domingo, 1 de noviembre de 2015

PUNO, RETOS Y PERSPECTIVA

HISTORIA SILENTE DE UN PUEBLO EXPANSIVO
 Rolando Waldo Gomez Poma | LOS ANDES 1NOV15
Ataviado de historias verbales, crónicas de hispanos y criollos, donde todos llegan a un mismo resultado, que nunca hubo una fundación de “puñuy pampa”, sino que fue una traslación producto de los infaustos sucesos acaecidos en San Luis de Alba, hoy territorio abandonado y sin el menor cuidado por parte del Estado ni el interés de la municipalidad, de lugar de descanso obligado de antaño a la ciudad de hoy, existe un cambio sustancial; ese cambio genera necesidades y obligaciones que el Estado tiene que imponer, un sistema de gobernabilidad, pero actualmente la ciudad de Puno parece estar aletargada porque no existe una obra de trascendencia, por lo que nos estamos quedando subsumidos en bardos intereses, latrocinios descomunales y fraudes en la ejecución de obras nimias.
Según la historia, Puno celebra un aniversario más de su traslación, con motivo de que un cuatro de noviembre se ofició una ceremonia eucarística por ser el día de San Carlos Borromeo, ya los hispanos hicieron los planos de ubicación de las casonas y de la iglesia, siendo así que desde esa fecha se entroniza como fecha fundacional de Puno el cuatro de noviembre, porque nunca hubo tal fundación; si la instalación o traslación fue verdad o no, lo cierto es que Puno como ciudad hoy trasunta en el tiempo como una ciudad pujante y expansiva, aunque el crecimiento urbano es deficiente en infraestructura y saneamiento, aunque los cerros cada vez más sean lugares necesarios para construir y habitar, aunque con cinismo y anomia de las autoridades la invasión a orillas del Titicaca sea una realidad y que inconscientes de la realidad lo único que busquemos es la satisfacción de nuestras necesidades y no la conservación de nuestro medio ambiente.
La población creciente genera una serie de necesidades en los pobladores de la ciudad de Puno, uno de los principales problemas es la satisfacción del líquido elemento, el agua potable por lo pronto es insuficiente, la dotación en la mayoría de los domicilios no excede las cuatro horas y sin la presión debida, los más perjudicados por la osadía de invadir las laderas de los cerros son precisamente éstos vecinos que en pleno siglo XXI continúan jalando baldes con agua de largas distancias, las poblaciones subsisten en la extrema pobreza, porque además no tienen acceso seguro a sus viviendas. Éste problema se debe a que la municipalidad provincial de Puno mediante la unidad de Catastro Urbano no proyecta el crecimiento habitacional, de ahí que se invaden tierras y generan necesidades que la autoridad no puede satisfacerlos adecuadamente.
El principal problema de la ciudad lacustre es la contaminación generada por las aguas servidas que la empresa para municipal Emsa Puno evacúa a la colapsada “laguna de oxidación” por lo que la contaminación es directa a la bahía puneña y solamente en la zona del cerro Espinar la sedimentación no baja de los 30 centímetros, entendiendo que la sedimentación fecal es abrumador y el sector adyacente a la laguna de oxidación es nocivo para la salud humana, lo que empeora cuando en el altiplano se producen las insoportables insolaciones, el olor que emana de esa zona no se puede respirar, siendo los principales perjudicados las familias que viven por ese sector de Puno, porque se ven obligados a tragar sus alimentos con esos olores nauseabundos, sin que autoridad alguna pueda velar por los intereses de salubridad éstos vecinos.
Cabe recordar que existe el convenio de ejecución de estudios de factibilidad para construir un moderno sistema de tratamiento de aguas servidas, pero por informaciones de terceros no tendría el avance esperado. Pero de todas maneras serviría para combatir de manera frontal contra la contaminación de la ribera lacustre, aunque urge la reglamentación y control efectivo del municipio (saneamiento ambiental) entendiendo que vecinos inescrupulosos con la finalidad de ganar terreno para fines crematísticos echan relleno a la zona lacustre e invaden propiedad estatal, otros que habitan en zonas adyacentes de las torrenteras sin el menor criterio de conservación del medio ambiente, instalan cañerías de desagüe en las zonas fluviales, con lo que se evacúa los desechos humanos directamente al espejo de agua y finalmente todos los nosocomios y la propia universidad no tienen zonas especializadas de tratamiento de aguas negras, porque el tratamiento de las aguas que producen estas entidades tienen que seguir las normas técnicas especializadas, caso contrario el peligro para la salubridad pública es inminente.
Entonces, Puno requiere el culminación del malecón Ecoturístico, solo así se podría evitar la invasión de terreno a manos de inescrupulosos y la acción coercitiva del Municipio Provincial de Puno debería imponerse, solo así se implantará el respeto a la autoridad, sea éste del color que sea, lo que los puneños debemos cuidar sin medir las consecuencias es el medio ambiente, porque gracias a las orillas del Titicaca en ésta zona del altiplano existe vida, porque no queremos que Puno tenga que ser similar a un campamento minero de aquí a cien años, nuestro más preciado tesoro es el espejo de agua y es esa riqueza que debemos guardar para futuras generaciones.
En su nuevo aniversario, Puno también necesita de obras de gran envergadura, está bien el asfaltado de calles urbano marginales, porque ofrece calidad de vida al vecino de esas zonas, pero no solo es hacer este tipo de trabajo, el palacio municipal debe tener nueva infraestructura, pero fuera de Puno cuadrado, porque el centro de la ciudad es prácticamente intransitable e ingobernable, el reordenamiento vehicular es insostenible porque no hay principio de autoridad por parte de los efectivos policiales de tránsito y las principales calles de Puno si no son lugares de estacionamiento vehicular (en zonas restringidas) son puestos de venta de cualquier producto, discotecas en las narices de las autoridades y un desorden que producen las mismas tiendas (sacan sus carteles publicitarios a plena calle, ponen sus teléfonos monederos sin criterio técnico urbanístico, expenden sus mercaderías prácticamente en las veredas,…) es decir, nadie respeta nada y es tarea de un alcalde poner orden e implantar el principio de autoridad, somos conscientes de las exiguas fuentes de trabajo, pero esa necesidad no da derecho a perturbar el libre tránsito.

Solo hemos tocado dos aspectos de los retos y perspectivas que la ciudad de Puno (enmarcado dentro de un sistema de gobierno con todas las atribuciones que la Municipalidad Provincial de Puno tiene, en el marco constitucional y normas pertinentes y que su órgano de gobierno –alcaldía y regidores- deben propugnar el buen vivir de sus ciudadanos, más aún cuando Puno es depositario de una denominación universal como patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad con su evento religiosos en honor a la santa patrona Candelaria) debe cuidar para enfrentar el alud de visitantes nacionales e internacionales, Puno no debería contentarse con ser el tercer lugar de turismo receptivo a nivel nacional, tenemos ingentes potencialidades turísticas a explotar y eso nos lleva a concientizar que el lago es nuestra principal fuente de vida y atractivo turístico, luego vienen los atractivos culturales propios de la zona.

No hay comentarios: