viernes, 1 de abril de 2016

POETA PUNEÑO SOBRE CANDIDAZO KUCZINSKI

PERRA VIDA.
INSULTO DE UN NACIONALIZADO  
José Luis Ayala
 ¿Qué significa en stricto sensu el término “Perra vida”? Es un agravio grave, imperdonable. Es deshonrar públicamente a una mujer inteligente que representa a la izquierda en el proceso electoral. Constituye una injuria, un dicterio que califica a quien trató de hacer escarnio de Verónika Mendoza, solo por el hecho de pensar de distinta manera a Pedro Pablo Kuczinski. Es también un vituperio, un denuesto e innecesario ultraje, todo porque Verónika Mendoza, fue la primera candidata presidencial, en proponer la necesidad de revisar los contratos del gas de Camisea, en los que intervino P.P. Kuczinski de manera negativa y letal.
No solo es una afrenta personal, un dicterio político, una invectiva y expresión de machismo conservador de la derecha ultra montana, sino también la desesperación frente al avance de Verónika Mendoza en la intención de voto. El hecho de ultrajar a una mujer que de la nada hizo un movimiento político y propone, un distinto modelo social, político y económico, es también una muestra del nerviosismo de PPK. Ultrajar, ofender, vilipendiar y deshonrar, es también la demostración de carencia de un lenguaje cultivado para emitir ideas con propiedad semántica.           
La vida de Verónika Mendoza no tiene nada de ese animal tan fiel a los seres humanos. Su biografía es la de una mujer peruana provinciana, mestiza, quechua hablante y culturalmente educada en París. Se trata de una persona que decidió formarse ideológicamente por su cuenta, hasta llegar donde ahora está. No es el caso de Alfredo Barnechea, intelectual y periodista que desde hace muchos años soñó con ser candidato a la presidencia. Ha transitado por varias opciones de la derecha y quienes lo conocen de cerca, saben que no será presidente del Perú, pero como él mismo dice, se habrá marketeado para futuras consultorías al servicio de empresas transnacionales.    
Decir que Verónika Mendoza es: una media roja que dice saber hacer las cosas y nunca ha hecho nada en su perra vida, es aseverar sibilinamente que no solo llevó una vida de perro, sino que además, lo que dice no es verdad. En otras palabras, la intención de PPK., es descalificar a quien puso en agenda electoral el gas de Camisea. Ese hecho no le perdona P.P.K., porque así empezó a deteriorarse su prestigio de lobista inteligente. Ser lobista no tiene nada de malo y tampoco es un oficio denigrante, lo negativo es que P.P.K., nunca defendió los intereses del Perú.
 Quien lea los Planes de Gobierno del Frente Amplio y Peruanos Por el Kambio, (¿de qué?) se dará cuenta que Verónika Mendoza ha logrado conformar un equipo de trabajo y, es la alternativa para el necesario cambio del modelo neoliberal, pues ha fracasado estruendosamente. El Plan de gobierno de P.P.K., parece haber sido redactado por algunos tránsfugas que ahora le lamen el cúbito central, pero es más de lo mismo. La orfandad de conocimientos respecto al Perú esencial, demuestra que fue fabricado  como sea, sabiendo que nadie leerá y lo importante para ellos, es llegar al Congreso y después ver a qué agrupación se arrimarán: Sheput, Bruce, etc., etc.
 La primera vez que se usó la palabra perro como insulto, agresión y agravio en el Perú, fue cuando Hernando de Soto, después de haber llegado al campamento donde estaba el inca Atahualpa, dispuso que Martinillo le dijera al inca que saliera. Atahualpa no salió porque esa no era la costumbre de un soberano inca. Hasta que después  llegó Hernando Pizarro y preguntó qué pasaba. Le dijeron que Atahualpa estaba detrás de unas cortinas y desde allí veía lo que sucedía afuera. Hernando Pizarro sin desmontar su caballo le ordenó a Martinillo: “Decidle al perro que salga”.
Años después un policía también trató de perro a Marco Arana en la plaza de Cajamarca. ¿Qué tendrán que hacer los perros con los intereses de lobistas y transnacionales?
 Verónika Mendoza, encarna la necesidad de refundar el Perú, lograr que una Asamblea Constituyente promulgue una nueva Constitución Política. Esa sola idea ha movilizado a miles de electores que están hartos de una realidad asfixiante, donde la pobreza y la delincuencia han crecido en la misma proporción que las transnacionales han acumulado capital. P.P. Kuczinski, significa una propuesta ideológica que ha fracasado. Sin embargo, debido a una evidente falta de cultura política y reflexión crítica, muchos jóvenes han sido subyugados por la falsa imagen de un comerciante de alto vuelo de las riquezas del Perú.
Pero decir que P.P.K., no tiene ni una gota de sangre peruana igual que Keiko Fujimori, es una aberración jurídica, además denota falta de información respecto a la nacionalidad. La nacionalidad se obtiene ya sea por nacimiento o por naturalización en la mayoría de las naciones del mundo. Que los padres de Keiko Fujimori y P.P.K., no sean peruanos, no les resta en nada el derecho a participar en la vida política del Perú. En consecuencia, no hay más peruanos o menos peruanos. No son más peruanos quienes hablan quechua, aymara, jaqaru o un idioma de un pueblo de la Amazonía y menos peruanos, los hispanos criollos que balbucean el español.                     
Lo que no es ético es que P. P. Kuczinski , haya renunciado a la ciudadanía peruana para ser ciudadano norteamericano. Está en todo su derecho y no tiene nada de malo, nadie tiene por qué censurarlo. Lo que está mal es que se haya convertido repentinamente en ciudadano peruano, todo para tentar ser Presidente del Perú. Eso no ocurriría en ningún país del mundo. César Vallejo cuando en París atravesaba por una grave crisis económica, le ofrecieron la nacionalidad francesa, pero el Cholo, no aceptó, declarando ser peruano hasta el tuétano y moriría como peruano.      
A Kuczinski no le interesa servir al Perú. Frente a la crisis de partidos y líderes, “El gringo” aparece como mensajero impoluto para acabar con la inseguridad, dotar de agua, electricidad, “pan grande” y gas a los pobres. Nada más falso. Pero hay quienes le creen debido a una evidente falta de ignorancia política. Y un escritor, ¿puede decir por quién votará?, por supuesto. Monseñor Javier Del Río, arzobispo de Arequipa ha llamado al electorado para que no voten por Verónika Mendoza porque sería “pecado”. Pero yo pecador, agnóstico y poeta, votaré como muchos escritores del Perú por Verónika Mendoza.
Manan allinchu wiraqucha, misti Kuczinskicha. Janiwa walikiti, rinku wirajucha Kuczinski.
Y ahora, ¿cuánto tiempo tengo que esperar para que se me excomulguen? No sé, de todos modos estaré atento. 
 
 

1 comentario:

Carlos Mario dijo...

Buen articulo del Cholo poeta Pepe-Lucho. Felicitaciones, solo que aprovecha mal, aunque de forma marginal, haciendo escarnio de nuestra religion catolica, sabiendo muy bien que aqui tambien tenemos fundamentalistas extremos que muestran la peor cara de nuestros principios, que justamente el Cholo sabe, tuvieron sus epocas medioevales, que fueron superadas y ahora solo quedan rezagos. La mayoria de catolicos comprometidos, particularmente con la Teologia de la liberacion o seguidores del Ilustre sacerdote peruano Gustavo Gutierrez, dejamos sentados a los cavernarios y no necesitamos distinguirnos de los agnosticos para hacer de nuestros derechos ciudadanos, en este caso de electores, para votar por quien mas nos interese politicamente, por los intereses del pais y las anatemas de los conservadores nos parecen simplemente huecas, sin valor. Creo que el Cholo sabe que Marco Arana es uno de los principales aliados de Veronika, justo es su Vicepresidente y ex cura catolico, bastante bien comprometido, sin ser agnostico. Verdad? El escarnio que busca el Cholo contra nuestra Religion pueda que tenga otros fines, nada claros.