domingo, 26 de junio de 2016

VIZCARRA, ENEMIGO PUBLICO N° 1 DE PUNO EMPEZÓ ESTE PROBLEMA

Pasto Grande: ¿Cuál es el territorio en juego entre Puno y Moquegua?


Escribe: Los Andes | 26JUN16
Pasto Grande, Tolapalca, Huaytiri, Titiri y Aruntaya, poblados que se encuentran en la zona limítrofe entre Puno y Moquegua, siempre le pertenecieron a la región Puno, y la intención de Moquegua es simple: llevarse los recursos de la zona, como el agua, que tanta falta les hace para el fomento de su agricultura.
Las autoridades de la región Moquegua no titubean ni un segundo en provocar a la región Puno, menos en continuar una absurda disputa por un territorio que ya la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) les ha negado, y dio la razón a la región Puno sobre su posesión, pues los poblados de Pasto Grande, Tolapalca, Huaytiri, Titiri y Aruntaya, históricamente, siempre fueron puneños.
Sin embargo, la región Moquegua, con una clara ambición expansionista y lucha por los recursos hídricos de puno, viene creando una “mentira” con relación a que estos poblados pertenecen a dicha región y que deben ser anexados a un futuro distrito que ellos llaman San Antonio.
En el año 2014, con la presunta finalidad de anexar localidades, Moquegua pretendió crear el distrito de San Antonio, en la provincia de Mariscal Nieto. Esta iniciativa fue presidida por el congresista de Fuerza Popular, Pedro Spadaro Philipps, quien presentó el proyecto de ley N° 3907 ante el Congreso de la República el 28 de octubre del 2014.
Este proyecto, además, fue respaldado con las firmas de los congresistas Leyla Chihuán Ramos, Jesús Hurtado Zamudio, Federico Pariona Galindo, Julio Rosas Huaranga, Fredy Sarmiento Betancourt, Karla Schaefer Cuculiza, y el congresista por Puno, Francisco Ccama Layme.
Ante este hecho, Puno decidió posponer la demarcación con Tacna, para resolver el conflicto territorial con Moquegua, referente al tramo I, II y III de Pasto Grande. Después de varias controversias y discusiones de trabajo, la Presidencia del Consejo de Ministros, a través de la Dirección Nacional Técnica de Demarcación Territorial, emitió un informe sobre Pasto Grande, aceptando la posición de Puno.
Este informe señala que los poblados de Tolapalca, Huaytiri, Titiri y Aruntaya forman parte del territorio puneño, decisión que no fue aceptada por Moquegua y por la que se resistieron a firmar el acta. Esta propuesta es oficializada en octubre del mismo año mediante Oficio Múltiple N°119-2013, dirigida a ambos gobiernos regionales.
INVASIÓN
La reciente provocación de Moquegua se dio el último jueves. Felizmente, la Fiscalía Provincial Mixta de Ácora, a través de los fiscales adjuntos Julio César Mamani Chura y Maira Ponce de León Mellado, se constituyeron hasta el Centro Poblado de Aruntaya, ubicado en la zona fronteriza entre los departamentos de Puno y Moquegua, para impedir una invasión moqueguana.
Según se informó, en la zona se encontraban presentes autoridades del departamento de Moquegua, acompañados de un aproximado de 80 personas, todos ellos con el objetivo de realizar una Sesión de Concejo Regional Descentralizado.
Al respecto, la fiscalía hizo la exhortación a las autoridades de la vecina región, a fin de que no incurran en actos que puedan generar conflictos sociales y/o enfrentamientos que podrían ocasionar daños a la vida, el cuerpo o la salud de los pobladores, o sean causa de la comisión de delitos diversos.
Esta exhortación se realizó en mérito a que la zona donde las autoridades moqueguanas pretendían realizar una sesión oficial, se encuentra en un conflicto limítrofe en proceso de solución a nivel de la Presidencia del Consejo de Ministros, la cual, en un informe, le dio la razón a Puno sobre la posesión de esos territorios.
Al respecto, la fiscalía informó que las autoridades políticas del departamento de Moquegua, en un primer momento, abandonaron el auditorio del Centro Poblado, indicando que su presencia obedecía a que se celebraba el aniversario de esa jurisdicción, posteriormente, instalaron la sesión descentralizada.
La fiscalía, en su labor de prevención del delito, junto a las autoridades del Gobierno Regional Puno y de la Municipalidad Provincial de Puno, puso en conocimiento del vicegobernador moqueguano, Emilio Euribe Rojas, que existe un proceso pendiente para determinar la delimitación, indicando que de ser el caso serán las autoridades participantes quienes asumirán responsabilidades derivadas de estas acciones.
Cabe añadir, finalmente, que este problema limítrofe fue el que originó que el distrito de Ácora no pueda provincializarse. A pesar de que los territorios en disputa le pertenecen a Puno, las autoridades de las gestiones anteriores no se preocuparon por la demarcación territorial hasta que Moquegua puso los ojos sobre esos lugares abandonados.

No hay comentarios: