lunes, 12 de enero de 2015

ACERCA DEL PATRIMONIO CULTURAL

Edmundo de la Vega Machicao

FRAGMENTO del artículo “SOBRE PATRIMONIO CULTURAL E IDENTIDAD: SAN LUIS DE ALBA COMO PRETEXTO” publicado en el libro PUNO. 11 MIRADAS EM LA SEGUNDA DECADA DEL SIGLO XXI. Ed. Munilibros. Municipalidad Provincial de Puno, junio 2014. pp 31 a 36
He mencionado que parte del problema es de orden conceptual y creo que uno de los conceptos que debemos revisar es el de patrimonio cultural.
Es muy común considerar como único referente del patrimonio cultural al conjunto de objetos físicos, muebles o inmuebles, cuyo valor testimonial radica en su antigüedad, monumentalidad y/o calidad artística. Es así que resulta innegable reconocer a Machu Picchu o Sillustani como expresión del patrimonio de la nación, pero existen dudas cuando se trata de una "simple" base de chullpa, unos fragmentos de cerámica, trozos de textiles o una "pinturita" en las rocas.
En las últimas décadas, este concepto de patrimonio cultural ha sido duramente cuestionado a tal punto que se han generado profundas modificaciones en dos aspectos fundamentales: el referente y el significado.
El referente se ha ampliado; antes solo se limitaba a los objetos físicos o materiales, ahora se han incorporado los bienes inmateriales o intangibles, es decir el patrimonio cultural incluye ahora la lengua, valores, costumbres, sistemas espirituales, música, danza, filosofía, cosmovisiones, conocimientos, y demás aspectos de las culturas vivas con lo que también se incorporan las manifestaciones actuales y no solo pasadas.
Pero más importante aún es el cambio del significado atribuido al referente. Antes el valor patrimonial residía en el objeto mismo, ya sea por su monumentalidad, antigüedad o belleza, es decir el valor del patrimonio era consustancial al objeto. Ahora el patrimonio tiene un valor testimonial atribuido por una colectividad y radica en los significados y funciones que tal comunidad le otorga como resultado de su particular proceso histórico, social y cultural.
Dicho de otro modo, el patrimonio cultural viene a ser el conjunto de elementos o entidades materiales e inmateriales que forman parte de la vida social de una colectividad, a los cuales se les atribuye una función, un significado y un valor en tanto constituyen el testimonio de un hecho y/o proceso histórico-cultural; el valor y significado atribuido es transmitido a través del tiempo, pero en cada momento histórico es resignificado en su contexto e interpretación, por lo que su calidad patrimonial se mantiene, modifica, transforma o abandona a través del tiempo.
Cuando una colectividad atribuye valor y significado patrimonial a una entidad física o inmaterial, es porque se siente identificada con tal entidad, porque la reconoce como testimonio de algo importante. Es decir, el patrimonio es expresión de una identidad y las identidades se construyen, permanecen, cambian y modifican en relación a procesos y contextos históricos particulares. Por tanto, en un país multicultural y plurilingüístico como el Perú, no existirá un solo referente patrimonial sino serán tantos como colectividades e identidades hayan.
A partir de este contexto, la política cultural peruana debe crear e impulsar mecanismos que reconozcan y empoderen a las diversas identidades que conviven en el Perú contemporáneo, a fin de que valoren, resguarden y difundan su patrimonio, no con la intensión de generar conflicto o favorecer la imposición y supremacía de una de ellas sino con el propósito de, a partir del reconocimiento de la diversidad, apostar por fin por la creación futura de una identidad nacional.
_____________________________
NOTA: Edmundo de la Vega Machicao es Antropólogo, docente de la Escuela Profesional de Antropología de la Universidad Nacional del Altiplano


No hay comentarios: