lunes, 1 de junio de 2015

PREVER EFECTOS DE PRÓXIMO FRIAJE

MEJORAMIENTO DE LA SALUD EN PUNO
Jesús Santisteban Ávila
La labor institucional de la Misión Adventista del Lago Titicaca lleva muchos y fructíferos años en nuestra región puneña. Su presencia inicial podía distinguirse escuchando la siguiente invitación: “Ni alcohol, ni coca prueba mi boca: por eso vivo contento.” Si no estamos equivocados la Misión Adventista estimuló el pensamiento y acción del líder Manuel Z. Camacho en su proclama por la educación que favoreciera a la niñez rural, a partir de la localidad de Platería, en Acora, Puno. Conviene traer a la memoria el significado del Colegio Adventista de Chullunkiani. Retornan a nosotros dos imágenes personales, primero la del Pastor Adventista  Andrés Achata Vargas y la de los hermanos Chambi.
Hace una semana, con el prestigio y la experiencia de la Clínica Americana se ha iniciado una campaña de salud, buscando “reducir la incidencia de enfermedades y mejorar la calidad de vida” de la población de Puno.  La iniciativa continúa con alto grado de oportunidad y coherencia.
En los meses de invierno próximo, Puno soportará temperaturas de nivel inferior a bajo cero, con tradicional y persistente deterioro de la salud. Paralelamente, la referida iniciativa coincide con  urgentes necesidades expresadas y sentidas a nivel asistencial: la preservación de enfermedades y el cuidado de la salud.

Evitar y cuidar la incidencia de enfermedades significa, en primer término, responsabilidad personal y colectiva. Por decir lo menos, las personas nos comunicamos muy poco en términos de salud, de buena salud y, mucho menos en límites de enfermedades y sus consecuencias. Nuestros mecanismos de información y comunicación no tocan esta clase de temas aparentemente asignados a los ambientes hospitalarios.
Por esa razón la campaña de salud a cargo de los institutos Adventistas de Puno, exhibe un alto nivel formativo: motivar, invitar, organizar a la población alto andina de Puno en este caso, alrededor de los beneficios de lo que significa un mejor nivel de vida –agua, descanso, esperanza, luz solar, aseo, nutrición, temperanza, ejercicios-, (disciplinas de salud que los organizadores se han propuesto difundir).
Los puneños necesitamos incrementar prioritaria y disciplinadamente el consumo, entre otros, de fruta y verdura, fuentes naturales de constituyentes esenciales y de fibra, elemento este de especial atención. Es verdad, somos grandes caminantes pero desligados de los beneficios brindados por la disciplina respiratoria y práctica de relajamiento muscular y descanso.
La campaña de salud en referencia mereces, pues, nuestro estímulo y felicitación personal. Invocamos de la colectividad regional de Puno un intento de mayor identificación con la niñez, las madres gestantes y la ancianidad capítulos de mayor y recurrente riesgo, en materia de enfermedades.
Nuestra región, singular y valorada en muchos aspectos, también presenta real y estadísticamente necesidades susceptibles de solución en un marco de política de buena salud y a partir del esfuerzo, la voluntad y la decisión personales cuando, como en este caso, los beneficios que nos conviene se aproximan a la puerta de casa.
_______  

Nota: Las primeras noticias de la campaña fueron publicadas en Los Andes, Puno.

No hay comentarios: