lunes, 23 de noviembre de 2015

MÚSICOS Y COMPOSITORES PUNEÑOS

 SACARIAS PUNTACA FARFAN (1898- 1991)
Por Felix Paniagua Loza
Tomado de su libro: “COMPOSITORES Y MUSICOS PUNEÑOS”, Puno, 1990 p. 49 y ss.
El compositor autodidacta, autor de huayños ejecutados a nivel nacional e internacional. Sacarías Puntaca Farfán nació en la Capital de la provincia de Lampa departamento de Puno, el 15 de Marzo de 1898. Fue hijo de don Cecilio Puntaca Chávez y de doña Reymunda Farfán Torrez. Casó con la doña Jesús Irma La Torre Gilt, matrimonio que tuvo sus hijos: Nilda, Raymunda, Félix Adriel (profesor, músico radicado en Urubamba-Cusco), Alberto (topógrafo. Virtuoso en la ejecución de la guitarra, vive en Cajamarca).
Sacarías realizó sus estudios de primaria en su tierra natal, en la Escuela 871 y secundaria en el Colegio Nacional "San Carlos" de Puno. Fueron sus maestros, entre otros, el Dr. Fermín Arbulú y Don Rosendo Huirse. “Pero no vaya a pensar que allí aprendí música, en realidad quien despertó mi interés por el arte de las notas musicales fue don Wenceslao Rodríguez, mi profesor en educación primaria”, nos dijo alguna vez. “Fui compañero de estudios de Benjamín Camacho, autor de los huayños "Aguilita de los Andes", "Entre los Keñuales”  y otros temas populares.
Su hermano Francisco trabajaba como profesor en el distrito cordillerano de Paratía, Lampa y Sacarías lo visitaba frecuentemente. En sus viajes, conoció de cerca los caminos que serpentean esos yermos y alturas inhóspitas, de paisajes agrestes y avasalladores, donde impresiona la inmensidad del lugar; allí donde las cumbres de los cerros parecen estar al alcance de la mano pero se alejan más y más cuando se trata de vencer las distancias; donde el hombre mora en estas alturas en verdaderos nidos de cóndores; donde es fácil alcanzar el firmamento. Esa geografía templó su carácter y su fuerza musical.
En 1959, a la muerte de su hermano Francisco y al ver que los hijos de éste lloraban inconsolablemente la desaparición de su padre, Sacarías ante ese cuadro de dolor, orfandad y soledad que embargaba a sus sobrinos, compuso melodía y letras del celebrado huayño "Huajchapuquito". Hoy es el huayño-himno, emblemático de la provincia de Lampa.
El autor vivió orgulloso por su composición que en las olimpiadas de Berlín de 1936 fue ejecutado por una de las sinfónicas de Alemania, como la única pieza musical sudamericana.
Sacarías como instrumentista cordófono dominaba la guitarra, mandolina, bandurria y violín; pero fue un virtuoso en la ejecución de la mandolina.
En el campo de la educación Sacarías ejerció la docencia en el Colegio Nacional "Juan Bustamante” en la capital de la provincia de Lampa, lo cual le dio oportunidad de divulgar en forma voluntaria, la música vernácula, entre los jóvenes del Centro Artesanal de Lampa.
En 1935 formó el “Conjunto Juventud Lampeña" que posteriormente con la influencia del gran galeno Manuel Núñez Butrón, se transformó en "Conjunto Rijchari".
En 1958, funda el "Centro Musical Lampa" con los músicos Arturo Vizcarra, Benjamín Camacho, Rigoberto Enríquez Núñez, el cura José Luis Aguirre y otros instrumentistas lampeños: institución que cultivò el rico acervo folklórico de canciones de la música de ayarachis, pantominos, turcos y otras danzas nativas y las creaciones de Sacarías, de Arturo, Benjamín y otros, con las que en 1960 el "Centro Musical Lampa", triunfó conquistando el Primer Premio, en el Concurso Departamental de Estudiantinas, que se realizó con motivo de los festejos de Aniversario de la Fundación Española de la capital del departamento de Puno.
Las creaciones de Sacarías Puntaca Farfán son los hermosos huayños: "Huajchapuquito", "Cholito Sobrado", "Muyu Pollerita", "Mis Deseos", "Hay que reir", inspiración de un profundo sentimiento y "Chacachaquita", inspirado en la deslealtad de una moza; el vals "Lampa" en homenaje a su tierra natal; y otros que se difunden en el ámbito puneño, nacional e internacional. Sus canciones están dedicadas al amor, la mujer, el campo y por momentos enamora prometiendo felicidad y a ratos es burlón, juguetón; pero no le es ajeno al tema filosófico el de la meditación en los problemas cotidianos. Su música es de las más originales y hermosas.
El pueblo de Puno y las instituciones tutelares del departamento de Puno, tales como la Universidad Nacional del Altiplano, VII Región de Educación, el Instituto Nacional de Cultura Filial Puno, Instituto Americano de Arte y el Honorable Concejo Provincial de Puno, en ceremonia singular realizada el 2 de diciembre de 1978, en el Teatro Municipal de la “rica ciudad de plata” tributaron a Don Sacarías Puntaca Farfán, junto a otros valores de compositores y músicos de Puno, justo homenaje en vida.
En 1986, la Asociación Nacional de Periodistas de Juliaca le entregó un plato recordatorio y Diploma de Honor, a este lampeño cultor y compositor de la música puneña, en mérito a sus canciones.
En 1987, el Directorio y alumnado del Colegio Nacional Juan Bustamante de Lampa, en gratitud de haber legado el Himno al Colegio, con música y letras de su creación, le rindió justo homenaje, entregándole un busto del compositor y un pergamino.
Ese mismo año, los residentes lampeños en la Ciudad de Arequipa, merituando el valor musical de don Sacarías Puntaca Farfán le entregaron un pergamino en ceremonia especial; y, la Promoción del Instituto Superior Pedagógico de Educación Física de Lampa llevó su nombre, en gratitud y reconocimiento del Himno al Instituto (música y letras).
El 24 de noviembre de 1989, con motivo de la ceremonia inaugural del lujoso y soberbio Teatro Municipal de Juliaca, Sacarías Puntaca Farfán, junto a los músicos Faustino Rodriguez León (Ayaviri) y Washington Muñoz Durand (Juliaca), fue objeto de notable homenaje en el que se reconoció su espléndida virtud de músico y compositor, asì como su activa difusión de la música puneña. El Honorable Concejo Municipal de San Román presidido por su alcalde don Arturo Bernal Salas, condecoró a Puntaca en señal de reconocimiento y gratitud eterna.

El músico y compositor lampeño que legó a Puno sus hermosas creaciones, dejó de existir en Juliaca el 4 de febrero de 1991.

No hay comentarios: