jueves, 18 de septiembre de 2014

ELECCIONES EN PUNO

PANORAMA POLÍTICO PROVINCIA DE PUNO
Escribe: Eder Estrada | LOS ANDES 14SET14
A 21 días de realizarse las elecciones en la provincia de Puno, se ve cómo se ha expandido la explosión marketera de los partidos políticos. Todo espacio público está plagado de propaganda política. Y aún así, se denota que buena cantidad de la población, algo menos del 30%, aún no ha decidido su voto, por lo cual este hecho genera esperanza y posibilidad a cualquier candidato para quedarse con el sillón municipal; recordemos que la campaña electoral es como el fútbol, hay que jugar hasta el último segundo.
La situación común de los partidos es la propaganda sobre el mismo candidato a alcalde, prácticamente los candidatos a regidores no son tomados en cuenta, y la propuesta técnica también en cierto modo ayuda a sumar votos para cada tienda política.
CANDIDATOS EN TABLA MEDIA
Los candidatos que aún podrían tener expectativa en hacer un rol interesante en estas elecciones son Juan Casazola, Romilio Quintanilla y Ricardo Álvarez, quienes con un as bajo la manga, es decir una estrategia de último minuto, aún pueden remontar la situación media en la que se ubican.
Juan Casazola, el candidato del partido de gobierno (AQUI), es un personaje que demuestra buena capacidad técnica y una calidad de trato humilde y sincero con la gente. Cuenta con buenas cualidades, pero que al igual que su candidato regional Hugo Llano, carga el pasivo del AQUI, es decir los ciudadanos de la provincia de Puno, aún sienten en mayoría una apreciación baja respecto al movimiento AQUI, de manera que Casazola, tendría que pensar en cómo subsanar este detalle de la imagen de AQUI, y así podría aspirar aún al sillón municipal.
Romilio Quintanilla, también se denota como un candidato técnico, que como segmento de electores potenciales, tiene al ámbito profesional, intelectual; el problema está en que este bolsón electoral no es de tamaño considerable y por ello permanece en tabla media. Así Romilio tendría que pensar en focalizar y expandir su segmento electoral, algunos esfuerzos se denota con la llegada de su líder de APP César Acuña, quien habría comprometido su trabajo para sacar al equipo de Alfonso Ugarte adelante.
Ricardo Álvarez, el candidato del FADEP, se muestra como un hombre amplio, flexible, trabajador, que seguro fue un gran impulsor para las elecciones anteriores de Luis Butrón; sin embargo en política existe lo que se llama “desgaste”, ocho años en el poder de alguna forma ha desgastado al FADEP, y ahora con esta tercera postulación del mismo partido, denota un pasivo que no les deja avanzar como ellos quisieran.
CANDIDATOS FAVORITOS
A estas alturas el panorama se va formando, con tres candidatos que van liderando las intenciones de voto, según encuestadoras y analistas; se trata de los dos personajes que habían arrancado con buen pie, caso Iván Flores y Javier Ponce, y uno que viene desde atrás pretende en último minuto dar vuelta al partido, hablo de Martín Ticona.
Iván Flores, un personaje ya conocido en estas elecciones, desde el comienzo ha gozado de respaldo. Durante la campaña cada vez va consolidando y sumando más bases, a parte de la gente del MAS que en las pasadas elecciones lo apoyaba, Iván ha sumado nuevos operadores políticos con lo cual se mantiene en altas expectativas. Su trato amable, su discurso simple hacen que tenga llegada en la población. Iván a través de la alianza con Lucio Ávila, encuentra en Lucio un respaldo técnico, el cual es visto y saludado por la población. Actualmente más allá de las guerras sucias, sólo se le observa la excesiva cantidad que debe gastar en propaganda.
Javier Ponce, otro candidato voceado, demuestra cierta inestabilidad, algunos dicen que está fuerte, otros que no lo está; pero más allá de estos comentarios, Javier también es un favorito. Para esta campaña denota buen manejo de la propaganda, con anuncios en todos los medios posibles, y una actividad política muy agitada; tiene como fortaleza poseer buen respaldo financiero, y además de ser el candidato más carismático y diplomático, de fácil llegada a cualquier ciudadano. Entre algunos hincapiés que se le hace, es su supuesta carencia de formación profesional y que su candidato regional esté con aceptación decaída.
El candidato que quiere opacar a los anteriores, es Martín Ticona, quien a última hora está desplegando una campaña propagandística enorme. Martín Ticona toma como base a su partido de la casita, el partido de Aduviri; pero que además le da un toque distinto, agregándole su capacidad técnica. Cuenta como fortaleza su impactante propuesta de desarrollo, como eso de rellenar parte del lago, para construir sobre ese relleno, un nuevo proyecto urbano comercial, también lo fortalece la llegada de su partido en las zonas rurales; y por el lado de sus puntos débiles está el tiempo, las elecciones se aproximan y realmente es difícil calcular si Martin Ticona logrará crecer lo suficiente hasta el día de las elecciones.
Finalmente, como había manifestado, aún hay posibilidades para todos los mencionados, en un artículo anterior había afirmado que un tercero además de Iván y Javier debía subir y poner todo el panorama electoral en una incógnita, este tercero parece ser Martín; sin embargo, es difícil saber cuál de los tres ganará las elecciones, o quizás uno de tabla media a última hora haría algo excepcional. Por otro lado la Contra campaña ya está en pie, y este es un factor poderoso, que juega un papel vital en estas elecciones.


CUENTA REGRESIVA: A MENOS DE UN MES DE LAS ELECCIONES
Escribe: Abel Calizaya Zevallos | LOS ANDES 14SET14
La moda de bailar huayño adecuando una canción a la campaña de un candidato, como queriendo generar símbolos comunes (soy como tú) o síndrome de cholificación, donde todos tratan de demostrar sus raíces indígenas, con tal de ganarse a la población rural que es de 52.7%, es una estrategia que muchos candidatos vienen utilizando para caerle bien a la gente. No obstante no logran convencer a un 40% de electores indecisos que no saben por quién votar.
Estamos seguros que en este tramo de las elecciones aparecerán nuevas piruetas políticas a fin de ganarse a los principales grupos electorales: campesinos, comerciantes, mineros, profesores, estudiantes, mujeres, empresarios, transportistas, personas con habilidades diferentes, pobres y extremos pobres, etc. En definitiva parece el fin las ideologías, la casi extinción de los partidos, a los electores les importa poco saber si el candidato es de izquierda, centro o derecha. Por otro lado a los candidatos no les quita el sueño la trascendencia en un partido. Se sienten aves de paso y saben que en el futuro podrán seguir en la política en cualquier otro movimiento.
Bajo ese contexto los candidatos buscarán esos votos ofreciendo todo, con tal de ganar; por el contrario la decisión de los electores se irá convirtiendo en una suerte de tiro al blanco donde la búsqueda de intereses será lo común.
Queda demostrada que la racionalidad política, ha sido absorbida por la racionalidad económica (intereses personales), tanto de los políticos como de los electores. Son lapsos donde los liderazgos personales hacen de la suya, época donde es difícil identificar quien es quien. Todos están camuflados, “la distinción política que debería tener un político”, ha sido superada por la popularidad mediática. No hay apego a un solo candidato sino a varios, muchos electores señalan que apostarán a dos, esperanzados que uno de ellos gane las elecciones.
No es raro entonces que su popularidad la construyen a partir del culto a su personalidad, la caracterización sobresaltada de su modo de vestir, hablar; trastocando inclusive su personalidad en contradicción con su identidad cultural; la filantropía, capacidad soberbia que los pone por encima de otros y la autosuficiencia.
Esta fluidez política hace que el electorado busque los gancho, señales, algo que los una al movimiento o partido. Bajo estas consideraciones todo indica que un elector consciente jugará una partida de tiro al blanco para ver si asesta. Por tal elegirá al presidente regional de un movimiento, consejero de otro, el alcalde provincial de otro y finalmente si este elector es de un distrito su preferencia electoral será otra.
Esta manera de elegir denota por un lado lo consciente que son algunos ciudadanos que sabrán escoger lo mejor. Por otro lado, con el paraguas del oportunismo, inmadurez de nuestra democracia, mezcolanzas y alianzas confluirán en los intereses, clientelismo, chantajes, presiones e ignorancia sustentarán las razones del voto de la gran mayoría, que decidirá quienes son nuestras próximas autoridades regionales.


 -------------------------------------------------------

No hay comentarios: