destacados deportistas franceses partieron desde el puerto de Copacabana-Bolivia para llegar a las islas flotantes de los Uros-Perú, el sábado 20 de noviembre. La travesía inició el 10 de noviembre. Durante diez días, nadaron 122 kilómetros.

La hazaña es un símbolo de superación y esperanza que el nadador paralímpico Théo Curin dejó como mensaje a todas las personas con alguna discapacidad. El deportista perdió sus cuatro extremidades a raíz de una meningitis cuando era niño. Pese a ello, Curin cumplió el reto de cruzar el lago Titicaca.

“Durante el primer confinamiento decidí dejar a un lado mi carrera como nadador paralímpico (la competencia se había vuelto demasiado complicada para mí porque nadaba en la misma categoría que los chicos con ambas manos) (...) Pero en ese momento ya tenía una nueva idea en mente... ¡Creando mi propia expedición donde yo establezca las reglas! Así es como nació la travesía del lago Titicaca...”, detalló Curin a través de Facebook, medio que utilizó para agradecer a Malia Metella y Matthieu Witvoet por aceptar hace 14 meses su propuesta.

Los deportistas soportaron tormentas, vientos y oleajes. Algunos días, cuando el clima era cruel, evitaron nadar contra la corriente para que la balsa que les servía de refugio y para dormir sea remolcada.

Matthieu Witvoet contó algunas anécdotas. El día 7 de la travesía, los deportistas fueron sorprendidos por un fuerte viento acompañado de granizada. “Pensábamos que en cualquier momento nos iba a impactar una tormenta eléctrica. Tuvimos que refugiarnos en una cabaña que pertenecía al señor Bartolomé y su esposa Carmen, quienes nos acogieron. Así pudimos sobrevivir para contar esta hazaña”, relató entre risas Witvoet.

Witvoet, quien domina el idioma español, explicó que esta travesía en el lago más alto y navegable del mundo tiene el propósito de generar consciencia medioambiental. Además, es un llamado de atención para cuidar el lago Titicaca.

 

PROYECTO DE ENGORDE DE VACUNOS BENEFICIARA A MIL FAMILIAS

Por Los Andes  20/11/2021.- El gobernador regional (e) German Alejo, realizó el lanzamiento del “Proyecto de engorde de vacunos de carne” con un presupuesto de 63 millones de soles que beneficiará a más de 9 mil familias dedicadas a la actividad agropecuaria en la zona norte y sur de la región.

En ese sentido, el distrito de Chupa (Azángaro) fue sede de la actividad con la participación de asociaciones de productores de ganado vacuno de las provincias de Chucuito, El Collao, Yunguyo, Puno, Huancané, Moho, Melgar, San Antonio de Putina y Azángaro.

Asimismo, aseguró que está garantizada la construcción de un camal para las provincias de Azángaro y El Collao como parte de los componentes de infraestructura, equipamiento y capacitación que comprende el proyecto. 

Finalmente, señaló que a través de Programa de Apoyo al Desarrollo Rural Andino (PRADERA) se trabajará con 262 organizaciones de engordadores de 29 distritos de la región, quienes serán dotados con transferencia tecnológica y se dará un valor agregado a la cadena productiva de vacunos de carne.

 

GOBIERNO REGIONAL PODRÍA PERDER FONDOS DE 10 PROYECTOS IOARR

 Por Los Andes 20/11/2021.- A 40 días de culminar el ejercicio del año fiscal 2021, una de las preocupaciones para el Gobierno Regional de Puno (GRP) es la ejecución del gasto en inversiones a fin de no entrampar los presupuestos asignados a los pliegos. Al respecto, el consejero por la provincia de Carabaya, Abdon Pacco, sostuvo que están en riesgo de perderse más de 8 millones de soles.

Cuyo recurso fue destinado para la ejecución de la obra del centro de salud del distrito de Corani, por ello, mencionó que se debe convocar a licitación, cuyo plazo, dijo que es hasta el 22 del presente mes, de lo contrario, indicó que estarían perdiendo dicho presupuesto.

Recordó que este financiamiento proviene de la modificatoria del presupuesto de la obra del hospital Manuel Núñez Butrón (MNB) de Puno.

Especialista.- Al respecto, el especialista en programación de inversiones, Wilber Cutipa, aclaró que los presupuestos de éstas inversiones en proyectos IOARR no se van a perder, debido a que son Recursos por Operaciones Oficiales de Crédito (ROOC), “solo se pierden los Recursos Ordinarios”, explicó.

Que de acuerdo a la ley de contrataciones y ley de presupuesto del año fiscal 2021, estos dineros que no se gastan al 31 de diciembre, retornan al fondo de continuidad de la Dirección Nacional de Presupuesto Público.

“Lo que implica que para el año estos recursos retornan en función al cronograma de la ejecución de obra”, dijo. Asimismo, recomendó al gobernador (e) Germán Alejo, revisar estos procesos de selección a fin de que los expedientes deben estar adecuadamente formulados en el marco de la ley de contratación y que no tengan vicios ocultos, para garantizar una limpia contratación.

Gobernador (e) En ese sentido, el gobernador regional (e) Germán Alejo, manifestó que se realizará una revisión de todos los actuados de los procesos de licitación que están en marcha, a fin de transparentar la gestión.

Respecto a la modificación presupuestaria de la obra del hospital MNB de Puno, los mismos que se han destinado para 10 proyectos IOARR del sector salud, mencionó que se respetará el cronograma del proceso de selección, lo que significa que no siempre se puedan licitar en el presente año.

Asimismo, dijo que de encontrarse irregularidades se denunciará a los que resulten responsables e incluso suspender el proceso de selección. 

Gerente GRP.- Por su parte, el gerente general del GRP, Omar Saravia, manifestó que aún no ha verificado con detalle los proyectos IOARR, debido a que se viene concretando el proceso de transferencia y entrega de cargo. Acotó que harán lo posible para garantizar la ejecución del gasto presupuestal

 

MORTANDAD DE ALPACAS EN EL COLLAO

Sequia de bofedales, falta de alimentos y fenómenos climatológicos las provocan

Las fuertes heladas, el intenso calor, la sequía de bofedales por ausencia de lluvias, viene provocando la mortandad de camélidos sudamericanos en las zonas altas de la provincia de El Collao, según informó el productor alpaquero, Bernabé Ordoñez.


Señaló que semanalmente mueren 2 alpacas recién nacidos de cada productor, porque no hay forraje, tampoco existe asistencia técnica por las entidades competentes, a ello se suma la presencia de fuertes heladas.

Ante esta situación, solicitaron a las autoridades apoyo a los productores alpaqueros, principalmente con la dotación de alimentos para los camélidos sudamericanos y asistencia técnica para evitar la mortandad de las alpacas.

viernes, 19 de noviembre de 2021

LA COYUNTURA POLITICA EN EL PERU

 


EMBESTIDA

César Hildebrandt

C

ésar Acuña, el patrón de la Vallejo y jefazo de Beatriz Merino, la pantalla reinante de su organización, quiere meter presos al periodista que escribió su biografía no autorizada y al editor que la publicó.

Acuña es voraz. Pide 100 millones de soles como reparación civil y ha solicitado un embargo de bienes por la misma cantidad para garantizar el supuesto resarcimiento.

El libro que lo ha ofendido se titula “Plata como cancha” y no hace sino contar algunas de sus andanzas. Sólo algunas.

Lo que este plagiario recurrente quiere, en realidad, es sentar un precedente abogadil: quien se meta con él, la pagará caro. Y para eso cuenta con el estudio de Enrique Ghersi, el abogado milagroso que “demostró” que Alfredo Bryce no había copiado ninguno de los 37 artículos que publicó con su firma después de extraerlos de textos semejantes y ajenos.


Ghersi puede lograr, judicialmente, que Keiko Fujimori sea la Virgen de Lourdes y que Patricia Chirinos le haga la ompetencia a Sor Juana Inés de la Cruz. Y claro que podría “demostrar” que César Acuña es un titán de la moral enlodado por intereses subalternos, cómo no. Para eso están el poder judicial, los tratos afines, las promesas dinerarias, los magistrados ad hoc, las sentencias delivery, los otrosíes en bastardilla, la vieja vaina de los Echenique.

Acuña le puso Alianza para el Progreso a su partido de Comodines de baraja plagiando el lema que John Kennedy inventó para su política hacia Latinoamérica. Felizmente para él, los difuntos no hacen juicios ni exigen reparaciones. Y lo mismo intentó hacer con el dibujo que Pablo Picasso le dedicó a César Vallejo, otra de sus difuntas víctimas. Y lo mismísimo hizo con sus tesis, sus doctorados, sus libros de utilería.

Hace poco Acuña inauguró un busto de sí mismo en la universidad donde Beatriz Merino hace de lavandera de prontuarios. Nerón podría haberlo acusado de plagio. Chibolín tendría que retarlo a un duelo de egos de camarín. Si Narciso fue condenado a mirarse en un estanque, Acuña ve el reflejo de su belleza en un charco oleaginoso y al lado de una zanja. En todo caso, lo único que puede emparentar a Acuña con Vallejo es aquel verso en el que el poeta define al ser humano, entre otras cosas, como “lóbrego mamífero”.

 El señor Acuña se hizo rico gracias a la ley de la selva promulgada por Fujimori para “liberalizar” el negocio de la educación universitaria. Sólo eso explica cómo es que alguien con su coeficiente intelectual puede haber construido un imperio económico que muchos envidian.

Si Acuña fuese tan sólo un emprendedor cajamarquino que sacó su título de ingeniero químico veinte años después de empezar sus clases, estaríamos frente a la típica novela de una gesta individual marcada por la predestinación. Hablaríamos de una mentira inofensiva.

El asunto es que el señor Acuña quiere gobernar este país. Y si sin haber llegado a la presidencia quiere dejar sin casa ni bienes muebles a un periodista y a un editor que se han atrevido a contar, citando fuentes, partes de su vida, ya podemos imaginar qué régimen sería el suyo si este señor ganara las elecciones. Si el dinero es poderoso caballero, Acuña está convencido de que con plata (como cancha) el mundo puede ser un pañuelo, un lavabo, un propio cuchitril. ¿Acaso no fue la plata la que convenció a Mario Vargas Llosa para que Acuña, un iletrado intrínseco, ingresara a la Fundación Libertad? ¿Acaso no fue la plata la que le permitió sanear legalmente todas las fundadas acusaciones de plagio, incluyendo aquella referida a su tesis doctoral en la Complutense? ¿No fue la plata la que calló a su exesposa, a su segundo compromiso, a la familia de la joven alumna que quedó embarazada?

Plata como cancha. Y convicción de que en este país todo está en venta, todo está a punto de alquilarse, todo es una ventanilla de tasaciones.

La universidad de Acuña tiene un programa de periodismo. Alguna vez, en el intervalo de un forzado desempleo, di unas pocas charlas allí. Me pregunto qué pensarán esos alumnos del juicio penal con el que el dueño de su universidad quiere liquidar a un periodista y a un editor.

El país que en el siglo XIX se hizo potencia con el guano encontró a fines del siglo XX a un japonesito que prometió honradez, tecnología y trabajo. Ese señor decretó que las universidades privadas podían buscar el lucro sin vergüenza alguna y sin fiscalización ni grandes méritos académicos. Esa fue la clave de los pioneros que, como Acuña, hicieron megafortunas. Fue el guano de los títulos baratos, los cartones botados, los profesionales dudosos. Plata como cancha. <:>

________________ 

"HILDEBRANDT EN SUS TRECE" N°  566,  18 NOVIEMBRE 2021