miércoles, 19 de marzo de 2014

UNA DESTACADA DIRIGENTE Y COMUNICADORA AIMARA

Entrevista de Milagros Berrios a Rosa Palomino, primera locutora aimara, dirigente indígena y promotora cultural.

-¿Tuvo miedo de hablar el aimara?
-Sí. Cuando tenía 15 años, la gente de la ciudad (Puno) decía que el aima­ra y el quechua no valían.
-Para ellos el aimara era una len­gua de atraso; mientras que el caste­llano, de desarrollo. Cuando llegué a la ciudad no podía hablar porque la gente me jalaba el cabello. A puro gol­pe aprendí el castellano.
-Así es. He sufrido discriminación, pero esto también me dio energía para llevar comunicación a mi pueblo...
-Sí. Cuando salió, las mujeres esta­ban contentas. Era un espacio donde podían hablar. Gracias a ellas sigue viva la cultura milenaria del Altiplano.
-Cuando escuchaban su voz y sus canciones, se sentían alabadas. Sus esposos y vecinos les felicitaban. Es el espacio que logramos juntos.

-Me decían que este programa no tenía razón de ser porque el aimara iba a desaparecer, que era por gusto...
-Siempre he dicho que no va a desaparecer porque, como decía (el indio) Tupac Katari, detrás de mí ha­brá millones de millones. Las lenguas originarias se están fortaleciendo.
-Las hermanas tenían mucho mie­do de hablar. No querían porque los hombres les habían dicho que ellas solo servían para estar en la casa. Entonces, yo las motivaba: Nosotras sabemos, tenemos que demostrarlo.
Los hombres se reían, se burla­ban, pero seguí adelante. Si yo no lo hacía, ¿quién lo haría por nosotras? Las mujeres aimaras necesitamos que nuestra voz se escuche, ya que siem­pre hemos estado en silencio.
-Son bastantes años. Más de 25. Y siempre tomando en cuenta lo que decían nuestras abuelas: los aimaras todo lo hacemos con chuyma.
-Pues, "corazón". Las aimaras todo lo hacemos con el corazón.
-Para mí, el aimara tiene mucho valor. Por ejemplo, cuando hablo mi lengua originaria, tengo fluidez. Pero cuando hablo castellano, a veces se me acaban las palabras, las ideas.
-Es la palabra de nuestros antepa­sados: ser aimara es ser más fuerte, ser más trabajador, más recíproco.
-Jallalla... Lo que decimos se va a concretar por nuestro trabajo.
-Ahorita no lo tengo.
-No tengo dinero para pagar el al­quiler del espacio radial. Busqué ayu­da en varias entidades, pero nos dicen que no hay plata para eso.
-Cuando tu programa dura media hora, te piden 600 soles mensuales... Pero no perderé la esperanza de que los pueblos originarios tengamos nuestra propia emisora.
-Entrevistas, sociodramas, testi­monios, canciones, cuentos...
-Si teníamos algún problema con las autoridades locales, lo presentá­bamos con sociodramas o canciones.
-Sí. Una vez pidieron apoyo a un alcalde, pero este se negaba...
-Así es. Te la puedo cantar: (en aimara) Nuestras autoridades no quieren escuchar a nuestra organi­zación. Entonces, tenemos que po­nernos fuertes, organizamos y, de esa manera, nuestras demandas se escucharán como a ciudadanos...
-A mí me gusta porque conver­so con mi pueblo y conozco sus costumbres. También a las muje­res, las 'guardadoras' de nuestra identidad cultural y de la fuerza.
-La discriminación que sufrí y lo que conocí en el extranjero.
-He visitado, por invitación, Alemania, Suiza, España, Holan­da... Todo eso me ha fortalecido.
-En Europa valoran la cultura de los pueblos originarios.
-Siempre he dicho que tengo una gran responsabilidad con mi cultura y las mujeres. También he dicho que yo me moriré luchan­do y no quiero que lloren. Lo que quiero es que pongan los casetes y los CD, me escuchen y digan: ¡Ahí está Rosa Palomino!

LA FICHA
• Nací, crecí y vivo en el distrito de Platería, en Puno. Tengo 63 años y más de 20 los he dedicado a la ra­dio. ¿Cómo aprendí? En la calle, con el pueblo. También formo parte de la Red de Comunicadores Indígenas del Perú (REDCIP) y soy presidenta de la Unión de Mujeres Aymaras del Abya Yala (UMA). Toda mi labor es ad honórem. Recuerdo que un día intentamos pagar el alquiler del espacio radial con chuño y papas.


No hay comentarios: