sábado, 30 de diciembre de 2017

HACIA UNA EFECTIVA POLÍTICA CULTURAL

CULTURA,
LA CENICIENTA PACIENTE.
Liliana Quinto Laguna
La CULTURA, en nuestro país y en Puno, es esa cenicienta que espera que algún príncipe "la salve" de su tedio y hábito cotidiano. Urge una verdadera política cultural, que hasta la fecha no se ha emprendido ni llevado a cabo en la  Región. Salvo trabajo constante, de esfuerzo, de entrega, de parte de promotores culturales, más por iniciativa personal, grupal. 
Las actividades culturales deberían contar con un presupuesto definido. Es absurdo observar que gestores y promotores, que organizan diversas presentaciones, en diferentes ramas del arte, llámese teatro, danza, música, escultura, poesía, pintura, fotografía, entre otras, todavía tengan que invertir muchas veces de su peculio, o realizar actividades para recaudar fondos y lograr su objetivo, loable, inmenso e importante, por ser de proyección y  el de no permitir que el arte en sus diferentes manifestaciones languidezca con indiferencia y sed de derechos.

Esto parte desde el nivel central a nivel regional, como si se tratara de un plan de aniquilamiento de nuestra tradición cultural y sus manifestaciones artísticas. Urge un proyecto que defienda un verdadero desarrollo de las artes a nivel regional. Y que no signifique "soñar", cuando se piense en "hacer escuela", motivar a niños desde la etapa inicial en artes, para garantizar que el inmenso Patrimonio Cultural esté preservado. No se deja de valorar la labor que hasta la fecha se ha realizado, pero se puede y tiene que ejecutar más.
Urge que instituciones y sus Gestores Culturales, que saben y entienden esta labor, comiencen a elaborar un gran proyecto cultural y que este se ponga en marcha, porque lo que se observa actualmente es que cada institución hace su actividad de manera individual, donde no siempre asiste el público que realmente valora ello, y  dicho esfuerzo lamentablemente se difumina, varias veces por falta de difusión, que es el  "talón de Aquiles", en esta y otras ramas. 

Urge una adecuada POLÍTICA CULTURAL, contextualizada, que tenga la capacidad de unir, de sumar esfuerzos, para realizar pocas, pero bien planificadas actividades, no por una semana sino durante todo el año. No por coyuntura, sino, con políticas definidas, estableciendo vínculos con instituciones públicas y privadas, universidades, municipios, empresas, con el ánimo de educar, promover, motivar a la creatividad. Sin gurúes, sin "argollas", democráticamente, pensando en entidades cuyos cargos sean estrictamente culturales y de proyección. Es un derecho de Puno, "Tierra natal de poetas y artistas".


No hay comentarios: