lunes, 29 de octubre de 2012



HUANCANÉ Y SU LITERATURA
Por: Marco M. Vilca Jiménez
Huancané es una de las 13 provincias que conforman el Departamento de Puno y la más antiguas del Perú. Su pasado está marcado por hechos trascendentales que se hallan en la memoria colectiva de los pueblos andinos y que la literatura ha perennizado aunque algunos historiadores le resten importancia.
HARAVICUS Y HAHUARIKUS
Son los haravicus (poetas) y los hahuarikus (narradores) quienes se han encargado de trasmitir estos acontecimientos y la sociedad los tiene presente, como diría Jorge Flórez-Áybar desde “Guamán Poma de Ayala hasta José María Arguedas pasando por Narciso Aréstegui, Clorinda Matto de Turner, Abraham Valdelomar, Enrique López Albújar, Gamaliel Churata, Ernesto More, César Vallejo, Ciro Alegría, Efraín Miranda, etc”.
EL YATIRI, JOSÉ LUIS AYALA
En este contexto, existen destacados escritores que, dentro y fuera de Huancané, destacan el legado ancestral siendo partícipes de la reivindicación andina, tan venida a menos por el Estado y autoridades desde la llegada de los españoles y la instauración de la República.
El destacado escritor e investigador Jorge Flórez-Áybar (Puno, 1942) y otros, destacan la novela “Wancho Lima” (1989) del prolífico escritor José Luis Ayala (1942), donde toca el pasado aymara tanto histórico como mítico teniendo como escenario Huancané, su ciudad natal. Por sus características es considerado una cronivela (croni(ca)-(no)vela) donde testimonia un hecho horrendo, la masacre de mil campesinos aymaras.
Los abusos cometidos en contra del pueblo de Huancané es expresado en “Literatura y violencia en los andes” de Jorge Flórez-Áybar, a través del Manifiesto de don Juan Bustamante, apoderado general de los indios de esta provincia quien trata de denunciar “el luctuoso acontecimiento del 5 de noviembre último (1866) ocurrido en Huancané y deseaba publicar (…) todos los abusos, depredaciones, despotismo y pillaje” palabras que causaron su persecución  y sofocar de manera sangrienta la rebelión campesina; la batalla fue el 2 de enero de 1868, fueron derrotados los campesinos y cercenaron la cabeza de Juan Bustamante  de tres machetazos.
LA RAÍCES DE GLORIA MENDOZA
Gloria Mendoza Borda (1948), aunque vive muchos años en Arequipa, su poesía transparenta aquellas raíces de su ciudad natal difíciles de arrancar. Según Flórez-Áybar, ella pertenece a la generación de escritores del ’70, además formó parte de Grupo Cultural “Carlos Oquendo de Amat” junto con José Luis Ayala Olazával, Omar Aramayo Cordero, Serapio Salinas, Percy Zaga Bustinza y Gerardo García Rosales, quienes influyeron a las posteriores generaciones. Ha publicado varios libros de poesía con suma humildad y éxito demostrando seriedad y compromiso en cada letra, palabra y verso que escribe, además, desarrolla una apremiante labor de promoción cultural, prácticamente respira literatura. Feliciano Padilla Chalco (puneño-abanquino, 1944) ha escrito “Mercedes Bueno y Gloria Mendoza son dos grandes representantes de la poesía puneña escrita por mujeres. Y no solamente eso, Gloria Mendoza Borda es una de las exponentes más prestigiosas de la poesía puneña y sur-peruana actual”.
LOS TAMBORES DE JULIO ABELARDO LUZA GIRONZINI
En el 2010 conocí a Julio Abelardo Luza Gironzini (1945), hijo de don Heriberto Luza Bretel, destacado maestro quien hizo el himno a Huancané. Julio Abelardo vive en Arequipa más de 40 años pero esto no hizo que olvidase su terruño, de allí que haya publicado “Manos vacías”, “Tambores pluviales”, “P’ukuy, tierra íntima”,  “Elogio a la danza”, “Verdad y hablar”. Considerado una de las voces más complejas y vitales de los ’60 y ‘70; a través de un extenso y escarpado proceso creativo. Tiene aún algunos textos inéditos como el libro “Epifanía de una flor”.
LA ESCRITURA DE FIDEL MENDOZA
A Fidel Mendoza Paredes (1972) se le reconoce como uno de los escritores de fin del siglo a través de la publicación de sus textos literarios en diario y revistas, posteriormente aparece su libro “Impresa taciturna” (1992), “Antología del cinerario” (1993) y “Herejías” (1990), aludida por Feliciano Padilla Chalco, y la novela “Te esperaré en el cielo” (2005) atendida por Jorge Flórez-Áybar en “10 años de literatura puneña”.
En Arequipa lo hemos podido leer a través de la controvertida antología “Aquí no falta nadie” (2008) a cargo de Walter Bedregal (1965) publicada por los “Hijos de la lluvia”. En esta misma antología conocimos a Gabriel Apaza Mamani.
GABRIEL APAZA MAMANI, EL ÁRBOL
 “Existe un árbol que florece detrás del pensamiento” reza uno de los versos Gabriel Apaza (1969), haciendo uso de la personificación se establece un diálogo abierto con el ser humano. “Soy el árbol que te oye”, más adelante, “Soy quien respira tus palabras”; versos que nos acercan al poeta. Gabriel Apaza Mamani está a cargo de la edición y publicación de la revista cultural “Cuaquiercosario” y “Consejero del lobo”. En el 2001 publica “Aporía, la duda de la luciérnaga o sus heridas deshojadas”.
LEONCIO LUQUE, EL NARCISO
Aunque aún no he alcanzado a leer algo de Leoncio Luque (1964), actualmente reside en Lima. Se ha escrito que fue fundador de un movimiento poético Noble Katerba en los ‘90. Además, participó en el IV Encuentro Internacional de Poetas “Tras las huellas del poeta”, con Johnny Barbieri realizado en Chile, 2008. Ocupó el 2º puesto en el Premio "Horacio" 2009, en el área de Poesía. Tiene publicado los siguientes libros de poesía: “Por la identidad de las imágenes” (1996), “En las grietas de tu espalda” (2001), “Crónicas de Narciso”[] (2005), “Exilio Interior y otros poemas devastados” (2011).
FERNANDO CHUQUIPIUNTA, EL INQUIETO
Últimamente existe un joven poeta que se caracteriza por su brillante don de la declamación y producción poética, Fernando Chuquipiunta Machaca (1987). Actualmente estudia Literatura y publicó el poemario “La Pipa Sinfónica”, “La Crestomatía del Tío Arcaico y sus Textos Literarios”, “Brío del trovador”, está por publicar “Monólogo del aedo”. Ha realizado eventos literarios que nos mantiene presente los valores culturales de un pueblo que no ha dejado de sembrar, cultivar y cosechar intelectuales para orgullo del Perú.
En este brevísimo recuento de la literatura huancaneña, espero nos recuerde los valores y promesas literarias que son parte de la Literatura Peruana, aunque lejos de la capital, resulta necesario conocerlas; literatura que viene de allí, de un pueblo que alguna vez se proclamó Capital del Perú: Wancho Lima.
* * *
LA CULTURA Y EL ARTE LITERARIO EN LA PROVINCIA DE HUANCANÉ
Escribe: Julio Abelardo Luza Gironzini (*)
Estábamos acostumbrándonos a dejar pasar el tiempo sin que el quehacer cultural de nuestro pueblo tuviera un lugar de importancia en la vida; haciendo que lo cotidiano de “ganarse el pan” nos subyugara y que el espíritu no encuentre el oasis en el cual la inquietud humana que es el pensar no tenga un lugar que le permitiera navegar en las diferentes actividades del alma; sin embargo, desde hace ya algún tiempo, Huancané viene siendo testigo de un resurgimiento de actividades culturales, que otrora fueron una de sus grandes potencialidades que mostraba esa provincia aymara, gracias al empuje de su hijos y de huancaneños de corazón que no cejaban en promover, difundir e, inclusive, realizar función cultural y artística, de manera permanente.
Huancané siempre gozó de una especial consideración y de un lugar reconocido por el desarrollo de importantes actividades artístico-culturales, de las que tienen especial recordación las “veladas literario-musicales”  que consistían en la presentación de una obra teatral (drama o comedia) dentro de los cánones del teatro denominado clásico. Obras generalmente representadas en tres actos; antes o después de las que se realizaba la presentación de números de variedades como canciones, poesía y otras más ligeras como monólogos, etc.
No hubo aspecto artístico que dejara de tocarse. Se realizaban juegos florales que incluían concursos de poesía y cuento; así como presentaciones musicales y estudiantinas. Los años 50tas para adelante hasta cerca de los 70tas, las actividades artísticas y culturales en general tuvieron gran auge en Huancané, así como en todo el departamento. Las razones de estos hechos serán estudiadas en otra ocasión.
La tradición cultural de Huancané es conocida en todo el departamento, muchos paisanos rememoran al leer estas líneas la sana “competencia” con nuestros hermanos de Azángaro que después de librar fervorosos encuentros deportivos, se realizaban veladas literario-musicales, con mucha frecuencia, en visitas alternas.
Tampoco puede olvidarse la visita de poetas de otras regiones como, especialmente de Arequipa, a los poetas Manuel Gallegos Sanz, Guillermo Mercado y, mucho antes a Percy Gibson, así mismo la presencia del músico Benigno Ballón Farfán que, estuvo en esa tierra wala-wala en reiteradas ocasiones.
Así mismo dejó huella para la formación de las nuevas generaciones, la vena de Carlos Oquendo de Amat, Emilio Armaza, la presencia de Francisco Mostajo y la de Francisco Chuquiwanca Ayulo le otorgaron a nuestra tierra aymara toda una vena que luego fue seguida por las nuevas generaciones.
Por otro lado Huancané también se caracterizó por haber cultivado el periodismo, no se puede dejar de recordar los periódicos y revistas, entonces impresos en mimeógrafo, como “Antorcha” dirigido por don Gabino Vargas Flores y “Estampas de Huancané” dirigida por el Prof. Heriberto Luza Bretel, la revista “Cultura” también dirigida por Luza Bretel. El Periódico “WalaWala” codirigido por Heriberto Luza Bretel, Gabino Vargas y Miguel Pino.
De esa raigambre, han surgido nuevos proyectos como el realizado por Fernando Chuquipiunta Machaca quien ya tiene en su haber cuatro libros de poesía, publicados desde el año 2006 y, cuya actividad principalmente se ha orientado a la difusión, promoción y revaloración de esas voces, digamos de una segunda generación, como la conformada por José Luis Ayala Olazával, Gloria Mendoza Borda y el autor de estas líneas que con esfuerzo propio, salvo la realización de dos festivales del Libro Huancaneño, poco se ha hecho por seguir difundiendo a los valores del arte y cultura huancaneños.
Fernando Chuquipiunta con casi nula anuencia y apoyo del Gobierno Local, ha logrado reunir hasta en cinco ocasiones a lo más destacado del arte literario de Puno en Huancané; aunque no pudimos estar presentes en ninguna de ellas, por razones de salud, estuvimos al tanto de ellas y de la presencia de José Luis Ayala Olazával, Gloria Mendoza Borda y de otros como José Paniagua Núñez (Jóspani), Jovín Valdez Peñaranda, Boris Espezúa Salmón, Feliciano Padilla Chalco, Jorge Flores-Áybar, Leoncio Luque Ccota, Alfredo Herrera Flores, Bladimiro Centeno Herrera, Leoncio Mamani Coaquira, Walter Paz Quispe Santos, Simón Rodríguez Cruz, Fidel Mendoza Paredes, Gabriel Apaza Mamani, Eddy Oliver Sayritupa Flores, Arnaldo Ormachea Aliaga, Liliana Quinto Laguna, entre otros.
Fernando Chuquipiunta Machaca, aparte de esta labor de promoción y difusión del arte y cultura huancaneños, también viene presentando a poetas del departamento, lo que ha hecho que muchos jóvenes huancaneños empiecen a desarrollar actividad creativa en diversos campos, incluida la pintura, tal como lo hace otro de sus invitados Aurelio Medina Pacheco “Moshó” gran artista y mejor amigo de hace una treintena de años, desde aquel inolvidable Quaternario, gran proyecto de la plástica puneña de los años 80tas.
Las actividades que promueve Chuquipiunta Machaca son de variada tesitura, ya que no sólo presenta poetas, y escritores, sino pintores, músicos y danzantes diversos. Todo ello va enriqueciendo el bagaje artístico de nuestra región ya que si Huancané puede hacerlo, este reto pueden asumirlo también otras provincias en bien de la Cultura Aymara-Quechua.
Fernando Chuquipiunta Machaca ha realizado con gran éxito cinco Encuentros Regionales de Literatura y Poesía, los mismos que contaron con la presencia de distinguidos intelectuales  puneños, en todas las versiones de estos eventos destacó siempre la presencia de poetas reconocidos, así como la vena de nuevos escritores y poetas que vienen dando realce a las letras huancaneñas, hecho que debe ser sopesado por las autoridades locales y regionales.
La juventud de Chuquipiunta Machaca y su interés por la poesía y la creación en general lo impulsan a ir proyectando nuevas actividades así como la elaboración no sólo de nuevos libros de poesía de los que ya tiene varios títulos publicados sino su incursión en el ensayo, género en el que viene trabajando sobre la Poesía escrita en Huancané, una de las más importantes obras literarias y tal vez la más valiosa del siglo XXI.
De esta vena, de ese ímpetu del aymara que ha sabido asumir con creatividad el influjo de la cultura occidental y, a pesar de todos los avatares, no se rinde, sigue en pie de lucha, como en sus años aurorales. Sigue estando presente el aymara, sigue desarrollando todo el empuje que le ha brindado ese amor terrígeno de la Pachamama, toda la magnificencia de saberse heredero de una cultura que con sabiduría supo resistir el embate de las huestes quechuas y que, mucho antes, luchó y se amalgamó con los chiriguanos, recias tribus orientales que tuvieron que hacer las paces con los huancanis, dando origen a lo que hoy se llama la estirpe huanca-chiriguana.
Con estas líneas quiero, al mismo tiempo de encomiar la labor de Fernando Chuquipiunta Machaca por nuestra tierra huancaneña; agradecerle en nombre de esa misma tierra, el impulso que viene brindando a las nuevas generaciones por su amor a la tierra y al hombre huancaneños, como unidad cósmica de futuro promisorio.
 (*) Ex director regional del Instituto Nacional de Cultura de Puno.

___________________________

No hay comentarios: