viernes, 26 de mayo de 2017

COYUNTURA POLITICA PERUANA

LECTURAS INTERESANTES Nº 759
LIMA PERU            26 MAYO 2017
DILEMA
César Hildebrandt
Tomado de “HILDEBRANDT EN SUS TRECE” N° 349, 26MAY17 p. 12
E
l fujimorismo se quiere tumbar al gobierno. No tuve ni tengo ninguna duda de eso y si PPK no lo cree, allá él.
Bien, entonces: ¿qué hacer?
Bravo dilema.
¿Defender a un gobierno borroso plagado de lobistas y avezadas damas de compañía con múltiples intereses en la cartera? ¿Escudar al gobierno cuyo zar de la reconstrucción (con cambios) es el enésimo fantasma de esta administración? ¿Sacar la cara por un gobierno que un día le dice sí a Chinchero, con pizarrita y todo, y luego le dice no a Chinchero, con renuncia ministerial y todo? Es todo un dilema.
¿O no tanto?
Veamos el otro escenario: un gobierno en harapos y un fujimorismo más brutal que nunca con sus hienas mostrando las fauces y Lourdes Alcorta viboreando en la TV ruca que nos merecemos y en la radio rupestre que escuchamos. Imagínense nomás.
La heredera de Alberto cuando estaba
convencida de que sería presidenta
del Perú, O sea, 72 horas antes de
las elecciones
Yo lo único que tengo claro es que el fujimorismo sigue siendo una organización de vocación criminal.
Será un partido el día que reconozca lo que hizo el forajido que está en la cárcel con su franquicia patronímica bajo el brazo.
Será un partido el día en que renuncie a su carácter dinástico y hemofílico.
Será un partido cuando no sean los hijos del reo quienes administren esa herencia como los albaceas de una plaga.
Será un partido el día que tenga una doctrina, un programa que no pase por el cojudeo populista, una democracia interna supervisada por la ONPE.
Será un partido el día en que deje de ser la banda vengativa y chusca que es ahora.
Será un partido el día en que Chlimper o Ramírez dejen de ser expresión de su catadura.
Mientras tanto, el fujimorismo se­guirá siendo lo que muestra ser en el Congreso: una maquinaria aceitada y de apariencia unánime cuyo objetivo es sabotear al régimen que evitó que ellos llegaran al poder. Sabotearlo en todo el sentido de la palabra.
Y eso conduce a la siguiente conclu­sión: sin necesidad de asumir la defensa de un gobierno discutible y errático, de­bemos hacer todo lo posible por evitar un golpe de estado parlamentario.
Es importante que PPK entienda que eso es lo que está en juego. Y sería muy bueno que sus consejeros lo ayu­den a imaginar un escenario en donde el Ejecutivo no sea el nerd de la clase. Ese escenario no es otro que el de un presidente de la república que retome la iniciativa política y que esté preparado, en última instancia a disolver el congreso después de cumplir el protocolo dictado por la Constitución.
Ese es el único lenguaje que entiende el fujimorismo. Las organizaciones como Fuerza Popular no están dispuestas a respetar el juego de la democracia. Ni a cumplir con las reglas de la separación de funciones. Ni a desear el bien de sus adversarios. Fuerza Popular, digna hija del único fujimorismo posible (el de Alberto, por más disfraces que se ponga), lo que quiere es precipitar las elecciones que jura que le arrebataron. Y hará todo lo posible para que la posibilidad de la vacancia presidencial cunda poco a poco en la opinión pública.
PPK debe saber que cuando Jaime De Althaus y compañía le demandan un entendimiento orgánico con el fujimorismo lo que quieren decirle es que termine de someterse a los designios de los Galarreta y los Becerril, que balan lo que Keiko les guasapea a través del mototaxi. No hay más misterios.

Y PPK debe recordar que quienes votaron por él para evitarle al Perú la venérea recaída del fujimorismo lo hicieron con desinterés pero convencidos de que hablaba muy en serio cuando juró que su gobierno sería muy distinto al de la pelona reincidente. Ahora los lobos de siempre quieren un cogobierno en el que el Ejecutivo sea comparsa dancística del fujimorismo. Esa traición sí que nos lanzaría al abismo. Ya no habría ninguna razón para defender la legitimidad política del régimen. Piénselo, PPK.

_________________________________________________ 

¿Y ÉSTE?
(EL OTORONGO N° 586 26MAY17)

No hay comentarios: