viernes, 27 de septiembre de 2019

LA ARDIENTE COYUNTURA PERUANA


LECTURAS INTERESANTES Nº 920
LIMA PERU            27 SEPTIEMBRE 2019
GOLPE DE ESTADO
César Hildebrandt
Tomado de HILDEBRANDT EN SUS TRECE N° 461 27SEP19
L
a mafia ha dado un golpe de Estado.
¿Debemos felicitarla?
Que la feliciten los indig­nos, los periodistas a tanto el kilo, los empresarios de estómagos revueltos, los analistas con kimono, los neutrales que se despachan en la tele que ayer nomás se subastaba en el SIN.
Que la feliciten la mami de Gringasho, el tío del Cojo Mame, Martin Rivas, Kerosene y Montesinos.
La mafia gobierna desde ayer.

Al presidente Vizcarra le fal­tó pueblo, garra, cojones, bri­llos, asesores, planes y sinapsis.
Se le dijo, se le advirtió, se le sugirió y casi se le rogó. Que hi­ciera algo, señor presidente, que actuara, que se decidiera, que escuchara a la gente asqueada y acatara al asco mismo que se desbordaba. Pero está claro que en Palacio penan los decisivos fantasmas del miedo, del em­pequeñecimiento, del amor por las puertas falsas y los dilemas sin solución. En Palacio hay un duende maligno y capador.
El Congreso mafioso que iba a ser cerrado, que pudo disol­verse de modo constitucional y a la luz del día, ha tomado por asalto el poder.
Nos gobierna la jefa de una organización que lavaba dinero, que es herencia de un ladrón de caudales públicos, que procede de las Chávez, los Colina, las Salgado.
Rosa Bartra es primera ministra de facto. Luis Galarreta dirige el Inte­rior. Martha Chávez merece una emba­jada.
Celebraba ayer la mafia. Había arra­sado con un gobierno que no encontró mejor respuesta que sacar a escena a Salvador del Solar para decir nada con dicción de actor y vacuidad de farándu­la.
Pobre gobierno. Pobre país. Pobres diablos. Pobres de espíritu.
Y ahora viene lo del Tribunal Cons­titucional, el nuevo botín de esa mafia fujimorista a la que se ha sumado, con comprensible regocijo, lo que queda del Apra después de ser la banda de García.
Con el TC en la mano, el Poder Judi­cial anuente, el Ministerio Público ame­nazado, el Congreso hecho madriguera, el Ejecutivo catatónico y los medios de comunicación domados por el susto y afinados por la CONFIEP, el golpe está consumado.
No habrá adelanto de elecciones. El gobierno que nos iba a fumigar la casa ahora negociara con el bichaje. Nos es­pera un bienio de secuestro. Nos espe­ran dos años de Vizcarra en manos de quienes lo lacearon y lo destituyeron sin necesidad de vacarlo.
Que esta sea una lección. Que de algo sirva este episodio. Con las mafias no se negocia. Y el aprofujimorismo no es una alianza de partidos: es una boda de con­veniencia entre gente que teme estar en la lista de los codinomes y cuyo progra­ma político consiste en tumbarse a los fiscales del caso Lava Jato.
Con las mafias no se dialoga. El fujiaprismo no es el partido civilista, no es el pradismo, no es ni siquiera el odriismo. No son los gamonales quienes están detrás de su agenda. No se trata del conservadorismo empresarial. No hablamos, cuando del fujiaprismo se refiere, de las viejas ideas de José de la Riva Agüero o de Víctor An­drés Belaunde. Cuando del fujimorismo habla­mos no podemos omitir la longitud de su pron­tuario, el tamaño de sus crímenes, la hondura miserable en que situa­ron al Perú cuando go­bernaron con Fujimori y Montesinos a la cabe­za. Y del aprismo de Haya, nada queda. Queda un piso en París, una inmen­sa fortuna inexplicable y un grupo de guardaespaldas póstumos. Ya no queda del Apra ni “30 años de aprismo”, el li­bro en el que Haya anunció su viraje a la derecha. La diferencia es que el Haya al que entrevisté en su casa polvorienta de
Vitarte era un hombre decente, un líder al que la persecución había hecho pru­dente y reflexivo. Volvería a morirse si viera en qué demonios se ha convertido lo que él dejó como legado.
Nos espera un gobierno pasmado y un Congreso que seguirá gobernando. Nos hemos vuelto democracia parla­mentaria gracias a este golpe de Esta­do apenas disimulado. No hay ningún Cronwell en esto. Sólo hay un Becerril, varios traidores, una legión de grises.
Que nos sirva de lección. Que lean bien este capítulo los jóvenes que vo­tarán en las elecciones del 2021. Si el fujimorismo que perdió las elecciones ha sido capaz de tumbarse a un presi­dente, liquidar a otro manteniéndolo como prenda y copar las instituciones desde el Congreso, ¿se imagi­nan lo que hará cuan­do llegue, si es que lle­ga, a la presidencia?
No es una pregun­ta retórica. Ya vivi­mos esa experiencia. El tetudaje pretendió convencemos de que el fujimorismo había cambiado y que Keiko Fujimori corregía a su padre y rompía el cordón umbilical que la unía a las sombras. Qué ingenuidad.
Señor presidente de la república: no es posible enfrentar los bajos fondos de la política sólo con palabras. Usted de­bió presentar una cuestión de confianza cuando eso era todavía posible. Usted no debió aceptar jamás la dilación de las Bartra. Usted no debió esperar hasta el 30 de setiembre. Han jugado con su buena fe, señor, y se han vuelto a bur­lar del país. El entrampamiento, del que usted me habló en la entrevista que tuvo a bien concederme, ahora nos alcanza a todos. Y no hay salida a la vista. Su parsimonia, señor, ha permitido esta debacle democrática.
Ni adelanto de elecciones ni renovación ni desentrampamiento. Lo que nos aguarda será la ostentación de poder de dos partidos zombis que, cal­culando la languidez de su ad­versario, han precipitado todo y obtenido un triunfo sombrío e innegable.
Usted, señor presidente, mientras hablaba de que no ce­dería autorizó a su escénico pri­mer ministro para que negocia­ra una salida suave con la mafia. Y el primer ministro, señor, se enredó en compromisos con los representantes del aprofújimorismo.
¿Qué supuso, señor presi­dente?
¿Que aquellos negociadores hablaban en serio? ¿Que iban a cumplir? ¿Que eran fiables?
Y en todo caso, ¿por qué ne­gociar por lo bajo con quienes había usted descalificado públi­camente?
Eso no fue serio, señor Vizcarra. No fue limpio. Y ni siquiera fue ingenuo. Fue una manera de exhibir su debilidad.

Mechain en PERU21 27SEP19

Las fieras olieron sangre, entonces. Y decidieron atacar, cuando usted menos se lo esperaba. A las ovejas les suele su­ceder.
¿No sabía con quiénes trataba, señor presidente? ¿Los subestimó?
Ya no importa eso. Usted les ha en­tregado el país que hasta ayer pertene­cía a aquel 70% de peruanos que apos­taban por el adelanto de elecciones.
¿Y ahora?
No sé qué hará en las próximas ho­ras, señor. Pero estoy convencido de que lo que decida será insuficiente des­pués del literal golpe recibido.
La pregunta fatal es hoy esta: dadas las circunstancias, ¿por qué no cederle el paso, de una vez, a Mercedes Aráoz? De esa manera las cosas se sincerarían. La señora Aráoz aliada al aprofujimorismo es una perspectiva triste, ya lo sé. Pero es más melancólico aún ver a un presidente que iba a hacer lo que usted se propuso realizar, vuelto ahora un pálido rehén.

No hay comentarios: