domingo, 8 de enero de 2017

COYUNTURA POLITICA PUNEÑA

A título personal
LA “ÚLTIMA OPORTUNIDAD” DE JUAN LUQUE
Por Lic. Jose Carlos Apaza Aleman
FORO TV, 8 ENERO, 2017
La gestión de Juan Luque Mamani y el movimiento PICO ha ingresado a su tercer año con la misma percepción que la de los cien días o el primer año, de la falta de liderazgo y capacidad para dirigir un equipo técnico idóneo que ejecute obras que impulsen el desarrollo regional.
A los primeros cien días, la excusa fue que habían encontrado la “casa desordenada”, al concluir el primer año, el pretexto fue que ejecutaron, como pudieron, un presupuesto mal planteado y que tuvieron que rehacer muchos expedientes, como en el caso de los jardines, por ejemplo.
Al terminar el segundo año no hay mayores argumentos válidos y aceptables, ni siquiera el porcentaje de ejecución presupuestal que se alcanzó, sirve para justificar el sentimiento de insatisfacción y decepción que tiene la población respecto a su gobierno regional. La impresión sigue siendo la misma, no hay capacidad, no existe un equipo de gerentes, consultores y funcionarios, eficientes y confiables.
A esta situación se suman las denuncias de presuntos actos de corrupción que se habrían cometido en el nivel central del gobernador (consultores y familia de Juan Luque) y en sectores como educación y salud, fundamentalmente. Por estos factores la gestión regional concluye con una imagen deteriorada y aunque no lo quieran aceptar sus pocos seguidores, con un gobernador regional golpeado anímica y políticamente.

Ahora, pese a lo expuesto y lo que afirmen sus encarnizados críticos y enemigos políticos, Luque no es el “peor gobernante regional” que hemos tenido, yo diría que pasa a engrosar un grupo nada elogiable de ciudadanos que tuvieron la oportunidad de su vida, al recibir el voto de apoyo y confianza de la población para conducir la región y defraudaron ese voto y esa voluntad expresada en las urnas.
En el caso específico de Luque hay que ser objetivos, nada de lo que hagan sus acérrimos adversarios, salvo una sentencia judicial, lo sacará del cargo.
Entonces, ¿qué es lo más razonable?, ¿vilipendiarlo de la peor manera, descalificarlo con los adjetivos más duros, resignarnos a tenerlo como gobernante hasta el último día de su periodo y nada más?
En mi modestísima opinión, lo razonable y prudente es exigirle que este año, el tercero de su gestión, a partir de este momento, haga lo que no hizo los dos primeros años, trabajar responsablemente, exigir a sus consultores que en lugar de estar aprovechándose de las instituciones, aporten con iniciativas, elaboren o enriquezcan los proyectos de inversión y hagan un seguimiento constructivo a los sectores, bajo metas concretas que deben ser evaluadas trimestralmente, en caso contrario, cambiarlos sin mayores justificaciones.
Luque ha cambiado a Ernesto Calancho por Edson Apaza. Existe el temor de que el cargo le quede “grande”, ojala el nuevo gerente general nos tape la boca con trabajo, logros y obras concretas. Lo mismo le deseamos a Edson Pizarro en la gerencia de recursos naturales y medio ambiente. Su paso por la oficina de conflictos sociales le ha otorgado la experiencia necesaria, ahora tiene la oportunidad de exhibir su capacidad ejecutiva. Del nuevo gerente de desarrollo social hay poco que comentar, salvo su paso como alcalde, dicho sea de paso, nada feliz ni exitoso.
Con estos y los demás gerentes, sus nuevos consultores y los ratificados, sus funcionarios de confianza a nivel sectorial, Luque tiene la gran responsabilidad y oportunidad de recuperar la confianza y la credibilidad, y eso solo será posible con un trabajo honesto -ojala no sea mucho pedir- y ejecución eficiente y oportuna de obras y proyectos de alcance e impacto regional; recursos hay, solo falta decisión y capacidad.

Salvo Mejor Parecer.

 

No hay comentarios: