domingo, 22 de marzo de 2015

EL CAFE TUNKI Y EL KANKACHO AYAVIREÑO

CAFÉ Y KANKACHO DE MARCA
Liubomir Fernández
LA REPUBLICA SUR Domingo, 22MAR15
Con patente. Wilson Sucaticona y Julia Luna tienen su sello personal inscrito en Indecopi, una extravagancia en Puno donde reina la informalidad. El primero ofrece un café de aroma mundial y Julia ese platillo de carne asada que se derrite en la boca.
En una región donde reina la informalidad, dos microempresarios nadan contracorriente. Han registrado sus productos como marca ante la Dirección de Signos Distintivos del Indecopi para competir en el mercado. Wilson Sucaticona produce el mejor café orgánico del mundo y Julia Luna Aguilar cocina un exquisito kankacho, asado de cordero con una guarnición de papas y chuño.
¿Cómo se distingue el café de Sucaticona? Tiene un sello en los envases con una foto suya en  plena cosecha y en la parte inferior se lee “Wilson Sucaticona”, cuyo reconocimiento como cafetalero es mundial. En 2010 se catapultó como el productor número uno entre 300 competidores de otros países.
Sucaticona nació en el pueblo de Tunkimayo, provincia de Sandia. Desde niño, en medio del bosque, aprendió a cultivar las plantas de este grano. Era el único medio de subsistencia de la familia. De adulto continuó con el negocio, pero con algunos matices. Consiguió que su grano adquiera una fragancia cítrica y sabor a chocolate. ¿Cuál es el secreto para alcanzar esos aromas? La clave está en la calidad de la tierra, el tostado del grano, su lavado y secado a temperaturas ideales. No dice más para que no le roben la receta. 
EJEMPLOS DE FORMALIDAD. Sucaticona dice que la clave está en la tierra y tostado del café. La Reina del Kankacho, en plena faena, nunca revela los secretos de su aderezo.
ASADO  familiar
A Luna Aguilar la conocen como “Doña Julia” o “Reina del Kankacho”. Es natural de Ayaviri, capital de la provincia de Melgar. En su marca aparece una fotografía de ella con una pierna asada de cordero. En la parte interior se lee “Kankacho Ayavireño-El sitial de Doña Julia”.
En Ayaviri, a tres horas de Puno, compite con quince vendedores del mismo potaje. Pero Julia sirve un plato oloroso, cuya carne se deshace en la boca. El secreto está en el aderezo, cuyos ingredientes son un secreto familiar guardado bajo cuatro llaves. Solo se atreve a contar que siempre usa cerveza negra y el cordero sacrificado tiene que tener menos de un año. En Melgar, capital ganadera, no es difícil conseguir estos ejemplares novatos. El oficio lo aprendió por sus padres, de muy niña. Sus primeros clientes fueron los pasajeros que daban vueltas en la estación del tren de Ayaviri. Tiene treinta años en el negocio. Con los ingresos que obtenía educó a toda su familia.
El tener marca ayuda. A Wilson Sucaticona le permitió ser convocado a una feria mundial en Estados Unidos. Ya tiene las maletas listas. Igual Doña Julia forma parte de Mistura 2015 en Lima. Ahora tiene sucursales en Puno, Arequipa, Juliaca y Cusco.
Ambas son un ejemplo de que la formalidad también trae sus réditos.
ESTÁN EN JULIACA
Según el Indecopi, en 2011 en Puno se registraron 139 solicitudes para registrar sus marcas, en 2012 (143), 2013 (169) y 2014 (156). En este año la tendencia está en alza.
Se estima que en la región altiplánica alrededor de 1,280 empresas tienen su propio sello distintivo. La mayoría  operan en la ciudad calcetera, según la Cámara de Comercio y la Producción de Puno. Quienes aún no dieron este paso, se debe a la falta de tiempo y desconocimiento.
Sthefane Tinajeros, miembro de la unidad de Información y Orientación del Indecopi - Puno, sostuvo que la entidad de la cual es parte tiene programado realizar una serie de campañas para lograr el registro de un mayor número de marcas. Aunque asegura que a todas las personas que acuden a su sector se les brinda asesoramiento personalizado. Mencionó que sus asesorados más impetuosos fueron Wilson Sucaticona y Julia Luna.    

 CON MARCAS SE COMPITE
Ever Pilco. Jefe de Indecopi Puno
Las marcas forman parte de la propiedad industrial, que es un subtema dentro de la propiedad intelectual.  Son importantes porque permiten que determinado producto o servicio se diferencie de aquellos similares en el mercado. Por eso, quienes hacen uso indebido de una marca reciben una sanción. 
Una marca también es un medio de representación en el mercado, porque hace referencia a la calidad de un producto. Es por ello que un signo distintivo tiene la debida protección del Indecopi. Para eso se tiene que cumplir con todos los requisitos y procedimientos. Nosotros brindamos a los interesados asesoramiento.
Las marcas no solo permiten al empresario estar bien identificados en el mercado. Sino también es un activo a favor del propietario, porque puede ser incluido dentro de la contabilidad de la empresa, y servir de garantía en caso de financiamiento.
Una vez registrado una marca uno puede publicitar su producto. Eso facilita y permite la competencia en el mercado. La experiencia nos dice que todo aquel que tiene registrada su marca siempre tiene éxito porque el sinónimo de garantía y porque supone una promesa de calidad implícita para el cliente.

____________________

No hay comentarios: