martes, 12 de enero de 2016

PUNO: UN DESTINO DE VISITA IMPRESCINDIBLE

Tomado de la revista RUMBOS
Por: Iván Reyna
Dicen que en Puno se ven los amaneceres más preciosos. Dicen que sus islas no tienen nada que envidiarle a las griegas. Dicen que Manco Cápac emergió del Titicaca para fundar el Cusco. Dicen que su turismo rural es excelente. Y dicen bien.
Puno es una de las regiones más diversas, hermosas y hospitalarias del Perú. Incluye majestuosos complejos arqueológicos, algunas de las iglesias más bellas del país, una inmensa gamas de festividades populares como  la Candelaria, y paisajes de ensueño en el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, y sus maravillosas islas.
La Media luna
Una buena manera de comenzar a intimar con la ciudad es conociendo su plaza de armas, donde destaca la catedral, construida en piedra en 1756, con espléndida una fachada de bellos relieves. Al interior posee espléndidos altares cubiertos con pan de oro. No deje de apreciar pintura de la escuela cusqueña y de contemplar al famoso “Cristo de la Bala”.
Se puede continuar trepando al pequeño cerro de Huajsapata, ubicado a solo cuatro cuadras de la plaza de armas, y que luce en su cima un enorme monumento a Manco Cápac: Este es el lugar ideal para apreciar a la ciudad de Puno con el fondo del Lago Titicaca. O si prefiere, puede ir al mirador  de Kuntur Wasi  (al suroeste de la ciudad), en el que se llega a través de 620 gradas para contemplar la estatua de un cóndor andino de 11 metros de altura.

Islas gloriosas

Uno de los destinos más codiciados se encuentra a sólo 5 Km. del puerto de Puno, se trata del archipiélago de los uros, más de 50 islas flotantes. El sistema que usan para construir estas superficies flotantes, y la creación de nuevas islas, además de  su elaborada artesanía, son argumentos que atraen cada vez más visitantes. Gracias a la totora siguen manteniendo viva su cultura. La totora los alimenta a ellos y a sus animales, los abriga, le sirve de combustible y para construir embarcaciones.
La isla más conocida y prestigiosa es Taquile, enclavada en medio del azul profundo del Titicaca, exhibe andenes, arcos de piedra, terrazas de cultivo y centros ceremoniales preincas. Es famosa por sus finos textiles, al punto de haber sido categorizada por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.
A 30 minutos de navegación de Taquile se estira Amantaníla isla más extensa que tiene el Perú en el Titicaca. A diferencia de los taquileños que hablan quechua, en Amantaní lo hacen en aymara. Después, las semejanzas son abrumadoras: en textiles, andenes y arcos de piedra. Además son expertos pulidores de piedras y edifican sus casas con tallados impresionantes.

Turismo rural

En el centro poblado de Ccotos, en la península de Capachica, elaboran finos cojines, mantas, frazadas, binchas, y carteras, que son muy apreciados por comerciantes y empresarios hoteleros. Los viajeros que llegan a Ccotos no sólo
comparten vivienda y alimentación, también costumbres, técnicas textiles y agrícolas, y algo de humor. Frente a Ccotos se halla la isla Tikonata, a sólo 15 minutos de distancia, que tiene la particularidad de tener casas circulares con techos cónicos. La vista de la Cordillera Real Boliviana es deslumbrante. 
También en Capachica, en la comunidad de Llachón, se desarrolla un exitoso emprendimiento vivencial, que no sólo comparten tradiciones y cordialidad, sino que brindan al visitante la oportunidad de navegar sobre el lago sagrado en kayak o botes a vela.
A 34 Km. de Puno, se levantan las célebres chullpas de Sillustanicon una vista espectacular del lago Umayo. Algunos bloques de piedra desperdigados y chulpas inconclusas hacen pensar que la obra se paralizó con la Conquista. La chullpa más alta tiene 12 metros de alto. Varios de estos mausoleos han recibido descargas directas de rayos, pero se mantienen en pie. 

El alma de los templos

No se puede hablar de Puno sin mencionar sus impecables iglesias. Están desperdigadas por todo el departamento, como la de Lampa, San Gerónimo de Asillo en Azángaro, Tintiri, joya arquitectónica en el altiplano, la catedral de Ayaviri, y muchas más. Sin embargo, las iglesias más prestigiosas, son aquellas que se encuentran al sur de Puno, en el llamado “corredor aymara”, especialmente en Juli  conocida como "la pequeña Roma de América" por sus cuatro notables templos y por ser el punto de partida de los misioneros que iban a evangelizar a los chiquitanos en Bolivia, y a los guaraníes de Paraguay. San Pedro Martir, San Juan de Letrán, Nuestra Señora de la Asunción, y Santa Cruz de Jerusalén, son joyas del barroco mestizo.

Todos los días llegan turistas a visitar el templo de Santiago Apóstol de Pomata, uno de los templos mejor conservados del Collao. Además se ve limpio y bien cuidado. Sin embargo, lo más valioso se encuentra al exterior, en su elaborado frontis que exhibe iconografía Tiahuanaco, además de siluetas y dibujos a ritmo incaico. Todo un deleite visual.
Estos templos son los que guardan la verdadera alma de los puneños, aymaras, quechuas, mestizos, pues es una institución que respetan y allí sacan a relucir, aún sin palabras, su herencia cultural, el sentido de grupo y solidaridad, sus expectativas, sus miedos y temores. 
Son un pueblo orgulloso, una cultura milenaria, una nación, y quieren mantenerse así. 

Cutimbo: Las otras chullpas de Puno

Mejor conservadas que Sillustani, las desconocidas chullpas de Cutimbo esconden, además de un rico legado histórico, el corazón del sufrido pueblo aimara.
En aimara me dice Teo, lluvia es Q'ayllo, cielo es Alaq Pacha, alpaca es Alpaca, río es Jahuira, hombre es Llocalla, Dios es Tatito. No sabía si existía una palabra para suicidio. Teo, Teodoro Velásquez en realidad, tiene doce años, y está cuidando un rebaño de 37 alpacas en la meseta sobre la que se asientan las chullpas de Cutimbo. La vista es apabullante desde esta meseta que corona un cerro trunco, es como un isla, solo que a diferencia de agua en los alrededores hay extensas planicies alto andinas y nevados en lontananza.

Estas chullpas, algunas de ellas cuadradas y gigantescas, estaban en proceso de construcción como Sillustani. Esto se nota por las rampas al costado de algunas edificaciones y por la gran cantidad de piedras (esculpidas a la perfección) en los alrededores. Se ven grabados de monitos, culebras y felinos. Cutimbo, mejor conservado que Sillustani, está ubicado a media hora por carretera asfaltada de Puno, en el poblado de Collacachi.
El cielo adquiere un rostro cruel por momentos, las espesas nubes empiezan a oscurecerse. Teo se queda hasta las cuatro de la tarde con sus alpacas, para cuidarlas de los abigeos, porque pumas ya no hay, durante el día solo come papa con chuño, ahora esta en quinto de primaria, pero no sabe si va a seguir estudiando porque en el pueblo no hay secundaria. 'Quiero conocer el mar', me dice y me da pena y empieza a llover y empezamos a bajar lentamente el cerro de Cutimbo. 

_________________________________________________________

No hay comentarios: