lunes, 6 de octubre de 2014

UN LIBRO QUE CAMBIO LA HISTORIA

Por: Ing. Juan Fidel Rodríguez Lanza

A fines de mayo del 2014, Manuel A. Rondón Aza, presentó ante la opinión pública el libro de su autoría “Manual del Desarrollo Regional de Puno y del Perú”, con un contenido de ideas muy interesantes, en busca de lograr alcanzar el desarrollo de nuestra región.
La industrialización como eje central del desarrollo, es una idea acertada, considerando que tenemos muchos productos naturales que deben ser industrializados, y vendidos en el mercado nacional e internacional como productos finales, comenzado por la trucha, la quinoa, la carne, y otros que son adquiridos por comerciantes de Lima, Arequipa, Huancayo, Bolivia y de otros lugares, que luego los industrializan, les ponen su marca, los exportan y se llevan la mayor parte de la ganancia, en una proporción de 20 veces ó mas de lo que le pagaron al productor.
Destaca el amplio despliegue de propuestas para corregir los errores de nuestra sociedad puneña, como la “Fiesta de las Alasitas”, que desordenada e inadecuada nos ofrece cada año un espectáculo decadente, al igual que la “Fiesta de Veneración a la Virgen de la Candelaria” constituyéndose ambas celebraciones, en un atentado para la salud, y una vergüenza ante el turismo nacional y extranjero, que obligados observan nuestra miseria de ver a gente que consume licores, hasta perder la razón y terminar defecando y orinando en las calles, sin respeto al prójimo.
También destaco la cantidad de ideas positivas para desarrollar el turismo, que es la industria sin chimeneas, que posibilitan la llegada de millones de turistas a nuestra Región Puno, y otras ideas que hacen de este libro el mas importante que se haya escrito en las últimas décadas.
La prueba de esta aseveración es que los candidatos al gobierno regional y alcaldías de nuestra Región Puno, han cambiado sus propuestas, y ahora plantean la industrialización, se han dado cuenta que la Región Puno, no tiene rumbo, que el oro hay que venderlo en Joya, etc., pero lo mas importante es que vienen naciendo nuevas ideas, que giran en torno a las planteadas en este libro. Si revisamos los Planes de gobierno de las elecciones pasadas, encontramos propuestas diferentes, nadie hablo sobre la industrialización, menos de ideas de grandes proyectos, ni gestión.
Pero lo mas importante, es que las ideas planteadas en este libro no quedaran aisladas, porque mas temprano que tarde, cuando los futuros gobernantes y técnicos, hayan cavilado dándole vueltas a otras propuestas, entenderán que no habrá otra alternativa, que sumar esfuerzos y desarrollar las propuestas que bien pensadas, se entregan al pueblo de la Región Puno.
De no hacerlo por los límites mentales como la soberbia, el orgullo, la mediocridad, envidia, egoísmo y otras que caracterizan a nuestra sociedad, nos harán perder el tiempo y recursos, y tendrá que transcurrir muchos años, hasta que algún nuevo filósofo del desarrollo, vuelva sobre los pasos y subsane los errores, que nos habrán impedido de ganar mucho dinero.
Los puneños debemos organizarnos para exigir a nuestras autoridades que no aprueben los proyectos entre “gallos y medianoche”, sino que pongan a disposición del pueblo, la maqueta y detalles con un especio de tiempo que le permita al pueblo evaluar y decidir que clase de obra quiere, que materiales, colores y demás detalles, debe tener la obra; de esta manera todos quedaremos satisfechos.
Como mal ejemplo de esta práctica, esta la actual reconstrucción del mal llamado “Parque Pino” de la ciudad de Puno, que nunca se puso a consideración y opinión del pueblo, que ya comienza a observar con desgano el avance de la obra, pero mi percepción es que no será una obra que satisfaga a propios y extraños, estamos a tiempo de corregir los errores exigiéndole al alcalde interino, que de una explicación al pueblo, de todos los detalles de la obra, para que el pueblo de luz verde, y cuando haya concluido esta gestión, quede un buen recuerdo.
El autor manifiesta, que hay que amar a su tierra, que hay que amar a su pueblo, y anteponer los intereses del pueblo a sus propios intereses, en lo que estoy de acuerdo.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::.

No hay comentarios: