domingo, 17 de abril de 2016

RETABLO LA CANDELARIA POR ELENCO NACIONAL DE FOLKORE

PERCEPCIONES SOBRE RETABLO DE CANDELARIA

Escribe: Edmundo Cordero Maldonado LOS ANDES 17abr2016
El sábado 2 de abril, la magia de la danza puneña inundó el escenario del Gran Teatro Nacional con la presentación del espectáculo denominado Retablo de Candelaria, a cargo del Elenco Nacional de Folclore. Fui afortunado en asistir a este evento en compañía de mi señorita hija y con un público por demás alegre, que colmó las butacas del teatro; fuimos cómplices del éxito de una noche en la que la danza puneña nos deleitó de una forma completa.
El Elenco Nacional de Folclore puso en escena un espectáculo inspirado en la Fiesta de la Virgen de la Candelaria, que supo armonizar rito, mitos, héroes y heroínas de nuestras danzas, ataviados correctamente y acompañados de un marco musical muy bueno que contagiaba alegría y llevaba a nuestros sentidos a ser parte del espectáculo.
El programa estuvo compuesto de Carnaval de Santiago de Pupuja, Sikuris de Taquile, Wifala de Unucajas, Llamerada, Kullawa, Waca Waca, Caporales, Morenada y Rey Moreno, Diablada y Cacharpari. Se inició el espectáculo con el ritual de ofrenda a la pachamama, el yatiri a través del quechua expresaba sus peticiones, oraciones y agradecimientos a los apus de nuestra tierra y a la propia qochamama, este ritual generó un silencio de respeto mientras se llevaba a cabo,
podría decir que obtuvieron la licencia de nuestras deidades para que el espectáculo se lleve a cabo como se esperaba.
Las expresiones de música y danza presentadas esa noche reafirmaron nuestra identidad puneña, los recuerdos de lo vivido en nuestro mágico Puno se hicieron presentes, fue un volver al imaginario de los amigos, la familia, el conjunto en el que bailamos en la fiesta, nuestros paisajes, la música, e incluso nuestra lluvia y los días soleados; pude comprobar que aún en el escenario de un teatro para los puneños la danza representa un fenómeno social más que entrenamiento y diversión, sin temor a equivocarme el espectáculo reflejo con acierto la manifestación comunitaria que se vive en días de fiesta.
El desarrollo del espectáculo no tuvo intermedios, fue un discurrir continuo de una danza tras otra, no hubo maestro de ceremonia, probablemente me extrañe este formato de presentación porque debo confesar que aún no entiendo mucho este patrón de espectáculo, me imagino para una persona que no conoce mucho sobre Puno y su folclore le ha podido generar alguna confusión, pese a que al ingresar al teatro a los espectadores se les brindó un programa muy bien presentado que contenía la información necesaria sobre el espectáculo, pero por la baja iluminación que llegaba a la butaca era casi imposible leer el contenido del mismo.
Llamó la atención algunos detalles, que no guardaban relación con lo presentado, por ejemplo en la llamerada y el sikuri de Taquile exageraron en exclamaciones no propias de la danza, y de ser danzas de carácter agrícola pastoril parecían danzas guerreras.

La diablada puneña se presentó con el preludio del sikuri (estilo mañazo), le faltó transmitir el mensaje de alegría, la expresión libre de diversas figuras, estuvo demasiado esquematizado y no hubo un desarrollo natural hacia la diablada, los productores del espectáculo no han captado la esencia del sikuri.
El escenario de presentación del Teatro Nacional cuenta con un mecanismo que permite que se pueda fraccionar hasta en tres partes, en muchas danzas los danzarines aparecieron desde la parte inferior del escenario, mientras otro grupo se encontraba bailando en el mismo. Se utilizó el efecto de figuras inmóviles las que se asemejaban a estampas fijas casi como estatuas, y luego explotaban en la danza dándole un marco de sorpresa que permitió la combinación de movimiento y estática, rapidez y lentitud, escenario colmado de bailarines versus escenario con pocos actores.

La ambientación del escenario estuvo basado en un retablo, esta decisión tal vez no fue la más acertada para el marco del desarrollo de las danzas, se pudo optar por escenografías urbanas y rurales de nuestra región. Esta ambientación estuvo apoyada con tecnología a través de la proyección dinámica de imágenes diversas de la región y de nuestra festividad, por ejemplo cuando se presentó el Sikuri de Taquile se proyectó paisajes de la isla acompañado de una intensa lluvia, daba la sensación de estar en Puno, de sentir el agua, el frío y la necesidad de protección; de similar forma en la presentación de otras danzas sentía que estábamos en el parque pino o nuestra plaza de armas con los músicos situados en el atrio de la catedral, como suele suceder en la fiesta.
Esta presentación estará en escena durante varios días, y por lo visto a escenario repleto de espectadores en todas las fechas, este fuerzo de la Escuela Nacional de Folklore se ve coronado por la respuesta del público asistente, la cobertura de la prensa y anima a que se sigan realizando presentaciones similares, que bueno.
El equipo de producción detrás de esta presentación realmente es impresionante, son aproximadamente 22 personas que cumplen diferentes funciones entre responsable de vestuario, técnico de escena, diseñador del retablo, realizador de escenografía, etc
Esta presentación me trae a recuerdo los esfuerzos que realizamos en Puno con la Asociaron de Arte y Música Qotamarka, las presentaciones se ejecutaban con mucho entusiasmo, trabajo, sin embargo no contábamos con los recursos económicos necesarios. Las personas responsables que éramos muy pocos cumplíamos muchos roles a la vez, desde director de danza, encargado del vestuario, el que realizaba el contrato con el municipio para el teatro, contrato con equipo de sonido, ambientación, responsable de la propaganda, el que cargaba los bultos para el vestuario y muchas veces también bailarín, y al rendir las cuentas casi siempre estábamos en rojo, porque el día de la presentación el público no asistía como uno esperaba al teatro, terminábamos endeudados y tristes, aun así lo hacíamos con gusto y a pesar de la desazón volvíamos a presentarnos y de nuevo a los ensayos de muchas horas, muchos días, a veces no había ni para el agua pero si compromiso, vocación y ganas de seguir llevando el nombre de Puno por siempre a través de esto que nos gusta hacer tanto, bailar.
Los puneños debemos sentirnos orgullos de la herencia cultural que tenemos, de nuestras danzas de nuestras vivencias.
 
 

 
 
 
 
FICHA TÉCNICA:
Institución: Elenco Nacional de Folclore.
Fechas de presentación: abril 9, 10, 12, 16, 17, 19 y 20
Programa: Carnaval de Santiago de Pupuja, Sikuris de Taquile, Wifala de Unucajas, Llamerada, Kullawa, Waca Waca, Caporales, Morenada y Rey Moreno, Diablada y Cacharpari
50 bailarines y bailarinas // Director artístico: Fabricio Varela // Director musical: Eddy Sánchez //

Para esta producción fue necesario contar con:
1 Maestro de danza; 16 músicos; 1 asistente administrativo; 1 responsable de vestuario; 1 técnico de escena; 1 productor general; 1 diseñador del retablo; 2 realizador de escenografía; 1 diseñador de iluminación; 1 sonidista de sala; 1 sonidista de monitores; 1 responsable de textos; 2 responsables de fotografía; 2 diseño gráfico; 1 Diseñador y realizador de visuales; 2 personas para tomas de archivo 2

No hay comentarios: