viernes, 27 de enero de 2017

COYUNTURA POLITICA PERUANA

LIMA PERU            28 ENERO 2017
EL GOBIERNO DE ZAVALA
César Hildebrandt
Tomado de “HILDEBRANDT EN SUS TRECE” N° 332 p.12
Delega el señor presi­dente PPK. Cada día delega más.
Y delega en Fernan­do Zavala, el voraz. Y este le da órdenes a María Soledad Guiulfo Suárez-Durand, que es la secretaria general de la Presidencia del Consejo de Ministros y su ope­radora número 1.
Cuando digo que PPK "delega" no quiero decir que PPK instruye, da directivas, orienta y luego confía en la capacidad ejecutiva de Zavala. No. Lo que PPK hace es dejarle a Zavala la capacidad de decisión sobre as­pectos centrales del gobierno. ¿Es flojera? ¿Es algo de senilidad? ¿Es un estilo? No lo sé y la verdad es que poco importa.
Esto de la delegación plenipoten­ciaria ha sucedido, de modo general, con los 112 decretos legislativos ela­borados enviados al Congreso. Y, de modo específico, con la práctica de­rogatoria de la ley de transparencia y el retorno a la opacidad impuesto por Zavala y argumentado casi a gri­tos por la señora Guiulfo, que fue viceministra de Luis Carranza en la época de Alan García y su segundo tren infeccioso.
Por todo esto es que la gente per­cibe que entre las ocurrencias es­pontáneas de PPK, que parecen salidas de un hombre de centro, y las medi­das efectivas de su gobierno, elucubra­das por una derecha hirsuta y envalento­nada, hay una bre­cha, un hiato, una contradicción. La explicación es la que aquí pretende­mos dar: quien gobierna, de facto, es Zavala y su equipo de tecnócratas al servicio de la CONFIEP y de los plazos más cortos y los intereses más rastreros.
Zavala es la versión masculina y cervecera de Nadine. Y la señora Guiulfo hace las veces de una Tania Quispe para todo uso.
En OTORONGO n°  570, 27ene17



Por eso el gobierno de PPK pa­rece, cada día más, un régimen de empresarios dispuestos a todo con tal de desmontar cualquier asomo de progresismo en el sistema. Por eso es que el fujimorismo juega ahora a ser casi de "centro-izquierda" en algunos aspectos. La derechización tra­gicómica del gobier­no se lo permite.
En esta edición publicamos una nota sobre algunos de los decretos legislativos más groseramente conservadores salidos de las cavernas de Zavalita. Y reseñamos cómo es que INDECOPI ha cambiado una ley para hacer más arduo el reclamo de los consumido­res y más impunes a las empresas que cometen abusos.
Pero esta es la punta del iceberg. Lo que está en juego es lo que se vie­ne en relación al régimen tributario y laboral de las agroexportadoras, a la liberalización aún mayor de las asociaciones público-privadas, al descontrol de la inversión pública. Y, claro, el próximo frente de batalla serán las urgencias que festinen trá­mites y la búsqueda de atajos para reactivar los proyectos mineros su­jetos ahora al escrutinio social.

Al entregarle el gobierno a Zavala y a su red de intereses PPK no sólo comete un error sino que trama su suicidio. Si la pradera llegara a arder y la situación se volviera ingoberna­ble, Zavala y su equipo regresarán al ámbito de donde no debieron salir. En ese momento, el fujimorismo pensará seriamente en adelantar las elecciones. Y Zavala, quizá, ha­brá completado su felicidad. ¿PPK carece del don de la intuición?

No hay comentarios: