viernes, 7 de julio de 2017

COYUNTURA POLÍTICA PERUANA

LECTURAS INTERESANTES Nº 766
LIMA PERU            7 JULIO 2017
BELA LUGOSI EN PALACIO
César Hildebrandt
Tomado de “HILDEBRANDT EN SUS TRECE” N° 355, 7JUL17, p. 12
K
eiko Fujimori le ganó la partida. Y ahora resulta que quien aparece preocupada por la gobernabilidad es la señora que más ha hecho para torpedear al gobierno y encrespar el escenario.
Pobre PPK. No lo auxilia nadie. Ni la santa providencia le da una manita.
¿Nadie le propone hacer política o es que, como dicen algunos, a nadie le hace caso y ama la inacción y lo atrae la deriva y retoza en la confusión?
No lo sé. Lo que sí sé es que en Palacio no vive un líder sino la sombra de un hombre pálido con vocación de subalterno. Es como si a PPK le faltara un presidente que le dijera qué hacer. Es como si PPK se sintiera el primer ministro de un gobierno decapitado.
¿Podemos esperar algo del diálo­go entre el presidente difuminado y la feroz jefa de la oposición?
No deberíamos esperar mucho. El problema no son la agenda polí­tica ni los acuerdos programáticos preexistentes. El problema es que para la señora que heredó la fran­quicia paterna, este gobierno sur­gió de un fraude y socavarlo no es malo sino que casi es un deber cí­vico. Y lo seguirá haciendo más allá de los acuerdos que firme y de los compromisos que anuncie. Hará lo mismo que su padre cuando juró que no haría el shock "de la derecha del señor Vargas" o cuando firmó documentos, con huella digi­tal y todo, ante la señora Higuchi, su cónyuge maltratada y principal acreedora. 

Lo único que le cabía hacer a PPK era enfrentar la maquinaria fujimorista y hacer política. Pero ni quiere ni puede. Tiene ministros que no saben lo que pasa en el sector salud y que ignoran que en el país se está exten­diendo la sensación de la anarquía. No es que PPK esté solo. Es que está rodeado de inútiles y saboteadores. Son los que le dicen que Rafael Rey sería un buen candidato a la Contraloría y que Antero Flores Aráoz po­dría ser un buen primer ministro. Son los que lo están conduciendo a la des­aparición de toda identidad política y moral. Son los que lo han convencido de que el gas del Perú debe alimentar las usinas del norte chileno y que la farsa del gabinete binacional es una buena puesta en escena.
¿Se animará PPK a revivir? ¿O seguirá siendo Bela Lugosi en la película sobre Ed Wood?
Anímese, señor presidente. Apar­te de su entorno a los Alberto Ca­bello, los Máximo San Román, a la mancha blanca que lo lleva al abismo. Recuerde que usted fue elegi­do para evitarle al Perú la recaída en la septicemia fujimorista. Haga política. Después de su obligatoria reunión con la señora que quisiera verlo muerto, dé usted un paso au­daz: invite a Kenji a Palacio, con­verse con él, y a él, como un favor sentimental, concédale el indulto de Alberto Fujimori. Las gallinitas que picotean en su Palacio le van a de­cir "¡qué horror!", pero no les haga caso. Dígales que hacer política exi­ge irónicos enroques. Hábleles del metalenguaje. Cállelos con su deci­sión de líder renacido.
¿No? ¿No se atrevería? Qué pena, mister President. Si todo sale como Keiko y la gran prensa planean, usted será el rehén de un grande y castrador acuerdo im­puesto por la CONFIEP y los tibu­rones de siempre. ¿O eso es lo que siempre quiso?
Posdata: "Caretas", la re­vista de los publis innumera­bles y la mala información, me atribuye una cercanía con la Corporación Universal y un inminente acuerdo para salir en la TV de "Exitosa". Están en la calle. Ni he tenido ni tendré conversaciones con ese grupo ni me interesa por ahora vol­ver a la tele. Pobre "Caretas": durante muchos años fue diri­gida por uno de los mejores pe­riodistas del Perú. Hoy parece editada por Forrest Gump.



No hay comentarios: