jueves, 13 de diciembre de 2012

EL ORGULLO DE SER PUNEÑOS. DISCURSO DE ORDEN DEL DR. GUILLERMO VÁSQUEZ CUENTAS

Diario LOS ANDES 13 de diciembre de 2012
Discurso de orden del Dr. Guillermo Vásquez Cuentas con motivo de la celebración del 53 aniversario de fundación del Club Departamental Puno (11 de diciembre de 2012) 


 Hay que conocer lo que se quiere, lo que se ama. Los puneños queremos entrañablemente nuestra patria chica, y para quererla más aún debemos conocer cuando menos lo suficiente de ese querido rincón del planeta tierra. Permítaseme entonces intentar un recuento de las características más saltantes de la región puneña y su gente.
La gran meseta
Los puneños nacimos en ese gran macizo que la cordillera de los Andes muestra casi a mitad de su recorrido por la costa occidental de Sudamérica y que se conoce como Meseta del Collao o Altiplano.
En medio de esta colosal protuberancia que Humbolt llamó el “Promontorio americano”, está el sistema hídrico formado por el Lago Titicaca sus ríos afluentes, el efluente rio Desaguadero y los lagos Poopó y Coipasa, ubicados en Bolivia.
La región de la meseta del Collao, muestra diferentes microclimas. Se dice que es tierra agreste e inhóspita, pero al mismo tiempo es uno de los lugares más bellos e interesantes del país. El gran lago y las cordilleras nevadas que resplandecen bajo el cielo altiplánico, han forjado el carácter de los puneños.
El poblamiento
A esa gran meseta, compartida hoy por Perú y Bolivia, llegaron los primeros grupos humanos hace 8 mil 12 mil años.
En suelo puneño fueron floreciendo pequeñas culturas, entre las que se cuentan como más antiguas no solo del Perú sino de américa precolombina están las de Qaluyo, Cusipata y Pukara, desarrolladas por gentes puquinas y chipayas. Ellas fueron la antesala de la cultura Tiahuanaco cuya influencia, especialmente en el ámbito religioso y arquitectónico, se dejó sentir en casi todos los andes centrales.

Mollocco, Acora
Cuando Tiahuanaco florecía se produjo la invasión militar violenta de los atacameños y tarapaqueños descendientes de inmigrantes polinesios. Irrumpieron desde la costa y fueron creando muchos reinos o señoríos, nombrados generalmente como “Kollas” durante el incario. Dominaron un amplio espacio, desde cerca del Cusco hasta más allá del salar de Uyuni, en el Nudo de Porko. Desde la llegada de los españoles, los Kollas son nombrados -hasta hoy- como “aimaras”. Los uros que habían llegado mucho antes saliendo de la selva amazónica, poblaban algunos ríos y zonas lacustres. Los puquinas y uropuquinas fueron desapareciendo paulatinamente.
Los Incas, en el siglo XV, entraron en la meseta del Collao conquistando a los grupos collas que habitaban tanto la parte alta como las tierras bajas. A algunos los sujetaron por la violencia, Otros pueblos como los Lupacas y Pacajes, optaron más bien por aliarse a los Incas y establecieron vínculos de reciprocidad con los gobernantes cusqueños.
Los invasores españoles, ya establecidos en Cusco, tuvieron noticias de las riquezas que guardaba la región del Collao. Empezó así, la presencia hispana en el Altiplano.
Y así empezó a conformarse la sociedad puneña que subsistió durante la Colonia y la República, recibiendo gentes de otros lugares, creando y practicando usos y costumbres, forjando su cultura con ciertas características diferenciales respecto al resto de nuestro país, experimentando vicisitudes históricas que en conjunto marcaron y definieron el modo de ser de los puneños.
Puno, hoy
En la actualidad, el departamento de Puno es el quinto más grande del Perú con 72 mil km2. Mucho más de la mitad de esa extensión es de sierra, una cuarta parte zona de selva, una décima y más de islas y área lacustre. La población proyectada al 30 de junio de 2011 llega a 1, 364 752 habitantes, ubicándose en el quinto lugar a nivel nacional. Hay ligero predominio de población rural, llegando a representar el 50,3 por ciento, la población urbana alcanza al 49,7 por ciento. Su división política presenta 13 provincias y 109 distritos.
Cómo es el puneño
Embajada Cultural en Lima 1962
En ese ámbito geográfico y social vive y vibra el pueblo puneño. Algunos historiadores y analistas de su realidad (como el cusqueño Tamayo Herrera por ejemplo) han dicho que los puneños tenemos una profunda riqueza espiritual, que somos sensibles, inteligentes y entusiastas por el arte popular, la danza, la música, la pintura, la artesanía y las letras.
Otros han dicho que ese profundo sentido artístico, que es parte de nuestra calidad humana, nos hace capaces de bailar ocho días en nuestras grandes festividades, mientras desafiamos con actitud espartana la rudeza de los fríos y los vientos.
Ser puneño es causa de satisfacción y orgullo por muchos, muchos motivos. En tierra puneña nacieron hombres que construyeron una brillante realidad cultural, prestigiaron sus orígenes y ocuparon sitiales de renombre nacional.
Sobreponiéndonos a la situación de atraso y pobreza que aun afectan a buena parte de nuestra población, queremos aproximarnos a aquella faceta a aquella parte de la realidad que a los puneños nos hacer ser orgullosos de nuestra tierra y todo lo que esta significa.
Orgullo puneño por sus prohombres
Estamos orgullosos –entre otras cosas- de ser pueblo “levantisco y de difícil sujeción” como lo demostraron Pedro Vilcapaza, Miguel de San Román Cuentas y Basilio Catacora, próceres de la Independencia. Luchadores indigenistas como Teodomiro Gutiérrez Cuevas, Juan Bustamante, Ezequiel Urviola, Santiago Giraldo, Carlos Condorena Yucra, Mariano Paq’o y otros.
Estamos orgullosos de Puno porque ha dado al país hombres de mérito indiscutible en todos los órdenes de la vida. Tuvimos hasta dos presidentes de la Republica: Miguel de San Román Meza y José Rufino Echenique; y, en el amplio campo científico destacaron nítidamente José Domingo Choquehuanca, José Antonio Encinas, Emilio Romero, Adrián Cáceres Olazo, Mercedes Bueno Morales, Ignacio Frisancho, Fermín Arbulu, Alberto Parodi Isolabella, Mario Franco Hinojosa, Vladimiro Bermejo, Alfonso Torres Luna, David Frisancho Pineda, Asunción Galindo, Manuel Núñez Butrón.
Humareda
Estamos orgullosos de que el arte literario en sus distintos aspectos ha ganado justa nombradía entre los pueblos del Perú por el rasgo de su extraordinaria creatividad. Aquí no puede dejarse de rememorar aquel extraordinario colectivo literario llamado “Grupo Orkopata”, liderado por Gamaliel Churata (Arturo Peralta) e integrado principalmente por escritores de la talla de Alejandro Peralta, Mateo Jaika, Emilio Vásquez, Inocencio Mamani, José Bedregal, Dante Nava, Eustaquio Rodríguez Arehuanca, Francisco Chukihuanca Ayulo, Aurelio Martínez, Benjamín Camacho, Emilio Armaza. Al lado de ellos también están entre los más destacados hombres de letras, Carlos Oquendo de Amat, Lizandro Luna, Alberto Cuentas Zavala, Luis de Rodrigo, José Portugal Catacora. Y entre los periodistas, serán siempre recordados los hermanos Ernesto More y Federico More, así como José Solórzano Castilla, José Torres, Víctor Vi­llar, Gustavo Manrique, Juan Jiménez, Samuel Frisancho Pineda.
Estamos orgullos de nuestros grandes músicos como Theodoro Valcárcel, Edgard Valcárcel Arce, Alberto Rivarola, Rosendo Huirse, Gabino Pacheco, Castor Vera Solano, Jorge Huirse, Víctor Masías, Augusto Masías, Virgilio Palacios, Víctor Echave, Zacarías Puntaka, Néstor Molina, Julián Palacios, Víctor Cuentas Ampuero, Andrés Dávila.
Estamos orgullosos de los artistas pintores como Víctor Humareda, Carlos Rubina Burgos, Amadeo Landaeta, Florentino Sosa, Carlos Dreyer, Juan Peñaloza, Genaro Escobar, Jorge Pardo del Valle, José Aguilar, Manuel Morales Cuentas, Francisco Montoya Riquelme, Juan de la Cruz Machicao.
Martin Chambi
Estamos orgullosos de haber tenido a Martín Chambi un fotógrafo cuyo arte ha sido reconocido mundialmente.
Por supuesto que las menciones personales anteriores son incompletas porque han sido hechas solo como algunos ejemplos notables. Asimismo no están incluidas en esas menciones las personalidades puneñas que durante las últimas décadas han enriquecido en variedad y calidad la pléyade de nuestros grandes hombres y mujeres.
Más motivos de orgullo
Estamos orgullosos porque de nuestra tierra salieron los fundadores del gran imperio de los Incas;
Estamos orgullosos de ser el origen de la papa que nuestros antepasados domesticaron para beneficio de la alimentación en todo el mundo y haberse convertido en el segundo cultivo en el planeta después del maíz. Ese orgullo es extensivo a la domesticación de la quinua, reconocido ya sin duda, científicamente, como el alimento más completo del universo.
Estamos orgullosos porque esos nuestros antepasados antiguos pobladores de la tierra puneña domesticaron la llama y la alpaca e hicieron que la fibra de este animal llegara a los confines del mundo, y además porque la alpaca aporta a la seguridad alimentaria con la producción de carne fresca y seca de alto valor proteico y bajo contenido de colesterol.
La papa se domesticò en el Collao
Estamos orgullosos de nuestra gastronomía, de nuestro sin igual Chayro que viene desde le preincario y que hoy es el emblemático potaje puneño que recorre los hogares altiplánicos sin distinguir condición social de quienes le rendimos constante tributo. En fin, estamos orgullosos del Chupe de quinua, de la Huarjata, el Pesq'e de quinua, el Thimpo de Carachi, el Cancacho, la Sajjta, la Huatia con su queso cauche, el caldo de cabeza, la tunta revuelta, etc..
Estamos orgullosos de que el mejor café del mundo sea puneño y de que ese café Tunki,-llamado así en homenaje al ave del mismo nombre o “gallito de las rocas”, ave emblemática del Perú-, continúe obteniendo galardones en cuanto concurso hay sobre la materia.
Estamos orgullosos de que Puno sea la cuarta ciudad más visitada por los turistas extranjeros. Orgullosos de nuestro recursos arqueológicos como son Sillustani, Pucará, Cutimbo, Tanka-Tanka; los templos virreinales en las ciudades de Juli, Pomata, Zepita, Puno, Asillo, Ayaviri, Santiago de Pupuja; las islas Los Uros, de Amantaní y Taquile.
Estamos orgullosos de ser una región rica en tradiciones, costumbres y manifestaciones culturales, como son nuestras festividades, entre ellas la festividad de la Virgen de la Candelaria, tan popularizada a escala nacional y continental y que será declarada como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad cuando los trámites iniciados concluyan.
En fin, estamos orgullosos porque…
Estamos orgullosos de nuestros sicuris que en sus diversas variantes representan el alma regional más profunda; de que tengamos un enorme cancionero de huayños pandilleros; de que sigamos gozando de la música de nuestras tradicionales estudiantinas; de que el culto a la emblemática Pandilla Puneña crezca y se mantenga; de que tengamos centenares de danzas folklóricas y la capital del departamento sea la Capital del Folklore Peruano; de que hayamos alcanzado la cifra de 25 mil vicuñas bajo cría; de que los mayores depósitos de uranio en el Perú y de estaño en América, estén en Puno; de que la inestimable producción de oro haya dinamizado y siga dinamizando la economía regional, abriendo paso a una impresionante movilidad social; de que tengamos abundantes recursos hídricos; de que nuestra reserva el Parque Nacional Bahuaja Sonene se afiance en turismo vivencial; de que nuestro departamento tenga la mayor red de carreteras y caminos en el país; de que estemos avanzando aceleradamente en la exportación de productos agroindustriales, partiendo de la producción quesera y truchicola; de que el Presidente del Tribunal Constitucional sea puneño, de que…
En fin, estamos orgullosos -y muy agradecidos- de que nuestras madres nos hayan parido en Puno.
El Club Departamental Puno

Por esa hermosa y diversa tierra, por su gente, es que estamos reunidos hoy. Lo estamos en un pequeño rincón de esta gran ciudad, juntos todos aquellos que ahora bajo este techo enfrentan los infaltables problemas de una institución de accidentada vida como es este club Departamental Puno, pero no solo enfrentan problemas, sino también porque tienen esperanzas de su progreso, afianzan amistades y se alegran por los logros que se van consiguiendo poco a poco, con tesón y hasta con sacrificios.

Puno, Punito...

Esas personas en estas cuatro paredes, socios de este Club, son herederos de aquellas que hace 53 años juntaron inquietudes y voluntades para no perder su filiación puneña, para seguir siendo lo que fueron desde que vinieron a la vida, para cumplir su obligación moral de mantener y defender los valores del ser puneño del que ellos mismos forman parte indisoluble.
En el transcurrir del tiempo, otras personas que sin haber nacido en suelo puneño, en algún momento de sus vidas y por razones que van desde el amor matrimonial hasta la identificación con todo lo que es y significa Puno en el país y en el mundo, decidieron unirse a la lucha por mantener la institución y esforzarse por su progreso.
Todos juntos han pasado a constituir, hemos pasado a constituir una gran familia, toda cubierta por el manto de la puneñidad y que al fin, después de muchas vicisitudes, está en su propia casa que es la querida casa de todos nosotros, de todos ustedes.
3 comentarios
  • Juan José jueves 13 de diciembre del 2012 a las 08:19. Buenazo, felicitaciones al Dr. Guillermo Vásquez Cuentas, por motivarnos en este ambiente de visicitudes adversas para desenvolvernos en forma normal.
  • Mario Enrique jueves 13 de diciembre del 2012 a las 08:11 Por un gran Puno. En un Perù constitucionalmente regionalizado, protagonizando su gran destino en todo el mundo. !Jallalla Puno! !Kausachum Puno!
  • Oswaldo Condori jueves 13 de diciembre del 2012 a las 07:52 Guillermo, juma punihua chachasktajja, ukcama arsuña, siempre orgullosos los puneños en donde estemos. saludos al club departamental.  ________________________
NOTA: Puede leerse también en http://www.losandes.com.pe/Opinion/20121213/67244.html  

__________________________ 

No hay comentarios: