domingo, 8 de septiembre de 2019

COMENTANDO EL ACONTECER POLITICO



Tomado de HILDEBRANDT EN SUS TRECE

El Comercio" pescó a Francisco Tudela en una mentira académica surgida de su vanidosa ignorancia. El canciller que se contoneaba con el baile del Chino había citado a un Aristóteles imaginario quien ha­bría dicho "que el hombre y la mujer son iguales, que sus diferencias biológicas no son diferencias de intelecto, inteligencia y razón". Panchito siempre se ha hecho el culto y el sofisticado, pero esta vez metió la pata hasta la ingle. Sucede que "El Comercio" consultó con Miguel Giusti, doctor en filosofía gradua­do en Alemania, y esto fue lo que el especialista dijo: "Para Aristóteles, las mujeres no son ciudadanas, eso está precisamente en su libro "La política". La igualdad entre hom­bres y mujeres no es una teoría griega y no es una teoría aristotéli­ca". ¡Puaf! ¡Cataplum! Pero hay más. Giusti citó al auténtico Aristóteles: "El macho es por naturaleza supe­rior y la hembra inferior; uno gobierna y la otra es gobernada; este principio de necesidad se extiende a toda la humanidad". ¡Zuácate! ¡Achachau!

***
La señora Flor Pablo es repitente en sus errores. Ahora viene a decir que está mal que los alumnos de colegios privados que deban dos pen­siones consecutivas o tres discontinuas puedan ser trasladados a otro centro educativo. Lo que Flor Pablo quiere es que se mantenga lo de hoy: la impunidad, la conchudez, la irresponsabilidad. ¿Cómo se mantie­ne un colegio privado? Con las pensiones. ¿A qué se compromete una familia que inscribe a un niño en un colegio privado? A pagar la pensión. Si no la paga, ¿no debería haber sanción? Sabemos de muchos padres sinvergüenzas que gastan platales en cerveza y quinceañeros y cele­braciones salvajes pero que se niegan a pagar la pensión escolar de sus hijos. ¿Hay que protegerlos, como dice Flor Pablo? ¿O es que Flor Pablo quiere que la educación privada, refugio del ascenso social, se parezca a la pública? Ya sabemos qué es eso: gratuidad a cambio de profesores de tercera, locales arruinados, cero en laboratorios, 03 en idiomas. Otra cosa es plantear, por ejemplo, que, en caso de que una familia entre en crisis por la muerte de quien es el sustento del hogar, el colegio deberá becar al alumno afectado por el tiempo que sea necesario.

***
Los autos se cuadruplicaron y el asfalto siguió siendo el mismo. Esa es la clave de nuestra des­gracia. La pesadilla del tránsito la hemos cons­truido todos, paso a paso, llanta a llanta. Chino Maldito le dio un gran envión al asunto permi­tiendo la importación de chatarra ponja que se convirtió en servicio público. Fue el terciario de las combis asesinas y la pezuña cósmica de sus choferes. Fue el Perú que el japonés Fujimori de­seaba: vagabundo, anárquico, cochino. Ahora viene Muñoz, que es el monumento al mal menor, y sale con lo de Pico y Placa. Hombre, eso lo hizo el gobierno militar de Velasco, pero lo hizo de verdad: había días enteros de prohibición y te caía la poli si te atre­vías al desacato. Eso de hacerlo en cuatro rutas y por unas horitas no va a arreglar nada sino que va a colapsar las calles adyacentes. Dicen los expertos que en Lima perdemos 90 horas mensuales en el transporte. ¿Saben qué es eso? Eso es 1,080 horas al año. O sea 45 días. ¡Pasamos 45 días del año evitando que un enfermito nos roce, que un cobrador diga algo asqueroso, que un chofer haga carreritas con su rival de tur­no! ¿Hay derecho?

***
El presidente Vizcarra ha caído 20 puntos porcen­tuales en el sur, que nunca fue amable con él. En el promedio general, según IPSOS, Vizcarra ha descendi­do 6 puntos y es la primera vez que su desaprobación (45%) supera a su aprobación (44%). Lo deTía María es un factor regional a considerar, pero el estancamiento de la economía podría ser otro. Ycontra lo que dicen algunos, la tregua mentirosa con el Congreso también explicaría la deflación presidencial. En efecto, Vizca­rra ha fingido que el Congreso está, más o menos, dedicado a la reforma política propuesta por su gobierno. Y el Congreso de Rosita Bartra ha simulado que trabaja en ello aceptando "las esencias" de la propuesta del Ejecutivo. Pero la gente se da cuenta de la farsa y sabe perfectamente que lo que saldrá del establo congresal será una caricatura del paquete de reformas planteado. El gobierno no parece tener rumbo, Rosita Bartra y sus secuaces sí que lo tienen. Destruir a Vizcarra es su meta.

***
Hay algo torcido en el ADN de nues­tro país. ¿Por qué amamos la ilegali­dad, la sacada de vuelta, la hipocresía, el doble estándar, la moral poliédrica, el cuento chino? ¿Por qué podemos ver un envase de chizitos arrojado desde la ventana de un Audi o desde la ventanilla de un microbús que pasa por Ventanilla? ¿Por qué se roba arriba y se roba abajo? ¿Por qué los chicos más inteligentes y dotados se quieren ir al extranjero? ¿Por qué nos sentimos tan cómodos con la venequidad que dispara para robar relojes Rolex? ¿Por qué vemos "El valor de la verdad"? ¿Por qué no nos podemos librar del fujimorismo, ese chancro? ¿Por qué tropezamos con la misma piedra des­de hace 198 años? No me jodan: hay algo torcido en el ADN del Perú.

***
Antes, en los ayeres idos para siempre, un editorial de "El Comercio" estaba impecablemente escrito. Hoy ha llegado la modernidad, o sea una cierta barbarie, esa que el sonámbulo Marco Martos celebra diciendo que el idioma no tiene normas y que no hay derecho a ser selectivo ni a criticar a quien revienta la gramática.  En el editorial del martes 3 de setiembre de este año  "El Comercio" escribe: "En buena cuenta, con el oficio enviado, el mandatario ha dejado claro que no tran­zará..." ¿Qué? ¿Tranzará en vez de transará? Sí. Son los tiempos de la baratura, los ahorros en correctores, los becarios sin sueldo, los editores que no leen, la anomia idiomática. ¡Que Martha Hildebrandt diga algo!

***
Es muy peligroso jugar con el macartismo. En esa materia, la directora de "Perú 21" tiene una amplia experiencia (recordemos, sólo por citar un ejemplo, el caso de la escritora Melissa Patino, acusada de terrorista en base a las más deleznables suposiciones). Pues bien, la señora Valenzuela acusa a quienes en el Valle de Tam­bo se oponen al proyecto Tía María de estar al servicio del "etnocacerismo y el Movadef, o sea, Sendero Luminoso en su versión política insta­lado en la zona bajo la mirada complaciente y cómplice de las autoridades locales...". Esta re­vista consultó la semana pasada con agentes de la DIRCOTE para saber si había algo de cierto en el asunto. La respuesta fue rotunda: "sería sobrestimar a Sendero y al antaurismo si les atri­buimos lo que está pasando en Islay". La gran minería y sus intereses conexos necesitan voce­ros menos burdos. Que sigan buscando.

No hay comentarios: