miércoles, 28 de octubre de 2015

JULIACA EN LA HISTORIA SEGUN RENÉ CALSIN:

LA REBELDÍA JULIAQUEÑA
René Calsín Anco | LOS ANDES - 24 oct 2015
Hoy que rememora la efeméride de significativo valor sobre la rebeldía juliaqueña, nos referimos al cincuentenario de los luctuosos sucesos de noviembre de 1965, nos permitimos dar cuenta de un sustento histórico de la indocilidad calcetera.
LA REBELDÍA.- Juliaca es un pueblo indómito por antonomasia. Así lo demuestra el afloramiento intermitente de la rebeldía innata de sus pobladores, en diversos períodos. Casos ilustrativos de ese accionar insubordinable, son los que a continuación se desglosan.
LA RESISTENCIA PUQUINA.- El período más convulso que registra la región Puno, es el del Intermedio Tardío, cuando se establecieron los reinos aymaras, tras una incursión militar y venciendo a los puquinas. Si bien es cierto que los aymaras se enseñorearon en el área puneña actual, desplazando a los puquinas hacia zonas actuales de Arequipa y Bolivia; sin embargo, un significativo porcentaje de los puquinas de Juliaca resistieron con denuedo y valentía la arremetida aymara, logrando concentrarse y permanecer en las pampas calceteras, convirtiendo a estas en el último baluarte puquina. Ese reducto, en la colonia, quedó registrado como parcialidad o ayllu Puquina o Piquina y, después, como Pequen. Al puquina de Juliaca, por su resuelta y tenaz resistencia, se le motejó Ruqui (término aymara; una de sus acepciones es indomesticable). Los puquinas se involucraron con los aymaras y formaron parte de sus huestes.
LA QASHWA.- Una vez que hubo desavenencias entre los aymaras, los qollas (entre ellos los qollas de Juliaca) se enfrentaron a los qanas, kanchis y, sobre todo, a los lupaqas; después de lograr triunfos y sufrir algunas derrotas los qollas consiguieron cierta primacía y un vasto territorio. Se presume que uno de los señores de Hatuncolla, uno de los gobernantes del reino qolla, nos referimos a Ruquisapana, tendría linaje juliaqueño. En ese tiempo, se originó la danza guerrera de la Qawa, que después se llamaría Qashwa y finalmente Qashwa de San Sebastián.
QOLLAS E INKAS.- Cuando los inkas en su afán expansionista incursionaron territorio puneño, se suscitó una serie de prolongados y encarnizados enfrentamientos fundamentalmente entre qollas e inkas. Por referencias de los cronistas, se conoce que todas esas contiendas resultaron con victoria cusqueña, excepto dos de ellas, y de estas, una fue protagonizada en Huarmi Pukara (en jurisdicción actual del distrito de Juliaca) entre el ejército qolla dirigido por las mujeres cullacas (mujeres de Juliaca) y las fuerzas de los Hanan y Hurin Cusco.
LA BATALLA DE HUARMI PUKARA.- La victoria de las huestes juliaqueñas sobre los inkas, que ocurrió por el año de 1471, nos la hace conocer Juan de Santa Cruz Pachacuti, en su crónica Relación de antigüedades de este reino del Perú, de este modo: “sale del Cuzco un ejército muy poderoso... Comienzan a pelear en Huarmi pucara con las mujeres cullacas, en donde... fueron vencidos los quechuas del inca”. Este triunfo logrado en tierras juliaqueñas, ratifica la arraigada rebeldía calcetera y la actitud indoblegable de sus pobladores.
WAYNARROQUE.- Por ese tiempo, en los decenios de enfrentamiento entre qollas e inkas y en una contienda que aconteció por inmediaciones del actual cerro tutelar de Juliaca, se inmoló el juliaqueño y joven líder qolla Waynarroque, en honor a esa inmolación el cerro lleva actualmente su nombre. Igual actitud asumió otro líder qolla de esta jurisdicción, nos referimos a Puntaca.
EN LA COLONIA.- De las convulsiones sociales suscitadas en la colonia, en la circunscripción actual de la región Puno, resalta la rebelión de Laykakota, esta rebelión por algunos meses tuvo a Juliaca por escenario, puesto que los partidarios de los hermanos Salcedo establecieron su cuartel en tierra calcetera y, después se desplazaron hacia Laykakota para atacar a sus adversarios y retomar la posesión que siempre la tuvieron. Es más, en Juliaca, el accionar de los Salcedo viró hacia una rebelión, el de minar el dominio español.
EN LA EMANCIPACIÓN.- La población calcetera participó plenamente en los principales levantamientos del proceso de la independencia peruana, es decir, en la rebelión de 1737, en la revolución tupacamarista (1780-1782) y en la revolución de 1814. Lo más relevante es el papel cumplido por el ejército de Juan Cahuapasa, curaca de Juliaca, en la revolución que lideraron los Túpac Amaru.
EL CURACA JUAN CAHUAPASA.- El ejército de Juan Cahuapasa tuvo activa y decisiva participación en los meses iniciales de la revolución tupacamarista. Por esa intervención valerosa y leal a la causa patriota, el 13 de diciembre de 1780, el curaca juliaqueño Juan Cahuapasa resultó nombrado Justicia Mayor de Azángaro por José Gabriel Túpac Amaru, líder de la revolución.
EN LA REPÚBLICA.- Durante la vida republicana, afloró otra vez la rebeldía calcetera y en numerosas ocasiones.
Juliaca Market
Veamos sólo seis casos emblemáticos: la batalla de Juliaca (1842), la guerra civil de 1894-1895, el cuartel general de Rumi Maqui (1915), la sublevación militar de 1948, los sucesos de noviembre de 1965 y el paro del 2013; no obstante que en otros períodos convulsos tuvo destacada participación, caso de la guerra del Pacífico, en esos años Juliaca quedó convertida en centro de comunicaciones.
LA BATALLA DE JULIACA.- Esta contienda la protagonizaron las montoneras puneñas y el ejército boliviano invasor, en el río de Juliaca. Ese enfrentamiento ocurrido en abril de 1842, con victoria de las armas nacionales, fue determinante para la expulsión de las fuerzas invasoras que se enseñorearon en el departamento de Puno, después de su victoria en Ingavi.
LA GUERRA CIVIL.- En los años de la guerra civil de 1894 y 1895, entre caceristas y pierolistas, el cuartel de los primeros se estableció en tierra calcetera. Además, de los dos enfrentamientos importantes que se registraron en el departamento de Puno, uno de ellos aconteció en Cabanillas, el 5 de marzo de 1895.
EL CUARTEL DE RUMI MAQUI.- En 1915 Teodomiro Gutiérrez Cuevas instauró en Juliaca su cuartel general, para la concreción de rebeliones campesinas e instaurar una nueva sociedad. Gutiérrez en Juliaca se proclamó “Rumi Maqui, General y Supremo Director de los pueblos y ejército indígenas del Estado Federal Tawantinsuyano”.
LA SUBLEVACIÓN MILITAR DE 1948.- El 4 de julio de 1948, aconteció una sublevación militar en el Cuartel de Juliaca, dirigida por el Comandante Alfonso Llosa Gonzales Pavón. Este levantamiento militar, que contó con la adherencia de los cuarteles de Huancané y Puno, fue un serio intento de golpe de estado.
LOS SUCESOS DE 1965.- En los luctuosos sucesos de hace cincuenta años, de noviembre de 1965, nuevamente se puso de manifiesto la rebeldía innata de la población calcetera. En los 11 días de lucha, se ha demostrado valentía, unidad de la población y la utilización de singulares medidas, como la marcha del silencio. Esta lucha en contra del centralismo y de la postergación de Juliaca, logró connotación nacional e internacional.
EL PARO DEL 2013.- El último acontecimiento significativo ocurrido en Juliaca, es el paro de la población juliaqueña de hace dos años, en contra de la autoridad municipal. Se programaron tres jornadas de lucha, pero se llevaron cuatro. Fue contundente y se movilizaron decenas de miles de pobladores asentados en Juliaca.
Los episodios descritos muestran fehacientemente el espíritu rebelde, innovador e indoblegable de los pobladores que viven en Juliaca, quienes luchan en defensa del territorio nacional y en aras de un mejor porvenir para una población emprendedora.

No hay comentarios: