lunes, 27 de junio de 2011

LECTURAS INTERESANTES Nº 480
gvasquezcuentas@gmail.com // gvasquezcuentas@yahoo.es
LIMA, PERÚ 27 JUNIO 2011



MARTHA GIRALDO, TRANSCRITA Y COMENTADA


Una carta suscrita por nuestra paisana y amiga Martha Giraldo Alayza, cuyo contenido íntegro desconocemos, ha convocado el interés de tres destacados columnistas del diario La República y del director de CORREO (cuándo no), todos quienes han difundido partes de la indicada misiva. Por tratarse de documentos de interés para el análisis de la coyuntura política y para la misma historia política de Puno, los hacemos llegar a nuestros generosos y pacientes contactos. Guillermo Vásquez Cuentas.


1) "CARTA DESDE PUNO", por Augusto Álvarez Rodrich, en LA REPUBLICA, Dom, 26/06/2011:


De Martha Giraldo, antigua militante de izquierda.


CERRO DE PASCO. Por uno de los destinatarios, me llegó esta carta dramática enviada por Martha Giraldo, antigua militante de izquierda, sobre lo que está ocurriendo en Puno, la cual resumo dentro del espacio breve que permite mi columna, por ser de especial relevancia.


“Gastón Acurio afirmó que ser empresario es “un privilegio, un honor y una responsabilidad”; y efectivamente así es, pero en Puno, reconocerse empresario es un acto de estoicismo, porque hay que resistir epítetos como “testaferro, explotador, miserable, vende patria”.


No es casual ni fruto del abandono estatal y/o privado que no haya inversiones productivas en la región (a excepción de algunas mineras y hoteles). No se puede invertir en Puno, no se puede comprar tierras, no se puede instalar industrias porque fracasan frente a la competencia del contrabando, no hay mano de obra calificada, no hay proveedores primarios de calidad y formales. (...) Puno es una zona emisora de gente emprendedora, laboriosa y triunfadora, ¿dónde no hay puneños exitosos sobre todo como comerciantes?


En este panorama, ya desmotivador y preocupante, en el que es frecuente que la emergencia sea por frío, sequía o inundación, se grita a todo pulmón: ¡No a las concesiones mineras, petroleras, hidroeléctricas! ¡No a la presencia de empresarios foráneos! ¡No a las empresas chupa sangre! ¡No al turismo que sólo beneficia a las grandes cadenas chilenas! ¡No a todo!


¿Qué papel juegan los medios? A la radio acceden todos, en el campo y las ciudades. Existe infinidad de emisoras que en muchos de sus programas (en quechua y aymara especialmente) difunden como “noticias” afirmaciones alucinadas; la TV da cabida a dirigentes, líderes, profesionales que sin rigor ni objetividad dan por ciertas dichas afirmaciones y elucubran análisis y teorías de despojo, venta, saqueo, entreguismo de parte de empresarios y funcionarios. Hace 25 años me propuse, por salud mental y tranquilidad espiritual, no escucharlas, pero, desde que vine a Suasi no puedo evitarlas, porque quienes colaboran conmigo las tienen encendidas. No me sorprende el impacto en el alma, corazón y pensamiento de miles de profesionales, comerciantes, contrabandistas, narcotraficantes, etc.


Saben de mi entrañable identificación con Puno, pero desde tiempo, siento que con muchas de sus gentes, menos cosas me unen; respeto las diferencias culturales, pero también creo que hay valores universales como la verdad, el respeto, la tolerancia, la alegría por el éxito ajeno, el cuidado de niños y ancianos, la amistad sincera. El aire está enrarecido y no por la altura, racismo y odio increíbles son lo que he visto y he escuchado en rostros de personas que creía amigas y eso me lacera el alma.”


-------------


2) "TRES PARÁGRAFOS ENVIADOS DESDE PUNO" por Mirko Lauer, Dom, 26/06/2011


Cito, muy levemente retocados, algunos comentarios escritos y difundidos a mediados de mes, antes de que la sangre llegara al río, que me hace llegar mi amiga Martha Giraldo Alayza sobre la situación en Puno, donde ella vive.


“Hay un gran contrabando, de tales volúmenes que se distribuye hasta Arequipa, Lima, Cusco, Madre de Dios, Abancay, que cuenta con soporte logístico de almacenes, camiones, buses, camionetas, talleres de reparación, tiendas de repuestos, seguridad, etc. y del que todos los ciudadanos de Puno nos servimos alegremente en la medida de nuestras necesidades (por ejemplo, licores, galletas, chocolates, sábanas, artefactos, caprichos para el buen comer y vivir); minería informal descontrolada (quebradas amazónicas y al pie de glaciares en Ayapata, Coaza, Sina, Limbani, Phara, Patambuco, San Gabán, Ananea/ Rinconada, solo aquí se calculan más de 30 mil extractores y que se proveen de explosivos, botas, cascos, mamelucos, gas, combustible, linternas, miles de celulares, vía el contrabando), cocales en expansión en los valles de Sandia, San Juan, San Ignacio, San José, Putina Punko, San Gabán, Ayapata, Coaza, es vox populi que ahora se transforma en cocaína y se exporta hacia Bolivia.


Una compleja, desigual y tensa convivencia entre un pequeño sector empresarial formal y una gran masa de hábiles y avezados productores y comerciantes informales, ilegales, a los que el Estado no ve, no siente, no huele.


Gastón Acurio afirmó en TV que ser empresario era “un privilegio, un honor y una responsabilidad”; y efectivamente así es, pero en Puno, reconocerse empresario es un acto de estoicismo, porque hay que resistir epítetos como “testaferro, explotador, miserable, vendepatria”. Estos calificativos son endilgados a los mestizos formales, sean locales o venidos de fuera. Los miles de empresarios informales simplemente no son empresarios, son parte del pueblo sufrido y excluido del sistema, aunque movilicen millones de dólares en mercadería ilegal, tengan flotas de buses, camiones, tráilers, maquinaria pesada, usufructúen yacimientos mineros informales, cocales, cafetales, tiendas y mercados, casas de cambio, cientos de tiendas de computadoras y teléfonos, inmensas ferreterías, no solo en Puno, en Arequipa, Tacna, Moquegua, Madre de Dios, Cusco, llegando incluso hasta La Paz, Río, Sao Paulo. Ser quechua o aymara, es garantía de contar con una patente étnica para todo lo permitido, legal pero también y sobre todo, para lo ilegal e informal que se pueda hacer. El normal, tradicional y ancestral intercambio fronterizo, ha devenido en economía paralela que mueve millones, corrompe y ejerce presión a todo nivel, de la misma forma que los grupos mineros informales y cocaleros.
No es casual ni fruto del abandono estatal y/o privado, que no haya inversiones productivas en la región (excepción de algunas mineras y hoteles), no se puede invertir en Puno, no se puede comprar tierras, no se puede instalar industrias porque fracasan frente a la competencia del contrabando, no hay mano de obra calificada, no hay proveedores primarios de calidad y formales. Siendo la mayor zona productora de fibras y lanas, ni una sola planta que las lave y las industrialice, ¿por qué? Ni una planta de beneficio de carnes, siendo la primera región productora de carne de res y ovino.


En Puno, tanto en el campo como en la ciudad, entre aymaras, quechuas y mestizos, la circulación de rumores y afirmaciones alejadas de la verdad es increíblemente profusa, ni la típica chismografía limeña se puede comparar y solo para que se hagan una idea, unas cuantas perlas: “Toda el agua es propiedad privada de García Pérez, que la vende al mejor postor y que es socio de las empresas que compran”; “El lago Titicaca está vendido a los chilenos”; “Los hoteles Libertador son propiedad de Fujimori y sus socios chilenos”; “Casa Andina, cadena hotelera chilena”; “La isla de Suasi ha sido vendida a los chilenos”; “Desde Suasi se bombea agua al norte de Chile”; “Las empresas mineras pagaron canon solo en la época de Toledo”; “García para incentivar la inversión extranjera, ha exonerado de impuestos, canon y regalías, a todas las empresas extranjeras”; “Todo el Perú está concesionado y vendido para la explotación minera”; “Las empresas mineras llegan de golpe y porrazo a tomar posesión de las tierras de los campesinos, y los comuneros súbitamente se enteran que no son más dueños de ellas”; “Los canadienses de Santa Ana, nunca realizaron la consulta previa y no lograron la licencia social”.


-----------


3) "PUNO, REGION LIBERADA", por Fernado Rospigliosi en LA REPUBLICA, Dom, 26/06/2011


Puno está fuera del control del Estado. El contrabando, el narcotráfico y la minería ilegal campean a sus anchas. Los caudillos locales se imponen por la violencia.


Los revoltosos lograron su objetivo, que hubiera muertos y heridos, tras casi dos meses de disturbios. Fueron escalando la violencia sistemáticamente, provocando al gobierno y a las autoridades que actuaron con desinterés, negligencia y cobardía. El ataque al aeropuerto de Juliaca obligó a la Policía a responder, con el saldo trágico conocido.


Contrariamente a lo que dicen los humalistas e izquierdistas, lo que ha ocurrido en Puno no es una rebelión de las masas pobres, oprimidas y excluidas contra el Estado opresor. Es también una revuelta de grupos que viven y medran de los múltiples negocios ilegales, y que son prepotentes, violentos y racistas.


Las palabras de Martha Giraldo, puneña, antigua militante cristiana de izquierda, describen con exactitud lo que ocurre en Puno. Extractos de una carta suya a un grupo de amigos (con permiso de la autora):


La realidad de Puno


“En Puno se da una compleja, desigual y tensa convivencia entre un pequeño sector empresarial formal y una gran masa de hábiles y avezados productores y comerciantes informales, ilegales, a los que el Estado no ve, no siente, no huele”.


“En Puno, reconocerse empresario es un acto de estoicismo porque hay que resistir epítetos como ‘testaferro’, ‘explotador’, ‘miserable’, ‘vende patria’”.


“Los miles de empresarios informales simplemente no son empresarios, son parte del ‘pueblo sufrido y excluido del sistema’, aunque movilicen millones de dólares en mercadería ilegal, tengan flotas de buses, camiones, trailers, maquinaria pesada, usufructúen yacimientos mineros informales, cocales, cafetales, tiendas y mercados, casas de cambio, cientos de tiendas de computadoras y teléfonos, inmensas ferreterías, no solo en Puno, en Arequipa, Tacna, Moquegua, Madre de Dios, Cusco, llegando incluso hasta La Paz, Río, Sao Paulo”.


“Ser quechua o aymara es garantía de contar con una patente étnica para todo lo permitido, legal, pero también, y sobre todo, para lo ilegal e informal que se pueda hacer. El normal, tradicional y ancestral intercambio fronterizo ha devenido en economía paralela que mueve millones, corrompe y ejerce presión a todo nivel, de la misma forma que los grupos mineros informales y cocaleros”.


“Muchos se dedican a los negocios, blanqueando el dinero del contrabando, del oro ilegal, la coca”.


“No es casual ni fruto del abandono estatal y/o privado que no haya inversiones productivas en la región (excepción de algunas mineras y hoteles). No se puede invertir en Puno, no se pueden comprar tierras, no se pueden instalar industrias porque fracasan frente a la competencia del contrabando, no hay mano de obra calificada, no hay proveedores primarios de calidad y formales”.


No a todo


“En este panorama, ya desmotivador y preocupante, en el que son frecuentes las emergencias sea por frío, sequía o inundación, se grita a todo pulmón ‘¡No a las concesiones mineras, petroleras, hidroeléctricas!’, ‘¡No a la presencia de empresarios foráneos!’, ‘¡No a las empresas chupasangre!’, ‘¡No al turismo que solo beneficia a las grandes cadenas chilenas!’, ‘¡No a todo!’”.
“Los presidentes Jiménez, Fuentes y Rodríguez, autoridades regionales grises, incapaces y demagogos, junto a consejeros, alcaldes y regidores, nada efectivo han hecho por la región. En campaña, todos sin excepción, ofrecen promesas sin límites y todos también apelan al electorado quechua y aymara por ser abrumadoramente mayoritario tanto en el campo como en las ciudades”.


“Los dos ex presidentes regionales y el actual han tenido discursos antimineros, antiempresa y antiinversiones y han alentado posiciones de enfrentamiento con el gobierno central por su lejanía, desinterés y ausencia. Ninguno propuso cambios que desarrollen la región, solo pequeñas obras y mucho asistencialismo, que ahonda la conducta pedigüeña, mendicante y de victimización de líderes y comuneros”.


“Respecto de Vasty Lescano Ancieta, Abraham Ccauna, Hermes Ccauna, públicos agitadores senderistas que sin hipocresías ni medias tintas participan de la actual asonada, ¿qué puedo decirles? Que andan sueltos y sin temores”.


Los aymaras


“Decirles con tristeza que no imaginan cómo los campesinos aymaras se portaron en la ciudad los días del paro, que fueron de una verdadera ocupación: agresivos, racistas, intolerantes, abusivos con todos quienes se atrevieran siquiera a vender panes; tomaron por asalto plazas, parques, óvalos y ahí mismo instalaron cocinas, dormitorios, comedores y baños. A varias cuadras a la redonda de la Plaza de Armas, los hedores eran insoportables. Me pregunto: ¿tienen derecho a agredirnos de esa manera? Luchar por sus reivindicaciones ¿les da derecho a atropellar los de otros?”.


“Un valiente y humilde chofer aymara, responsable de conducir la ambulancia del hospital de Juli, comentó indignado que llevaba un niño aymara enfermo a Puno, y ¿qué hicieron los del piquete? Desinflaron las llantas, le pegaron y aún no repuesto de la golpiza fue testigo de los correazos que les propinaron a unos turistas italianos que, desesperados por llegar a Puno, decidieron caminar y además los desvalijaron sin reparos”.


“Respeto las diferencias culturales, pero también creo que hay valores universales como la verdad, el respeto, la tolerancia, la alegría por el éxito ajeno, el cuidado de niños y ancianos, la amistad sincera. El aire está enrarecido y no por la altura sino por el racismo y el odio increíbles. Eso es lo que he visto y escuchado en rostros de personas que creía amigas y eso me lacera el alma”.


--------


4) "TRAGUEN SU PROPIA MEDICINA" por Aldo Mariátegui, en CORREO, Lima 27 de junio 2011


- Conversé con algunos conocidos que tienen negocios en Puno y coincidían con esa emotiva carta que la empresaria hotelera local Martha Giraldo ha enviado a los medios, donde advierte y pormenoriza que el tema tiene una colosal profundidad que no vemos en Lima: mafias de todo tipo que buscan pescar a río revuelto, informalidad agresiva, racismo aimara a tope, agitación senderoide y etnocacerista, radios que envenenan con mentiras, presidentes regionales ineptos y ultrademagogos... Sólo algunos ingenuos en Lima creen que es un problema de "exclusión" y pobreza nomás. Hay toda una inmensa agenda oculta detrás. Pero claro, la denuncias y eres un derechista autoritario (o hasta racista).

Pero dentro de todo no puedo dejar de sonreír cuando leo la carta de esta desesperada empresaria al borde de la quiebra. La ahora capitalista Marta Giraldo fue dirigente del PUM junto a Javier Diez Canseco (ambos integraban la ultrarradical facción llamada "libios" frente a los "zorros" de Santiago Pedraglio) y fue la típica rojaza incendiaria de los 80, así que ahora de vieja capitalista está recibiendo de su propia medicina. ¡Toma pues, baila ahora todo lo que hiciste bailar a los demás empresarios en esos años con los paros y huelgas que apoyabas junto a los rojos! ¡Goza de la violencia que atizaste contra la "democracia formal" y el "Estado burgués", ése al que ahora tanto le reclamas que "ponga orden"! Ahora te quejas de que los revoltosos te llamen "explotadora" y "vendepatria", lo que tu PUM otrora gritaba a otros.

Dentro de lo trágico, he tenido algo de un "momento Nescafé", un "Instante Kodak" al leer esa carta, que parecía que la había escrito la Confiep y no la socia de Javier Diez Canseco. Sí pues, ella y Javier Diez Canseco son socios en el insular hotel Suazi, que maneja la operadora Casa Andina (Grupo Interbank). Por eso me sonrío más al pensar que el propio Diez Canseco ha afectado sus bolsillos y ha jodido feo también a sus socios, pues él colaboró a que todos estos líos en Puno se desmadren cuando fue al Canal 5 a apoyar a Aduviri. Ahora ni el gato se está alojando en la isla Suazi y va a pasar un buen tiempo antes de que los turistas regresen. "Martha, my dear" (como la canción de Los Beatles), felicita a tu socio el buen Javier.

Escríbenos otra de tus desgarradoras cartas, pero esta vez agradeciéndole. Todo se paga en esta vida.

- Tras todo lo ocurrido en Puno, es más válida que nunca esa sentencia de Ricardo Palma: "República peruana, donde cada uno hace lo que le da la gana". Refúgiate en un canal de TV y escaparás a la ley. Destroza un aeropuerto y no te pasará nada. Es que ya no existe el principio de autoridad, que impide la anarquía. Se suele repetir como loros que en determinadas zonas "falta Estado". No, Estado hay. Hay alcaldía, correo, comisaría, escuelas, etc. en la mayoría de las localidades. Lo que no ejerce ese Estado allí es su ius imperium, su principio de autoridad.

_____________________________________________________________

No hay comentarios: