domingo, 28 de octubre de 2012

Notas para la historia del
PERIODISMO PUNEÑO

Tomado de PUNO ILUSTRADO Marzo 1919
Para honor de Puno, su periodismo jamás ha descendido a la forma pasquinesca, siempre se ha discutido tanto los problemas locales, como los del país y aún los personales, cuando ha llegado el caso, en forma que demuestra el es­píritu ponderado de sus directores. Sin embargo, el periodismo principista, recién apuntala, son las nuevas generacio­nes las que se empeñan en orientar el periodismo por este rumbo. Aminora­do, sino concluido para siempre, el ré­gimen del gamonalismo, los nuevos pe­riódicos marcan orientaciones muchas de ellas avanzadas tanto en el terreno po­lítico como en el literario.
A los periódicos "El Ciudadano" sub-decano de la prensa del Sur, "La Época", "La 2a. Época", "La Luz" "La Democracia", "El Eco de Puno", de cariz netamente informativo con ten­dencias conservadoras en el orden ge­neral de las ideas, reemplazan en estos últimos tiempos "El Siglo", "La Tea", "La Voz del Obrero", "El Collao", "Luz y Sombra", "Atalanta y "La Re­volución" que se editaba en Arequipa con tendencias radicales.
Seguramente es el periodismo que mejor interpreta la idiosincrasia de la mentalidad de Puno. La juventud puneña tiene ese distintivo sobre todas las demás de la república, comparable solo con la cuzqueña, la de llevar al periodismo la prosa viril y candente, el verso que in­terpreta la naturaleza serrana y canta los dolores y los anhelos de la raza. Tal vez si la forma no responda a las exi­gencias del clasicismo, pero en el fon­do no hay juventud cuyo pensamiento no sea más sólido y cuyas ideas no sean más fecundas que la serrana, entre las cuales está precisamente Puno.
El periodismo simplemente literario ha tenido sus épocas y sus representa­tivos, pero en muy pequeña escala. Es en estos últimos diez años cuando la juventud muestra tendencias al género literario sin desprenderse de su propó­sito fundamental cual es el lema de un marcado realismo, tanto en el verso como en la prosa. A los antiguos escri­tores ya conocidos en Puno, tenemos que agregar nombres de jóvenes, casi niños que se inician con fe en el campo del periodismo, ellos son: Arturo y Ale­jandro Peralta, Emilio Romero, Aure­lio Martínez, Emilio Armaza, José Solórzano Castilla, José Torres, Víctor Vi­llar, José M. Sierra, Juan Jiménez.
Al iniciar estas páginas tenemos for­zosamente que recordar a los que nos antecedieron en esta labor del periodis­mo cuya trascendencia es indiscutible en la formación del espíritu colectivo. Han de vivir en nuestro espíritu, los nombres de don Adrián Solórzano, Carlos Oquendo, Gustavo Manrique, Celso Briones, Antonio Cesar Ponce, y otros más.

 _____________

No hay comentarios: