lunes, 19 de agosto de 2019

DONDE "PUNEÑO" RESULTA SER INSULTO


LOS INSULTOS RACISTAS Y XENÓFOBOS CONTRA LOS AGRICULTORES DEL VALLE DE TAMBO EN CORSO MISTIANO
Lamentables incidentes provocó la intervención de los manifestantes contra el proyecto minero de Southern Copper.
"Deberían respetar las fiestas de Arequipa, no malograrlas de esta manera", "¡Arriba Arequipa, fuera serranos, terrucos de mierda!". Estas son algunas de las tantas frases que algunos arequipeños gritaron contra los agricultores que llegaron desde el Valle de Tambo (provincia de Islay) hasta la capital de la región para manifestarse contra el proyecto minero Tía María.
El evento se llevó a cabo este fin de semana (viernes 16 de agosto) y los opositores a la mina de la empresa Southern Copper tuvieron que superar obstáculos que les puso la Policía, incluso lanzando bombas lacrimógenas. Tras incidentes, finalmente se movilizaron y lograron participar del corso cantando "¡Agro sí, mina no!" y mostrando papas, cebollas y otros productos que, como resaltaron, "dan de comer a toda la región y al país".
Si bien logró aplausos, apoyo y hasta lágrimas de algunos, esta intervención provocó la agresiva reacción de otros presentes en el corso, que apelaban a cuestiones de origen y nacimiento para intentar desprestigiar y señalar a los manifestantes. En este video compartido por Red Informativa se puede ver a algunas mujeres insultando a los agricultores del Valle de Tambo.


Este discurso discriminador recordó a los videos que publicó el colectivo "Arequipeños por Arequipa" que decía estar conformado por ciudadanos que eran "verdaderamente arequipeños", o "arequipeños de corazón", que se mostraban a favor de las inversiones mineras y el "progreso", y en contra de los manifestantes contra Tía María. Consultado por Cuarto Poder, el dirigente de esta asociación, que reconoció estar siendo financiada por Southern, dijo que "los verdaderamente arequipeños no destruyen la ciudad", como si los actos vandálicos tuvieron marca de nacimiento.
La xenofobia no solo es un problema social que afecta a personas de otros países. Xenofobia también es la fobia o el odio hacia el migrante, hacia el que no ha nacido en el lugar donde es discriminado. Es lamentable el racismo de algunos arequipeños contra las personas que vienen de otras regiones, que llegan a trabajar y que ya tienen familias conformadas en Arequipa. Entrevistado por América Televisión, uno de los que insultaba a los agricultores dijo que "no son de acá, deben ser de las alturas". Un ejemplo de que esta discriminación es irracional, absurda y fuera de la realidad es el congresista Justiniano Apaza, que va representando a Arequipa en cuatro oportunidades, pero es puneño de nacimiento. 


domingo, 18 de agosto de 2019

GRAN CANTANTE AYAVIREÑA

EDITH RAMOS GUERRA:
“CANTO CON LA VERDAD, CON PASIÓN, CON EL ALMA”
"Hago música que existe, que tiene vida, que no merece estar muerta ni en el olvido, porque es el esfuerzo de nuestros ancestros". Es el sentimiento de Edith Ramos, una cantante genuina, que puso todo su conocimiento académico, su técnica vocal y su vasta experiencia al servicio de nuestra música andina tradicional. José María Arguedas estaría orgulloso y feliz de escuchar sus canciones. Edith presentó su disco “Cantos del camino”.

Por: Rumi Cevallos Flórez LA REPÚBLICA 16AGO19

¿Eres soprano de coloratura?
Soy soprano ligera, pero no pertenezco a la corriente de sopranos líricas andinas o de coloratura. Soy cantante de música tradicional.
¿Dónde naciste?
En el norte de Puno, Ayaviri, nudo de muchas naciones. Tenemos suerte de sentir, diferenciar y saborear su música.
¿Dónde te formaste?
Estudié canto en el Instituto Leandro Alviña Miranda (Cusco) y el Conservatorio Nacional de Música.
Y alguna vez te cuestionaron... si tienes formación académica ¿por qué cantas música de campesinos?
Sí, me lo han dicho, incluso en Puno. Yo les respondo con respeto: ¿Y está mal? ¿Y dónde quedan mis ancestros y mi comunidad? ¿cantan mal? ¿Su técnica está mal? Pero si es música que trascendió cientos y cientos de años. Por ejemplo, Sonia Ccahuana, del Cusco, nos ofrece la técnica de las Ch’aiñas. Gracias a su fortaleza, a su lucha podemos escucharla y escucharlos cantar así.
¿Qué hacer entonces?
Estudiar su técnica y sistematizarla. ¿No es válido algo que trascendió? Es música que sirve para bendecir la tierra, para curarnos, para cantar a la vida. ¿Por qué tendría que estetizarla si he llorado y sentido cantar así?, ¿por qué no cantar de la misma manera, sin una técnica o un título que diga que soy soprano ligera o lírica? Simplemente canto con la verdad, con pasión, con el alma.
Es música tradicional...
Es música viva. Es la que el pueblo recibe como tradición. La escuché de mi familia, de mi pueblo, como otras del ande peruano. La música que hacía José María Arguedas constituía una herida abierta, y él se atrevió a cantar como campesino. Esa voz que no se escuchaba y que fue tomada y estilizada por los mestizos. José María vivió en los dos mundos y se atrevió. Se reían de como lo cantaba, pero lo hacía con tanta honestidad. Es eso, la música es para cantarla con mucha sinceridad. Respeto todo modo de abordar un tema musical, pero es importante escuchar su legado.
¿Rescatas música tradicional?
No soy rescatista. Hago música que existe, que tiene vida, que no merece estar muerta ni en el olvido, porque es el esfuerzo de nuestros ancestros. Es la lucha de los migrantes que llegaron a Lima en los 40 y a quienes les cerraron la boca, llegaron con la vergüenza de ser quechuahablantes o aymaras. Esa música no tiene por qué morir.



IMPORTANTE CONGRESO DE LITERATURA EN PUNO

Mañana, lunes 19 y martes 20 se desarrolla el congreso internacional de literatura y culturas andinas, con especial énfasis en Gamaliel Churata y José María Arguedas.
Quedo muy agradecido a Omar Aramayo, gran maestro, embajador incansable de todo en cuanto representa a Puno, además de ser uno de los iniciadores de los estudios sobre Gamaliel Churata. Su libro de la década de los 70 abrió las puertas para que la obra de Churata sea hoy valorada.
Riccardo Badini, filólogo italiano, discípulo de Antonio Melis. En este momento Badini debe ser, no me equivoco ni me dejo llevar por la vieja amistad que nos une, uno de los peruanistas italianos más importantes de europa. Como saben él fue el causante y artífice de la publicación de "Resurrección de los muertos" y de otros proyectos Churatianos.
Elizabeth Monasterios Pérez, profesora en Estados Unidos, que junto a Mabel Moraña, y Juan Ulises Zevallos, introdujo en ese país los estudios Churatianos. Elizabeth, sobrina de Elizardo Pérez, quien fuera amigo de Churata y cómplice en la notable experiencia de la Escuela Ayllu de Warisata es una gran conocedora y una de las mayores especialistas sobre la obra de nuestro Gamaliel.
Estarán también Mauro Mamani, Enrique Cortez, Lucía Fleming, entre los más destacados estudiosos de la literatura puneña y churatiana.
Con real sinceridad no creo que en Puno vuelva a reunirse gente tan notable entorno al gran ayllu de Churata, más allá de la gran coordinación emprendida desde hace más de un año con cada una de las universidades nacionales e internacionales organizadoras.
Y algo aún más simbólico representa el busto donado por los hijos de Gamaliel Churata y efectuado por el prestigioso artista y profesor de la Academia de Bellas Artes de Florencia, Carlo Pazzichini, bien también ya se encuentra en Puno.
Será un grato encuentro y de renovación de las lecturas y comprensiones en torno a la obra de Gamaliel Churata.
Los esperamos en el auditorio de Educación Continua de la Universidad Nacional del Altiplano, cito en Bellavista


viernes, 16 de agosto de 2019

CONFLICTO IRRESUELTO


LECTURAS INTERESANTES N° 911 Remite: gvasquezcuentas@gmail.com  gvasquezcuentas@outlook.com
LIMA PERU            16 AGOSTO 2019
ENFOQUE SOBRE “TÍA MARÍA”
Escribe: Milcíades Ruiz
E
n su artículo “SIN DAR PIE CON BOLA”, publicado por el diario La República, del 15 de agosto, Diego García Sayán, tomado por muchos como izquierdista y progresista, lamenta que el proyecto “Tía María” no vaya, y plantea la creación de un aparato estatal similar al policiaco para “prevenir y enfrentar –política y socialmente- a sectores extremistas que se oponen y opondrán a rajatabla a cualquier proyecto minero importante”.

Esta es la mentalidad de quien ha sido ex ministro del gobierno de Paniagua y de Toledo, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, gestor de la Carta Democrática Interamericana de la OEA que hoy se aplica a Venezuela y propuesto por el Perú a la Secretaría General de ese organismo controlado por EE UU. Tiene muchos galardones otorgados por diversos gobiernos. Toda una celebridad.

No obstante, advierto en su opinión, el viejo pretexto republicano de justificar la represión de las luchas populares, aduciendo que el pueblo es incapaz de rebelarse, si no fuera por los “infiltrados” comunistas (hoy terroristas). También culpa al gobierno por haber dejado sola a la Southern en el “proceso de discusión social y del debate del Estudio de Impacto Ambiental”.
Vaya pues, el ex juez internacional, nos dice que el gobierno debió parcializarse desde un comienzo con el depredador, por cuanto el proyecto “Tía María” es de interés público. Nos dice que lo medular en el “pésimo manejo de este caso” es la “ausencia de políticas e instituciones públicas de prevención y gestión de la conflictividad social”.
Interpreto que aboga por un espionaje de control a la población a fin de que el represor tome medidas preventivas y desactive toda rebeldía haciendo uso de todas las armas que dispone. Por ejemplo, eliminar cabecillas, aislar a los radicales, comprar consciencias, etc. No como ahora que según su opinión “Nadie ata pie con bola”. Pero cualquier especie de “Gestapo” contra el pueblo sería pernicioso, aunque lo diga el gestor de la Carta Democrática de la OEA.
Estamos en otros tiempos y mientras por un lado se pugna porque el internet llegue a todo el país, con un gobierno digitalizado, por otro lado, se tendría que controlar y hackear a la población en red que no acepte los abusos, persiguiendo a las redes sociales para que no hablen de los daños de la minería de gran escala, ni del cambio climático, ni de los corruptos.
Actualmente, los líderes de la población se informan a través del internet, sobre lo que viene pasando en otros lugares y naturalmente, las noticias sobre la lucha de los afectados por los relaves mineros, marchas y paros, llegan a muchos lugares en el instante. Vayan a una reunión de campesinos y verán a los jóvenes líderes hablar en defensa del medio ambiente y otros temas de actualidad.
Ya no es como antes, en que los campesinos ignoraban las noticias. Muchos de ellos ya cuentan con celulares con internet y usan aplicativos. De modo que, echarle la culpa a los extremistas y terroristas como causantes de los reclamos sociales no solamente es retrógrado sino fantasioso. Aunque prohíban el internet, no se podrá impedir la protesta social cuando los abusos consuetudinarios ya no se ajustan a la época actual.
Pero ¡Que tal raza! Son los entreguistas de nuestros recursos naturales los que, coludidos con nuestros depredadores, ocasionan el conflicto social en zonas pacíficas del ande y no, a la inversa. Es la CONFIEP la que ha presionado al gobierno para que otorgue la licencia al proyecto “Tía María”. Entonces, ¿No son ellos los culpables del conflicto social? ¿Por qué tomar las cosas al revés?
Pero el paradigmático ex juez, nos dice: “Para que todo se maneje de otra manera, hay que tener claras tres cosas”.
“Primero, que la conflictividad social es parte inevitable del paisaje. No va a extinguirse. En lugar de querer seguir tapando el sol con un dedo, lo que hay que hacer es prevenirla y procesarla. Así como hay policías, jueces o autoridades municipales, ya es hora que el Estado cuente con una institucionalidad seria para esto.
Segundo, la realidad muestra que cuando se actúa con previsión, proyectos ambiciosos –y hasta “imposibles”- se hacen viables, la gran mayoría de la población concernida participa y los radicales/rupturistas acaban aislados.
Tercero: (…) Con una población bien informada y participante de una política pública adecuada, los radicales se quedarían como pez fuera del agua y la gente haría respetar sus derechos. Es hora de darle fin a la política del avestruz”.
Como se podrá apreciar, este enfoque del problema se inscribe en la línea de la derecha que reclama la imposición a la buena o, a la mala. Quizá yo esté exagerando en mis apreciaciones sobre este personaje influyente, pero su opinión me hace pensar que no está del lado del pueblo. Y si de prevención se trata, es preferible no encontrarlo en la lista de candidatos de izquierda. Ustedes que dicen.
Agosto, 2019



miércoles, 14 de agosto de 2019

MOSHO CAPTANDO COSTUMBRES PUNEÑAS

ALFERADOS

SOPRANO PUNEÑA EN RECITAL


ENTREVISTA A EDITH RAMOS
Y A BRAULIO CHOQUEHUANCA
14 08 2019

El periodista y analista político Glatzer Tuesta entrevista a la soprano Edith Ramos y al guitarrista Braulio Choquehuanca. El encuentro se realizó el miércoles 14 de agosto de 2019 en el programa No Hay Derecho, que produce el Instituto de Defensa Legal IDL. Los artistas dan a conocer una nueva producción musical cuya presentación está programada para el viernes 16 de agosto de 2019, a horas 7:30 p.m., en el Club Departamental Puno, Jr. Cervantes 137 – Lima 1.

domingo, 11 de agosto de 2019

AREQUIPA Y PUNO


LECTURAS INTERESANTES Nº 910
LIMA PERU            12 AGOSTO 2019
¿ACASO AREQUIPA
ES UNA ALDEA?
Alfredo Quintanilla NOTICIAS SER.PE, 2019-08-10
U
n domingo, cuando estaba aprendiendo a leer los titulares de los diarios, mi madre, con contenida emoción, en una banca del Parque Universitario, me hizo leer: “Olmedo ganó ayer la Copa Davis”. Entendí su alegría: Olmedo era arequipeño, como nosotros. Ella me leyó la noticia entera, subrayando que provenía de un hogar humilde y había ido a estudiar a Estados Unidos, que formó parte de su equipo de tenis y que allá le apodaban “el Cacique” por su piel oscura y sus pelos parados, como los míos. Acabábamos de migrar a Lima y durante ese año mi madre estuvo pendiente de sus hazañas, como que ganó luego el Grand Slam de Australia y el torneo de Wimbledon. Supimos del gran recibimiento que tuvo en el Estadio Nacional y la multitud que fue al aeropuerto de Arequipa. Fue la primera vez que los “ccalas” del Club Internacional aplaudían a un “loncco” color marrón, que conocieron como al hijo del jardinero, al recogebolas de las canchas de tenis.
Crecí en tierra extraña con el orgullo de ser arequipeño como Olmedo, o como el presidente -en esos años - de la Corte Internacional de Justicia, doctor Bustamante y Rivero. Leí a Vargas Llosa desde su primera novela y me alegré como todos por su Premio Nobel y que se reconociera como arequipeño. Pero siempre tuve en cuenta la frase de Olmedo cuando, entrevistado luego de ganar el torneo de Wimbledon, dijo: “Espero ganar otros galardones para mi querido Perú”. Por eso, la broma de la llamada “República Independiente de Arequipa”, extendida desde fines del siglo pasado, la tomé como eso, sin mayores preocupaciones.
Ahora, compruebo que, al acercarse el 479° aniversario de la fundación de la ciudad, el ambiente está que arde, pues se han exacerbado todas las tensiones, de una ciudad ancha, diversa y plural, a raíz de la huelga decretada el lunes 5 en respaldo de los agricultores del valle de Tambo contra las pretensiones de la empresa Southern Perú Copper Corporation. Y han aparecido, como en ocasiones anteriores, grupos que diferencian a los “verdaderos arequipeños”, de quienes han llegado a realizar sus sueños a Arequipa pero no han nacido allí. Y, al acercarse el 15 de agosto, un segregacionismo disimulado y hasta un racismo abierto contra “los indios” puneños y cusqueños, que atraviesan clases sociales y todos los grados de instrucción, parecen extenderse imparables en las redes sociales.
Resulta patético leer diatribas e insultos contra “los indios que ni el castellano hablan bien” a los mismos que están orgullosísimos de los arequipeñismos recopilados por el sociólogo Juan Carpio Muñoz, hijo ilustre de Arequipa, recientemente fallecido. ¿Y qué son los arequipeñismos? Pues quechuismos y aymarismos incrustados en el castellano.
A esos que cantan por estas fechas a pecho henchido los yaravíes de Mariano Melgar, hay que recordarles que él murió fusilado luego de la batalla de Umachiri, junto a indios puneños y cusqueños, tratando de liberarnos del yugo español. Y a los que se solazan de las eximias acuarelas de Luis Palao, decirles que el artista vive a gusto entre indios, para retratarlos. Y a los que celebran cada galardón internacional del caricaturista Omar Zevallos, recomendarles que lean su reciente artículo “Arequipeños insoportables”.
Ahora, resulta que el conflicto de Tía María ha terminado alineando a la mayoría de los “verdaderos arequipeños” a favor del proyecto, mientras que la mayoría de los arequipeños recién llegados (aunque vivan 40 años en la ciudad, para los discriminadores son recién bajados), se solidarizan con los agricultores de Tambo, ya sea por convicción o por reacción frente a los discriminadores. A ello ha contribuido la postura beligerante del neoindigenista Cáceres Llica que ganó la gobernación regional con un discurso posero, engañoso y demagógico como el que en su momento usó “el cholo” Toledo. Pero la política es así: nunca tenemos enfrente a los candidatos ideales y siempre vamos a correr riesgos al elegir. Los de uno y otro bando usan el discurso de la tradición rebelde de los arequipeños para atacar a Vizcarra o a Cáceres Llica, según sea la posición asumida.


Y hasta la revista Caretas, de los hijos de Zileri, en su último número agita el cuco de Antauro Humala –como si fuera el manejador de los tirapiedras de las calles de Arequipa y del valle de Tambo- para vacunar a las mayorías contra una izquierda sensata que asoma en el horizonte de mediano plazo como una posible alternativa al caos. No le importa que se hayan descubierto tirapiedras que una vez denunciados en las marchas de protesta, se pasan rápidamente al bando policial donde los acogen y les dan chaleco antibalas y casco.
Sólo habría que decirles a mis paisanos discriminadores que se creen auténticos y modernos, habitantes de una metrópoli, que, en verdad, son aldeanos, pues es en las aldeas donde todos se conocen, la endogamia es bienvenida y temen al extraño y tratan de expulsarlo. Y es, más bien, en las ciudades contemporáneas, cosmopolitas, donde convergen y se mezclan diversas etnias y pueblos para formar con apertura y tolerancia una nueva cultura, como fue la síntesis de la Arequipa mestiza del siglo XX, como varias veces lo ha escrito nuestro comúnmente admirado Vargas Llosa. Él seguramente está escandalizado del discurso indigenista de Cáceres Llica, como del discriminador de los “auténticos y verdaderos”. Y aunque apoya la inversión extranjera y seguramente al proyecto Tía María, jamás se le ocurriría hacer la ecuación: ‘opositores al proyecto = indios atrasados’.