lunes, 19 de diciembre de 2016

PARA LA HISTORIA CULTURAL DE PUNO

APAFIT
AGRUPACIÓN PUNO DE ARTE FOLKLORICO Y TEATRO
Escribe: Hernán Cornejo Roselló Dianderas
Tomado de “PUNO TRADICION PANDILLERA”, Organo del CAV LOS INTIMOS, Puno 1995 p. 13-14

A principios de mayo de 1961 el artista cusqueño Juan Bravo, que años después pinto los murales que exoneran la galería administrativa de la Universidad del Altiplano y el vestíbulo de la Biblioteca Universitaria, arribó a Puno para invitar a la Pandilla de la Lira Puno y al Centro Musical Theodoro Valcálcel, para que asista en agosto de ese año a la celebración del Quincuagésimo aniversario del descubrimiento de Machu Picchu por el explorador Hiram Binghman. La invitación fue aceptada por el entonces Presidente de la Lira Puno, el Dr. Carlos Cornejo Roselló Vizcardo y por el Presidente de la Theodoro Valcárcel, cargo que a la sazón ejercía el músico Néstor Molina Galindo.

La participación del elenco de danzas de la Lira Puno, ocasionó que el grupo musical de esa entidad dirigido por Pilar Díaz, manifestara su descontento por el relegamiento que planteaba que el elenco de danza fuera al Cusco con otro grupo musical.
Para evitar mayores suspicacias y disminuir los enfrentamientos, se decidió fundar las Agrupación Puno de Arte, Folklore y Teatro (APAFIT), que viajó al Cusco no solamente llevando Marinera y Pandilla, sino también Wifala de Asillo, Carnaval de Ichu, Kajelo y desfile de trajes. Esa decisión contribuyó de manera destacada a promover, fomentar y extender la práctica de la danza folklórica como no se hizo antes por ninguna otra agrupación o entidad, pese a que existieron grupos que en las décadas de los años 20, 30, 40, 50 y 60, difundieron las danza indígenas del departamento.
Hay que mencionar que en la década del 30 destacó el conjunto "Masias", que con un grupo de entusiastas colaboradores llegó a Lima, actuó y venció en un certámen de folklore. Esa es una historia que se conoce a medias y que ya es tiempo que se escriba.
En la década de los 50, el Centro de Arte Vernacular "Los Intimos", actuó con gran suceso en varias ciudades de Puno y en Arequipa. Llevó en esas ocasiones captaciones de danzas nativas, como Kullawa, Kallawaya, Llamerada y otras que consigna como acertadas novedades el escritor azangarino Lizandro Luna La Rosa, en un encomiástico y extenso artículo publicado en el Diario "Noticias" de Arequipa. En el relieva el sentido vernáculo de "Los Intimos" y elogia el rol de Armando Zea Arismendi, su conductor.
Quienes fundaron APAFIT, fueron Carlos Cornejo Roselló Vizcardo, Francisco Deza Galindo, José Luis Manrique Enriquez, Julio Garnica Rosado, Honorio Peñaranda Catacora, Angel Oda Ramírez, Gilberto Rosell Cabrera, Antonio Lazo, Hugo Aza Paredes, Adolfo Huirse Cayro, Willy Lazo y en damas, Herminia, Gilda y Emy Santander, YemiraNajar, Mery Pérez Vizcardo, Idelsa Mestas, Susana Salas de Manrique, Kita Salinas y Gema Lazo.
Desde esa época la APAFIT ha captado innumerables danzas, especialmente del lado norte del departamento, que es el verdadero emporio de la danza folklórica. Así tenemos que se captó los Pantominos, Los Tucumanos, Los Ukakos, Los Llameritos de Asillo, el Machu Tusoj, Carnaval de Capachica, Carnaval de Arapa, Pujllay de Santiago y Sicuris de Taquile, Choquelas, además de la recreación de la kullahua, kallawaya, Morenada, Sicuris y Llamerada.
La APAFIT viajó más de seis veces a la Capital de la República y mereció los elogios más encendidos de la crítica especializada de esa ciudad, José María Arguedas, Augusto Tamayo Vargas, Emilio Romero Padilla, Juan José Vega, Honorio Vásquez Mestas, Emilio Vásquez, César Miró, Josafat Roel Pineda y otros críticos más encomiaron el valor del arte folklórico del altiplano y propusieron que el Estado Peruano se interesara de manera más oportuna y permanente en la defensa, promoción y difusión del folklore de Puno, organizando una Escuela Nacional de
Folklore encargada de realizar investigación y difusión de ese, hasta el momento, desconocido bagaje cultural del país.
La Paz, Oruro, Potosí, en Bolivia y Arica e Iquique en Chile, apreciaron a la APAFIT que desde 1964 cambió su elenco
musical por el Conjunto Orquestal Puno, dirigido por el maestro Cástor Vera Solano, que al igual que Carlos Cornejo-Roselló Vizcardo en la danza, captó, orquestó y arregló toda la composición musical de las danzas que APAFIT práctica en un período que se aproxima a los 40 años.
Conviene aqui desarrollar una breve puntualización. El Centro Musical Theodoro Valcárcel fue fundado en 1955 y no tuvo hasta 1964 ninguna actividad de danza y de coreografía. La APAFIT fue fundada en 1961. Ambas conformaron la "Embajada Folklórica de Puno" y actuaron conjuntamente, uno en el acompañamiento musical del otro, en la creatividad y desfile coreográfico por el lapso de dos años (1961 -1962). En agosto de 1963 al desistir el Centro Musical Theodoro Valcárcel, cuya Presidencia la ejercía Don Ricardo García Núñez, de acompañar a APAFIT a la ciudad de Arequipa por una invitación del Club de Leones, esa institución buscó el apoyo del Conjunto Orquestal Puno, dirigido por Castor Vera Solano.
Al retorno de la gira cumplida en esa ciudad mistiana, un grupo de danzarines de APAFIT, propuso que el Centro Musical Theodoro Valcárcel acompañara nuevamente a APAFIT en sus tournees futuras. Se discutió esa eventualidad y la mayoría de socios decidieron continuar con el grupo musical de Don Castor Vera Solano.
Cinco varones de APAFIT y siete señoritas de esa institución se retiraron y el año siguiente, en 1964, formaron el Centro Musical y de Danzas Theodoro Valcárcel; añadiéndole el "y de Danzas" que es la sigla con la que hasta la actualidad es conocida. Los ex-socios de APAFIT que se retiraron y se trasladaron al grupo de Theodoro Valcárcel, fueron Honorio Peñaranda Catacora, Julio Garnica Rosado, Hugo Aza Paredes, Antonio Lazo y Willy Lazo; las señoritas fueron la hermanas Santander, Yemira Nájar, Kita Salinas, entre otras.
Símbolo y destacado Pandillero de la APAFIT Dr. Carlos Cornejo Roselló con su Srta. hija
María Luisa Cornejo Roselló Dianderas, Reina del Carnaval 1966.
Arequipa, Cusco, Tacna, Moquegua, lea y casi todas las capitales provinciales del Departamento de Puno han conocido y valorado el trabajo realizado por esa institución.
En 1961, Virgilio Palacios Ortega. Ingeniero y músico fue el primero que insinuó que se uniformizará el paso de la Pandilla Puneña, Habiéndose convertido esta danza con el transcurso del tiempo en la danza insignia y más representativa de ese elenco. Todas las demás captaciones fueron realizadas, previo estudio en sus lugares de origen, valorando la idiosincrasia de los pobladores, espigando en los orígenes de la vestimenta, que permitió, por ejemplo, recuperar el traje antiguo y ya extinguido de la danza Kashua de Capachica que se hiciera un adecuado trabajo de reconstrucción de los valores técnicos de varios pueblos altiplánicos.

Este trabajo demandó un esfuerzo especial de su presidente y contó con el auxilio de personas motivadas y capaces de entregar esfuerzo y sacrificio en aras de contribuir a la construcción de una propuesta de identidad Cultural para el altiplano. En toda su existencia la APAFIT contribuyó a que en el País se comprenda mejor las peculiaridades y particularidades artístico culturales de Puno. Ese es un mérito que le tiene reservado un espacio en la historia de la construcción de ideas culturales para esta parte del País.

No hay comentarios: