martes, 15 de diciembre de 2015

DESACELERACION EN LA REDUCCION DE LA POBREZA

Escribe: Rómulo Mucho | LOS ANDES 15DIC15

Mientras que la pobreza monetaria, sólo evalúa el nivel de gasto de las familias en determinado período de tiempo y lo compara con la línea de pobreza, la pobreza multidimensional en cambio, mide las carencias de la población en nueve componentes que se relacionan con la salud, la educación y las condiciones de vida. La pobreza multidimensional permite visibilizar geográficamente, las carencias que oculta la pobreza monetaria. El profesor Enrique Vásquez Huamán, de la Universidad del Pacífico, señala que, al no usar la pobreza multidimensional, como criterio para la focalización del gasto público, quedan sin apoyo millones de “pobres que no son visibles para el Estado”.
Esperemos que a partir de julio del 2016, la medición de la pobreza que realice el Estado peruano, sea la multidimensional. En cuanto a la actual medición de la pobreza (la monetaria), podemos apreciar que su disminución se está desacelerando. En el año 2014 la pobreza monetaria alcanzó a 22.7% de los peruanos. En el período 2004-2007 la disminución anual de la pobreza promedió era de 5.4 puntos porcentuales (pp); en el período 2007-2010, 3.8 pp; en el período 2010-2013, 2.3 pp; y en el 2014 apenas se redujo 1.2 pp.
El mejor remedio para luchar contra la pobreza multidimensional y monetaria, es generando oportunidades de trabajo, empleo digno y bien remunerado en la población. Para lograr esto, resulta fundamental el desarrollo de inversiones. Lamentablemente, el panorama no es muy alentador para el futuro gobierno, debido a factores exógenos o externos que no podemos manejarlo como: la desaceleración del crecimiento económico de la China, la caída de los precios internacionales de los commodities que exportamos, la reciente crisis del Brasil y los efectos del fenómeno de El Niño. Así como a factores endógenos o domésticos: Falta de confianza, corrupción generalizada, inseguridad ciudadana, paralización de la economía, déficit en nuestra balanza comercial, conflictos sociales, elevada tasa de informalidad, baja productividad, falta de prevención ante los efectos del fenómeno de El Niño, un ineficiente proceso de descentralización, entre otros.

Necesitamos un próximo gobierno con liderazgo, con capacidad, conocedor de los problemas del país y sus soluciones, que predique con el ejemplo y respecto a la pobreza, tienen que atacar transversal y multidimensionalmente el problema de la pobreza en el Perú. Tenemos también aspectos positivos como: estabilidad macroeconómica, integración y apertura al mundo, deuda pública manejable, 19% del PBI, buena calificación crediticia, Banco Central de Reserva independiente, energía suficiente a precios competitivos, buenas reservas internacionales y sobre todo proyectos rentables con fácil acceso al financiamiento nacional e internacional. Por otro lado, un empresariado peruano que toma cada vez mayor conciencia de su rol impulsor de la economía. Es un error atacar a la pobreza con sólo asistencialismo económico. El tema pasa por saber “hacer caja” o generar recursos, para brindar a la población: buen servicio de salud, educación de calidad y trabajo.

No hay comentarios: