jueves, 11 de octubre de 2012

LECTURAS INTERESANTES Nº 535

PUNO: DE LA COCA AL ORO Y VICEVERSA
Escribe: Ricardo Soberón*

Publicado en “El Poder” Nº 233. Octubre 2012

En los últimos años, se viene produciendo una agresiva penetración humana de las selvas de Puno, especialmente las provincias de Sandia y Carabaya, por parte de una ola migratoria provocada por el oro y la coca, cada una con sus respectivas connotaciones sociales y ambientales.
La impresión es que con ambos fenómenos, se repiten dos cuestiones recurrentes: la dependencia a la demanda externa de recursos naturales (legales o ilegales), y, los di­versos "efectos globo" de los escenarios de producción de los recursos ilícitamente obtenidos en sociedades rurales, excluidas y criminalizadas. El escenario internacional se torna mucho más complejo, tanto en el hemisferio como el mundial. Tenemos la impresión que en los próximos años se va a consolidar en el territorio nacional un intenso corredor económico que partiendo del VRAE (M), se dirige por las selvas de las provincias de La Convención en Cusco y Sandia/Carabaya en Puno, por el oriente boliviano hasta el territorio del Brasil (Río de Janeiro, Sao Paulo). Este país, tiende a convertirse en primer consumidor mundial de co­caína y pasta base.
De otro lado, la experiencia de la "guerra contra las Drogas" en América Latina, es que trae como consecuencias mayor violencia social, altos índices de corrupción y una posible militarización de un determinado territorio.
En la base de este complejo problema socio ambiental, se encuentran aproximadamente 450,000 personas en el sur andino, especialmente 44,000 jóvenes en situación de pobreza en la Región Puno que recurren a la minería infor­mal, pero que pueden perfectamente estar en el cultivo de la coca y/o la elaboración de PBC. Asimismo, se produce el fenómeno de trata de personas, particularmente trabajo infantil, prostitución y condiciones de semi esclavitud.
Entonces, es necesario estudiar con mayor cuidado, las diversas relaciones que hay entre los distintos tráficos ¡lí­citos, diferenciar las "mafias" que los operan con el estra­to social que trabaja como trabajador minero. Con mayor razón porque convergen geográficamente en una región como Puno, que es un área de frontera, de importante po­blación aymara, con un fuerte historia de contrabando de bienes.
El desvío de distintos insumos químicos se hace necesa­rio, desde la cal, hasta el mercurio, convirtiéndose en un servicio esencial para el desarrollo de ambas actividades. Los analistas mencionan que el espacio del oro en el Perú mueve US$ 2,000 millones anuales, es importante pues fa­cilita el lavado de activos.
Otro factor importante, a ser tomado en cuenta, es la pre­sencia y el rol que puede jugar en el futuro las huestes de SL de los Quispe Palomino que se mueven cada vez más al sur, en relación con el narcotráfico y luego con el oro, en su propio proceso de recomposición: ¿factor de protección?
 Luego de las puntuales acciones de interdicción realizadas el 2011 y el 2012, se está a la espera de una mayor presen­cia constante del Estado (como en otras partes del país), pero las medidas hasta ahora tomadas, como el Decreto Legislativo Nº 1100, no han surtido efecto: se mantiene la ex­plotación "hormiga" y se promueve el contrabando de oro. Esto no ha cambiado en lo que va del gobierno de 0llanta Humala, por lo menos con los gabinetes Valdés y Jiménez, lo que constata el gusto por el fracaso y la lentitud paqui­dérmica del Gobierno.
Ahora, hay necesidad de una ley de ordenamiento terri­torial, la aplicación de la Ley de Consulta Previa y su Regla­mento, las tareas pendientes en materia de descentraliza­ción ambiental en busca de un desarrollo socio productivo con empadronamiento y formalización de una sociedad abandonada y excluida.
______________
*Abogado, analista en políticas de drogas, Director del CIDDH

No hay comentarios: