domingo, 13 de septiembre de 2015

ANALISIS DE COYUNTURA POLITICA

PERÚ: EL “MAFIOSO” PODER OCULTO QUE NOS GOBIERNA
Escribe: Los Andes |13SET15.
En el Perú, Ollanta Humala Tasso fue elegido como presidente de la República para hacer cumplir el Estado de derecho y gobernar el país desde el 28 de julio del año 2011 hasta el 28 de julio del año 2016, junto al partido nacionalista; sin embargo, perdió el control y dejó que la “mafia” política sea la que verdaderamente gobierne el país, con actos de violencia, terror, calumnias y justicia popular, todo para que una de estas organizaciones mafiosas con fachada de partidos políticos sean los próximos gobernantes del Perú.
El presidente de la República no tiene toda la potestad para tomar decisiones y gobernar el Perú, de acuerdo a su posición ideo-política, pues depende del Congreso para tomar decisiones sobre temas de seguridad, educación, salud, inversiones, etc, etc., una debilidad que es aprovechada por la “mafia” política.
Todos los días, desde que comenzó el gobierno de Ollanta Humala, se habla del oficialismo y la oposición. El oficialismo conformado por el Partido Nacionalista y la oposición que la integran Fuerza Popular y la moribunda APRA, que persiste en no morir. Todos ellos se unen y se desunen de acuerdo a sus intereses.
Sin embargo, el verdadero rostro y poder de la mafia que gobierna el Perú viene saliendo a la luz luego de que un ilustre desconocido de la política nacional sufriera un atentado en su lujoso auto Porsche, en abril de 2015. Hablamos de Gerald Oropeza.
LA MAFIA POLÍTICA
No hay duda de que esta semana fue una de las más críticas con respecto al mundo político en el Perú, pues se evidenció que hay dos poderes informales, dos poderes ocultos, dos “mafias” que hacen y deshacen en el país y que a la vez están enfrentados “a muerte”. El primero es Fuerza Popular y el APRA, y el segundo, el Partido Nacionalista.
Se piensa que Fuerza Popular, el APRA y el Partido Nacionalista son solo partidos políticos, sin injerencia legal ni militar en el país, pero las decisiones que sus líderes toman afecta a la ciudadanía, afecta la justicia, la economía e incluso los derechos humanos y, consecuentemente, la vida humana. Vamos a ver el inicio de una “guerra” sin cuartel, en la más profunda informalidad.
INVESTIGACIÓN A KEIKO Y A ALAN
Cuando Ollanta Humala asumió la presidencia, lo primero que hizo fue ordenar la conformación de una “megacomisión” para investigar todos los actos de corrupción en el segundo gobierno aprista de Alan García, sin incluir el caso de los “petroaudios” y los “narcoindultos”, los cuales -por su condición- fueron casos aparte. Así se inició la “guerra”.
Según el informe de la “megacomisión”, en el segundo gobierno de Alan García desaparecieron más de 3 mil millones de soles que debieron ser invertidos en el programa “Agua para Todos”. La investigación reveló que para dicho programa se destinó más de 6 mil millones de soles, de los cuales solo se invirtió 3 mil millones de soles. ¿dónde está el resto?
Mientras esta investigación se realizaba entre citaciones, acciones de amparo y otros recursos jurídicos, pasó el tiempo y el gobierno nacionalista, también atacó a Keiko Fujimori, de quien se presume que estudió con dinero sustraído de las arcas del Estado por su padre, el expresidente Alberto Fujimori.
Según las conclusiones del Ministerio Público y de la Contraloría General de la República, en el régimen fujimontesinista desaparecieron más de 6 mil millones de dólares (cerca de 15 mil millones de soles), dinero que toda la familia Fujimori estaría disfrutando, incluida la lideresa de Fuerza Popular.
A ello se suma la investigación que quiso abrirle el Congreso a Keiko Fujimori y a su esposo, Mark Vito, pues se sabe que ambos no trabajan, pero viven en la opulencia, con comodidades que incluso estarían por encima del mismo presidente de la República.
Entonces, la Comisión de Fiscalización del Congreso debía someter a votación la aprobación del informe de la “megacomisión” y la posterior inhabilitación de Alan García para ejercer cargo público, así como aprobar la apertura de investigación por lavado de activos contra Keiko Fujimori.
Si la comisión dictaminaba a favor de ambas medidas, Alan García no hubiera podido participar de las elecciones presidenciales del año 2016 y Keiko Fujimori hubiera tenido que soportar una investigación que muy probablemente hubiera detectado actividades ilícitas y, con ello, habría dejado por los suelos su candidatura en el 2016.
Es así que el APRA y el fujimorismo se aliaron para evitar que los nacionalistas tengan el camino libre de cara a las elecciones del 2016. En la Comisión de Fiscalización, gracias a los votos fujimoristas, no se aprobó la inhabilitación de Alan García y, en reciprocidad, los apristas votaron en contra de aperturar una investigación contra Keiko Fujimori. Alan y Keiko, pues, se apoyaron.

MARTÍN BELAÚNDE
Ante la primera batalla ganada por la alianza APRA-fujimorismo, ahora les tocaba contraatacar y así lo hicieron. Tanto los nacionalistas como la alianza APRA-fujimorismo, tienen de aliados a la prensa nacional y no dudaron en utilizarlos.
Primero lo hizo el nacionalismo y ahora, el APRA y Fuerza Popular, a través de sus congresistas, filtraron información sobre los negocios ilícitos de Martín Belaúnde Lossio con el Estado. El objetivo fue vincular al gobierno y en especial a la presidenta del Partido Nacionalista con Belaúnde Lossio.
El impacto fue terrible, tanto así que se conformó una comisión para investigar los vínculos de MBL con el Estado. Cada semana salían nuevas pesquisas sobre el caso hasta el punto de vincular a Nadine Heredia como la amante de MBL. Salieron cuentas y gastos de la primera dama con dinero de dudosa procedencia.
El nacionalismo responsabilizó al APRA y al fujimorismo sobre las acusaciones, pero no pudo evitar la caída en la popularidad del mismo presidente, de la primera dama y del mismo partido. El gobierno comenzó a pasar por una crisis política.
Mientras salían más denuncias, MBL huyó del país rumbo a Bolivia y desde allá dijo no haber hecho lobbies con el Estado peruano, pero dejó entrever que sí había hecho negocios con la primera dama, Nadine Heredia Alarcón.
Mientras el tema MBL estaba en boca de todos, el APRA y el fujimorismo se divertían y se alistaban para las elecciones del año 2016, pues teniendo a la lideresa del nacionalismo envuelta en acusaciones de corrupción, el Nacionalismo dejaba de ser competencia.
Es en ese tramo que el desconocido Gerald Oropeza sufre un atentado. El Nacionalismo aprovecha la situación y de inmediato comienza a atacar al APRA y a Alan García, pues Gerald Oropeza y su padre eran militantes apristas y se dedicarían al narcotráfico.
Una nueva batalla comenzaba y toda la atención del público se centró en los vínculos del APRA con el narcotráfico. La aparición de Gerald Oropeza sirvió de momento al Nacionalismo para que se dejarán de hablar de Nadine Heredia y de Martín Belaúnde.
Sin embargo, el APRA reaccionó y soltó una bomba. Salieron a la luz unas agendas de supuesta propiedad de Nadine Heredia donde se anotaron montos, acuerdos y datos de actividades ilícitas. El Nacionalismo lo catalogó como una campaña de demolición contra Nadine Heredia.
Estas agendas detallan las cuentas de Nadine Heredia y depósitos ilegales por más de 5 millones de dólares. La agenda es una clara evidencia de que Nadine Heredia cometió el delito de lavado de activos, ya que los 5 millones de dólares habrían sido los sobornos que recibió por actividades ilícitas.
Estas agendas nuevamente sacudieron al Nacionalismo, con el cual, prácticamente hirieron de muerte a Nadine Heredia, pues a falta de 8 meses para las elecciones, su popularidad está por los suelos y en la práctica, Nadine Heredia no le ganaría en las elecciones ni a Manuel Burga.
FUJIGRANADAS Y CHAPA TU CHORO
Con Nadine Heredia políticamente muerta, apareció en Lima una misteriosa y sorpresiva ola de extorsiones que viene sepultando más y más al gobierno nacionalista que día a día no puede luchar contra la inseguridad ciudadana y la delincuencia.
Ataques a colegios, empresarios, tiendas comerciales y otros con granadas de guerra atemorizó a todo Lima, al punto de que se solicite que las Fuerzas Armadas salgan a patrullar las calles. Más de 3 muertos por explosiones de granadas se registró en la capital en los últimos 5 meses.
La Policía Nacional no pudo dar con el paradero de los extorsionadores y menos saber quién o quiénes abastecían con granadas a los delincuentes. Mientras esto ocurría, aparece una campaña denominada “Chapa tu choro y línchalo” como alternativa a la creciente ola de delincuencia.
La población comenzó a atrapar a los delincuentes y a tomar la justicia por su propias manos, actos que violan el Estado de derecho que el gobierno debe defender. Luego, se supo que una militante del fujimorimo, estaba detrás de esta aterradora campaña que solo busca fomentar la anarquía en el país. Ella es Cecilia García.
Ahora, esta semana, la UDEX al ver caer muerto a uno de sus agentes, aceleró su trabajo y junto a la PNP, desbarataron a la banda que proporcionaba granadas a los extorsionadores. Lo sorprendente es que las granadas fueron encontradas en un local partidario de Fuerza Popular.
De inmediato, los nacionalistas llegaron a la conclusión de que los fujimoristas están detrás de la campaña psicosocial de las extorsiones con granadas de guerra, pues durante la intervención, el congresista fujimorista y exministro Octavio Salazar llegó al lugar. Los nacionalistas preguntan ¿Por qué llegó el congresista Salazar?
Todo parece indicar que, Keiko Fujimori inició una campaña radical de desestabilización del régimen humalista, utilizando gente para cometer extorsiones, proporcionándoles granadas de guerra y luego, lanza la campaña “Chapa tu choro” para generar una convulsión social.
OTRA BOMBA DE MBL
A esto, ahora se suma un nuevo acontecimiento. Luego de 10 meses, se supo esta semana que la periodista Milagros Leiva ayudó a escapar a Martín Belaúnde Lossio del Perú rumbo a Bolivia y desde la clandestinidad, el empresario declaraba en calidad de primicia al programa televisivo de Leiva.
Según la investigación del Ministerio Público de Bolivia, se supo que la periodista Milagros Leiva le pagó 30 mil dólares a Martín Belaúnde Lossio por una entrevista, dinero que luego se utilizó para huir de las autoridades bolivianas durante la estadía de Belaúnde en el país altiplánico.
Ante este hecho, América Televisión, Canal N y El Comercio, empresas donde laboraba Leiva, confirmaron que la periodista renunció por estos actos que van en contra de los principios rectores de las empresas periodísticas.
Sin embargo, hay algo que levanta sospechas. Según la periodista, Martín Belaúnde le iba a entregar unos documentos que iban a poner fin al régimen de la pareja presidencial y por eso, Leiva le pagó los 30 mil dólares a Belaúnde. Ella nunca recibió los documentos y señala que fue estafada.
Esto recién comienza, pues parece que también hubo otra batalla que tuvo el objetivo de vincular a la primera dama, Nadine Heredia y al presidente de la República, Ollanta Humala (incluso con mentiras) con Martín Belaúnde Lossio, juego al cual se habría prestado la periodista Milagros Leiva.
Finalmente, mientras Fuerza Popular, el APRA y el Nacionalismo avanzan lentamente hacia las elecciones del año 2016 en un campo minado, el que parece estar avanzando por un campo limpio es Pedro Pablo Kuczinsky, quien ya está en la segunda opción para ser el próximo presidente de la República solo por debajo de Keiko Fujimori.
______________________________________________________________________

No hay comentarios: