viernes, 19 de septiembre de 2014

MARIO VARGAS LLOSA Y CHILE

LECTURAS INTERESANTES Nº 630
LIMA PERU            19 SETIEMBRE 2014
EL INSIGNIFICANTE VARGAS LLOSA Y SUS TRAIDORES ANTEPASADOS POR LÍNEA MATERNA
Escribe: César Vásquez Bazán. http://cavb.blogspot.com/
Las declaraciones del chapetón Vargas Llosa sobre la “insignificancia” del Triángulo de Tacna aparecieron ayer en LA TERCERA de Santiago. 
Según el español Vargas Llosa, el Triángulo de Tacna es un asunto intrascendente. El plumífero acaba de declarar al diario chileno La Tercera que el tema del triángulo de Tacna es “insignificante”.
Por supuesto, para el ciudadano español no sólo el Triángulo de Tacna es insignificante. El Perú entero es insignificante.
No sorprende la opinión del esposo de la finada tía Julia. Si Tacna y el Perú valieran algo para él, no se enorgullecería de identificarse como chapetón.
Para la mayoría de peruanos, Vargas Llosa es un godo nacionalizado que no es precisamente un ejemplo de lealtad al Perú. En innumerables oportunidades el sujeto ha confesado que no guarda fidelidad a nuestro país.
Vargas Llosa razona como traidor, se comporta como traidor, habla como traidor.
Tiene motivos para hacerlo. Por línea materna desciende de una familia de cobardes.
Cuando se leen los hechos de la Guerra del Salitre y se analiza la vergonzosa rendición de Arequipa sin combatir al enemigo chileno, es posible encontrar una de las fuentes de la actitud renegada de Vargas Llosa. Me refiero a varios de sus antepasados Llosa, todos ellos caracterizados por una cobarde ejecutoria frente al enemigo chileno.
Para Vargas Llosa, el Triángulo de Tacna
es un tema “insignificante”
Mencionaremos los nombres de estos Llosas gallinas, que corrieron frente a los chilenos en 1883 y que permitieron que el enemigo ingresara a Arequipa como en su propia casa.
Cuatro fueron los huidizos ascendientes de Vargas Llosa que se negaron a enfrentar a sus hermanos chilenos en Arequipa, en octubre y noviembre de 1883.
Inicialmente, por orden de aparición, se encuentra el joven de 24 años de edad Belisario Llosa “y” Rivero, profesor de Literatura de la Universidad de Arequipa. En abril de 1881, Belisario Llosa leyó el discurso de apertura en dicho centro de estudios. En su alocución “patriótica”, proclamó que continuar la guerra con Chile equivalía a suicidarse y que el Perú debería someterse al vencedor. Por supuesto, la gallina Belisario Llosa jamás derramó una gota de sangre en defensa del Perú contra el enemigo chileno.
A continuación destacan los nombres del asustadizo coronel del ejército de línea Francisco Llosa, jefe del batallón Constitución, y del también pávido coronel Germán Llosa, jefe del batallón Grau. Hermanos de sangre y en la felonía, militares de carrera y religiosos abonados por décadas de la planilla fiscal, el 22 de octubre de 1883 los dos Llosas huyeron de las alturas de Huasacache, que tenían asignado defender, y dejaron pasar libremente a los chilenos en su desplazamiento con rumbo a Arequipa (*).
Finalmente, en la Ciudad del Misti repta la figura de otro Llosa espantadizo, el abogado Luis Llosa, hermano de Francisco y Germán, también coronel de papel, jefe del Batallón No. 7 de la Guardia Nacional de Arequipa. Por supuesto, el letrado Llosa no se enfrentó al enemigo sino, por el contrario, contribuyó a su victoria. Luis Llosa colaboró a afirmar el poder del títere chileno Miguel Iglesias, y fue uno de los principales actores del golpe de estado de Arequipa contra el Gobierno Provisorio de García Calderón-Montero-Cáceres.
De los cobardes Llosa arriba indicados desciende Vargas Llosa. De casta le viene al galgo.

NOTA
La cobardía y traición de Francisco, Germán y Luis Llosa han sido documentadas en el artículo de este blog La mayor vergüenza en la historia de Arequipa: su rendición sin combatir al enemigo chileno el 29 de octubre de 1883.

                                           

No hay comentarios: