jueves, 22 de mayo de 2014

POLTICA NACIONAL


LECTURAS INTERESANTES Nº 614
LIMA PERU            22 MAYO 2014

eL TC
“HILDEBRANDT EN SUS TRECE” N° 201. 9 DE MAYO 2014, p.24

Los países civilizados tienen Tribunal Constitucional. Y esto por una simple razón: porque en los países civilizados la Constitución, que es el contrato social que garantiza el equilibrio de las fuerzas y la convivencia pacífica de los contrarios, se suele respetar.
Pero en las llanuras salvajes como el Pirú, donde los cocineros son cotizados pero los físicos nucleares se tienen que largar aunque sea a la Argentina para sobrevivir, la Constitución es una colección de papeles mojados, un libro de humor involuntario, una lista de consensos palabreros escritos con la convicción de que jamás podrán cumplirse.
Y si la Constitución es burlada todos los días por todas y cada una de las autoridades, ¿qué diablos es entonces el Tribunal Constitucional? Pues lo que es ahora: un antro apristón, la madriguera de las sentencias delivery, el servicio de limpieza de los cochinos.
Que el Perú tenga un TC es como si los burdeles tuviesen capilla, los cirujanos plásticos consideración y las vacas sostenes de Victoria's Secret.
La Constitución que el TC alanista debería defender dice por ejemplo: "El Estado propicia el acceso a la cultura y fomenta su desarrollo y difusión" (artículo segundo, inciso 2). ¿No es un cague de risa?
Dice también este evangelio de comediantes: "El Estado reconoce y protege la pluralidad étnica y cultural de la Nación. Todo peruano tiene derecho a usar su propio idioma ante cualquier autoridad mediante un intérprete" (artículo segundo, inciso 19). Pregúntenle al racismo erecto si esto se cumple. Pregúntenle a Hilaria Supa.
Fabula así este mamotreto que supera a Ña Catita: "Toda persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabilidad" (artículo segundo, inciso 24). Risas de los medios de comunicación cuando reservan la frase "supuesto delito" sólo a los casos que involucran al blanquiñosismo. Porque todos los negros, indios y cholos son, de frente y con foto del Reniec, culpables de lo que la policía tenga a bien.
Más humor de sal gruesa: "Los medios de comunicación social deben colaborar con el Estado en la educación y en la formación moral y cultural" (artículo 14). Como se recordará, la prensa chicha y la seria que se vendió acataron ese mandato casi al pie de la letra. Y la prensa de hoy, empezando por "Trome" y terminando en "Exitosa", es un fiel reflejo del "espíritu constitucional".
Siguen los chistes de nuestra Carta Magna con su artículo 68: "El Estado está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas".
Firmable por Heduardo es este juramento: "El Estado promueve el desarrollo sostenible de la Amazonia con una legislación adecuada' (artículo 69).
Y aquí viene lo mejor: "El Estado apoya preferentemente el desarrollo agrario" (artículo 88). Chaplin es un adefesio. Groucho Marx es aburrido ante esta epopeya de la carcajada.
Y la cereza en el helado quizás pueda ser esta: "Las Comunidades Campesinas y las Nativas tienen existencia legal y son personas jurídicas. Son autónomas en su organización, en el trabajo comunal y en el uso y la libre disposición de sus tierras, así como en lo económico y lo administrativo, dentro del marco que la ley establece. La propiedad de sus tierras es imprescriptible, salvo en el caso de abandono previste en el artículo anterior. El Estado respeta la identidad cultural de las Comunidades Campesinas y Nativas" (artículo 89). La Constitución del Perú es un libro de pendejadas, cinismo en ristre, sarcasmo por toneladas. Es el libro más chistoso que se haya escrito en la literatura peruana. La Constitución del Perú debería llevar la firma del Guasón
 ¿No ven que el tal Ernesto Álvarez se parece ya al enemigo mayor de Batman?

________________

NOTA DEL DIFUSOR: Ahora que el Congreso de la República acaba de elegir seis nuevos magistrados del Tribunal Constitucional ¿cambiará la percepción negativa que sobre ese alto organismo fluye del artículo anterior, escrito antes de la elección? ¿Seguirá el manoseo político partidarista del TC, toda vez que sus miembros han sido propuestos (como en toda buena partidocracia) por los partidos políticos a través de sus bancadas parlamentarias?. ¡Los colegios de abogados, las facultades de derecho de las universidades, los altos órganos jurisdiccionales, no han tenido participación directa y efectiva en la postulación de candidatos al TC!. Esa reciente elección ha sido producto del abuso del “toma y daca” entre las cúpulas partidarias: por tanto no puede sino esperarse la politización de los fallos, particularmente en los casos en los que se ventilen conflictos en los que esté involucrada la membresía de la clase política gobernante. Por lo demás, un breve análisis de los antecedentes de la mayoría de los nuevos magistrados, nos enfrenta con una cruda y desesperanzadora realidad: La derecha bruta y achorada, antipopular y anti indígena ha tomado el control del Tribunal Constitucional. Más de lo mismo. (GVC)

 

                                                                 

No hay comentarios: