viernes, 9 de junio de 2017

COYUNTURA POLITICA PERUANA

LECTURAS INTERESANTES Nº 761
LIMA PERU            9 JUNIO 2017
HEDORES
César Hildebrandt
Tomado de “HILDEBRANDT EN SUS TRECE” N° 351 9JUN17 p. 12
¿
De dónde viene esa sarna, esa tenacidad por lo oscuro? ¿Dónde la contrajimos? ¿Tiene cura?
La cura vendrá quizá cuando tengamos la revo­lución francesa que no tuvimos. No lo sé en realidad. Lo que sé es que el Perú se pudre en un hedor coimero que es cada vez menos tolerable.
Miro por allí y veo a los jueces liberando a un forajido que ahora volverá a su despacho a quemar papeles, a asustar a subordinados, a amenazar a quienes confirmaron que es un ladrón. ¿Cuánto habrá costado ese fallo? ¿A cómo está el kilo de juez superior, la rabadilla de secretario, la firma de un supremo?
¿Y qué me dicen de la conversa­ción del señor ministro de Econo­mía y el contralor mamarrachiento? ¿No es digna de Ford Coppola? ¿No huele a diálogo de mañosos?
La corrupción en el Perú no perte­nece a una clase social ni es dolencia de algunas instituciones. Está arriba y abajo, entre militares y civiles, es de mujeres y hombres. Se extiende en los gobiernos regionales, cunde en las alcaldías, perfora el poder judicial -probablemente lo más de­cisivamente putrefacto del país- y está tanto en el comercio minorista como en los abogadotes que usan sus estudios para afinar tramas de lavado de dinero. Pero también dice presente en el ministerio públi­co, donde los expedientes se hacen mal para que los jueces encuentren pretextos perfectos para excarce­laciones de vergüenza. Y apesta en el Tribunal Constitucional, en In- decopi, en la SUNAT, en la Policía, en el periodismo escrito, radial y televisivo, en la seguridad social y en el sistema privado de seguros. Y eso no basta: la vemos en las malas prácticas médicas, en las estafas al consumidor, en las invasiones pla­neadas por traficantes de tierras, en los rituales
incumplimientos de nuestros trabajadores, en la argolla minera, en la rancia derecha, en la izquierda adulterada y en el centro que te mira con cara de suizo. Y mi­ren la catadura de los presidentes que hemos tenido en los últimos 30 años (con excepción de Valentín
Mi país tiene cáncer. Y no va al médico. Pretende que no está enfermo y que dentro de poco la OCDE lo recibirá con los brazos abiertos. Como si eso ayudara.
Mi país se pudre. Y quizá sea por eso que una reciente encuesta en­cuentra que el 45,8% de paisanos apuestan ahora por un gobierno au­toritario con un Estado protagónico. ¿Y qué quieren los asombrados derechistas que han abierto la boca hasta la estupefacción ante esa cifra? ¿Quieren que la gente siga creyendo en el mercado que todo lo arregla y en la mano invisible de la que hay que fiarse a ciegas? En el Perú hasta la mano invisible se mete en tu bolsi­llo, ¿verdad, Vito Rodríguez?
Cuidado, sin embargo. Ya tuvi­mos un Estado fuerte y autoritario. El fenómeno se llamó fujimorismo y es una de las causas de la indigen­cia moral en la que nos encontra­mos. La solución no va por allí. Va, en todo caso, por la creación de una ciudadanía que reemplace a la hor­da. Y eso pasa por una revolución educativa. Nuestro drama es que nuestras correcciones demandan largos plazos, casi un periodo his­tórico de transformación de con­ciencias. Mientras tanto, la gangre­na avanza. Y el fujimorismo, por ejemplo, sigue allí, como la ingle herida por una buba, como la prue­ba de todo lo que retrocedimos en el país que alguna vez fue centro ancestral de la cultura americana. El país donde "el lunarejo" no era un narco preso sino un hombre maravillosamente culto como el cusqueño Juan de Espinosa Medrano. Eso fuimos cuando éramos una promesa en América. <>
_____________________________
En EL OTORONGO N° 558  9JUN17:

¿DIA DE LA BANDERA?

ESTOS SON...


No hay comentarios: