viernes, 1 de mayo de 2015

POLITICA NACIONAL. PNP Y SOUTHERN

LECTURAS INTERESANTES Nº 656
LIMA PERU            30 ABRIL 2015

FILOSOFÍA TRIPLE EQUIS
Gustavo Gorriti
Director de IDL Reporteros
El Perú es una nación de paradojas sugerentes. Sufrimos, por ejemplo, una insurrección china que terminó enfrentada a un presidente japonés. Pero la nación no terminó convertida en Manchuria, sino logró internar ambos extremos de la paradoja en el sistema penitenciario nacional; cuyo jefe durante los últimos años fue un teólogo a quien la combinación de saber celestial y oficio canero convirtió hace poco en ministro del Interior.
La ventaja mundana de un teólogo es haber entrenado con rigor la mente para entender lo inefable. Eso prepara para comprender asuntos complejos con menor esfuerzo; mientras el saber carcelario permite captar astucias, eludir emboscadas y entender cómo se administra el poder en su forma más básica y cruda. Históricamente, la combinación de ambas cosas ha sido por lo general muy peligrosa. Nada impide, sin embargo, un desarrollo virtuoso de esos saberes en tanto existan buenos principios y coraje. Si los hay o no, lo veremos pronto.
Me puse a pensar en eso cuando vi las fotos y el vídeo del burdo intento de un efectivo de la Dinoes por sembrar un filudo “miguelito” al manifestante Antonio Coasaca durante las protestas contra el proyecto “Tía María”, en Islay.
El policía de la Dinoes, con el rostro mal cubierto, pero cubierto al fin, lleva una extraña identificación en el lugar del uniforme donde debería figurar su apellido. El bordado dice: “Filosofe XXX”; es decir, una filosofía triple equis, que imagino se alucina la porno dura de la Ética. En los hechos, ni siquiera llegó a porno. Fue un truco burdo y estúpido pero revelador.
Lo que sucede, como se ha dado en muchas otras protestas y conflictos entre el campo y la mina, es que la Dinoes no actúa con los básicos criterios de imparcialidad de la fuerza pública –el brazo del Estado que impone la ley con equidad y restaura el orden sin otra lealtad que no sea hacia el Estado–. Todos los órganos del Estado, pero especialmente los que ejercen el monopolio de la fuerza, tienen el deber de la imparcialidad hacia los ciudadanos y ello debe orientar su acción. Pero eso, en el caso de los conflictos campo-mina, no sucede con la Dinoes.
"El bordado dice: “Filosofe XXX”; una filosofía triple equis, que imagino se alucina la porno dura de la Ética".
Porque esta, tanto la Dirección como sus efectivos, trabajan buena parte de su tiempo como seguridad privada de las minas, ganan dinero por eso, el policía y sus jefes, y en muchos casos terminan dependiendo de él. De manera que cuando son movilizados frente a conflictos como el de Tía María, actúan como una inestable combinación de agentes del Estado y fuerza de choque de las mineras. Porque son las dos cosas a la vez.
Casi todo el territorio de la provincia de Islay concesionado a la minería. Y la Southern tiene la mayor parte
En el caso específico de Tía María, por ejemplo, la periodista Jacqueline Fowks investigó y encontró en 2010, cuando trabajaba en IDL-Reporteros, que existía un convenio de “prestación de servicios extraordinarios complementarios a la función policial entre la Southern Peru Copper Corporation Proyecto Tía María y la PNP XI Dirtepol (Región Arequipa)”. Se lo clasificó como “servicio individualizado” cuyo objeto era la “protección, vigilancia y seguridad” del proyecto.
Eso era pagado, tanto al policía como a la institución. De acuerdo con el convenio, según el reporte de Fowks, el 20% del monto pagado a oficiales y suboficiales se depositaba, como recursos directamente recaudados, a una cuenta corriente de la PNP en el Banco de la Nación.
¿Entienden ahora al filósofo triple equis? De sus tres equis, por lo menos una pertenece a su empleador particular y ahí actúa en gran medida como vigilante de la mina con las ventajas de llevar el uniforme y la autoridad del Estado.
¿Es eso culpa suya? En realidad, no. Será tonto, será burdo, pero es parte de un sistema organizado y sancionado por su institución, que lucra de ello, y que es permitido en forma más o menos vergonzante por el Estado en su conjunto.
El general Flores Goicochea, que se proclamó indignado por la fechoría del PNP triple equis, ¿ignora acaso la vigencia y los efectos de ese sistema perverso? ¿No se beneficia con dicho sistema?
¿Queremos ley, progreso y una lucha eficaz contra el crimen? Empecemos por ser un Estado serio. Un Estado serio no tiene a la Dirección de Operaciones Especiales de su Policía trabajando como huachimanes de las minas, para luego reprimir a los que se oponen a ellas.
No se necesita un saber teologal para entender que es indispensable terminar con eso. ¿El Perú no puede, acaso, pagar a su propia Policía sin tener que subarrendarla? Claro que puede. Y mucho más que eso. Pero se necesita decisión y coraje para ordenar lo necesario.
Para enfrentar el crimen, la violencia y, de otro lado, el conflicto social, hay métodos y estrategias que, si se aplican bien, funcionarán exitosamente. Pero primero es indispensable desarrollar una fuerza eficaz, honesta, imparcial y creíble. El ministro lo sabe, el Presidente también. Pero eso, hasta ahora, ha servido de muy poco.

CARLIN, siempre tan preciso



__________________________

No hay comentarios: