martes, 9 de febrero de 2016

¿SERÀ?

FACTIBILIAD PARA 10 PLANTAS DE TRATAMIENTO ESTARÁ LISTA EL 29 DEL FEBRERO
Empresa Graña y Montero se comprometió a modificar proyecto para no excluir a ninguna municipalidad
CORREO PUNO 06 de Febrero del 2016 
El año 2016 parece ser finalmente el momento en el que se empiece a concretar las anheladas plantas de tratamiento de aguas servidas en el anillo circunlacustre del Titicaca, según se pudo conocer tras la reunión de las autoridades puneñas, del Ministerio de Vivienda y Construcción y la empresa Graña y Montero.
La cita se desarrolló en varios momentos del pasado jueves, fue convocada por el Grupo Parlamentario Puno y participaron también el gobernador regional, Juan Luque Mamani, los alcaldes de Puno, Iván Flores; de San Román Oswaldo Marín, de Ayaviri Víctor Huallpa; de Huancané, Efraín Vilca; de Moho Uriel Condori, de Azángaro Isidro Solórzano; de Chucuito Juan Carlos Aquino; y de Lampa Clever Huaynacho.
Además, el ministro de Vivienda, Francisco Dumler, el viceministro de Saneamiento Juan del Carmen Haro, acompañados de los funcionarios José Salardi Rodríguez, director de Programa de Construcción; Néstor Supanta, director nacional de Saneamiento; y como representante de la empresa Grana y Montero, el señor Dither Loayza.
La ocasión sirvió para aclarar la información de que Graña y Montero solo incluiría la construcción de seis plantas de tratamiento y no 10 como se había anunciado por los gobernantes.
Al final de la cita del jueves, se acordó que el proyecto atenderá a las 10 municipalidades circunlacustres.
La empresa Graña y Montero, se comprometió a presentar el expediente de factibilidad el 29 de febrero de 2016, luego de que se cumplan algunos requisitos técnicos expedidos por Proinversión ante el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernamp). Después, Proinversión debe hacer público el cronograma de evaluación de la inversión pública.
Tras los informes, se confirmó que son seis las municipalidades que se encuentran expeditas para el inicio del proyecto, y estas son: Puno, San Román, Moho, El Collao-Ilave, Melgar, y Chucuito-Juli, según el informe de la empresa Graña y Montero.
Uno de los puntos que aún está trabajándose son las observaciones que se tienen sobre el proyecto respecto a la incorporación de Azángaro, Huancané y Lampa como zonas beneficiarias.
DETALLES A TRABAJAR. Según información de la oficina del congresista Rubén Condori Cusi, cuatro municipios tienen un proyecto de laguna de oxidación e incluso de plantas de tratamiento, en el caso de estos gobiernos locales, serán incorporados al proyecto integral de tratamiento para que la empresa privada haga la operación, mantenimiento y mejoramiento de dicho servicio, conforme se vayan culminando esos proyectos.
Para hacer realidad esta incorporación se deberá hacer una modificación de los estudios de Graña y Montero, la empresa debe de emitir una respuesta definitiva el lunes 8 de febrero y luego ultimar detalles para presentar la versión final el 29 de este mes.
El alcalde de Puno, Iván Flores Quispe, pidió que el proyecto integral de tratamiento tenga la celeridad correspondiente, para que una que pase por las entidades estatales, y haciendo cálculos, a finales de julio ya se otorgue una buena pro para ejecutar las obras.
 Por su lado, el gobernador Juan Luque solicitó al ministro de Vivienda y Construcción que se apoye a lo avanzado hasta el momento.
Es preciso mencionar, que el Gobierno central se hace cargo de este proyecto desde finales del año 2014, cuando las municipalidades firmaron un convenio en el que cedían la responsabilidad de diseñar los estudios para el tratamiento de las aguas servidas.
Antes de ello, los gobiernos locales quisieron hacer proyectos distintos, en el caso de Puno, el proyecto se arrastra por varias décadas a raíz del colapso de la laguna de oxidación ubicada en inmediaciones de la laguna El Espinar.
PROBLEMA. “El lago Titicaca es un ecosistema muy valioso porque constituye una gran reserva de agua que concentra una serie de formas de vida y en el caso particular de Perú sostiene a muchas familias”, afirmó el año pasado a Correo Eduardo Dios, secretario técnico de la Comisión Multisectorial para la Prevención y Recuperación Ambiental de la Cuenca del lago Titicaca y sus afluentes.
Y es que los pobladores de Puno utilizan el agua del lago para su consumo, la agricultura, captación de peces para alimento, entre otros.
De ahí que la contaminación que afecta a algunas zonas del lago y los ríos de Puno sean motivo de gran preocupación para las autoridades, pero en especial para la población, que convive con este problema.
CUENCA COATA. Dionisio Barreda Pelinco, presidente del Frente de Defensa del río Coata, describe: “cerca de la bocatoma de la cuenca del Coata no existe vida. Los desechos domésticos son la principal causa. Las aguas de este río no están aptas para regar, por lo que esperamos las lluvias de enero, febrero y marzo para el riego de nuestros cultivos”.
Así como en el río Coata, la contaminación en el Titicaca se concentra principalmente en la bahía interior de Puno y en la bahía de Yunguyo, siendo sus principales causas las aguas residuales, los residuos sólidos y la minería ilegal e informal, según la Autoridad Nacional del Agua (ANA), entidad que realiza estudios de calidad del agua del lago.
El ingeniero Juan Ocola Salazar, especialista en calidad del agua de la Dirección de Gestión de Calidad de Recursos Hídricos de la ANA, señala la pesca como una actividad económica perjudicada por este problema. “En la bahía interior de Puno la contaminación impacta directamente en la flora y fauna acuática del ecosistema, por esto la pesca se ha restringido y afecta la economía de la población”.
BOLIVIA. Pero no solo en el lado peruano radica el problema, la contaminación está presente en algunas zonas de la parte boliviana del lago Titicaca.
En este caso, los pobladores de la bahía de Cohana son los que sufren a diario por las aguas residuales.
 
 

No hay comentarios: