domingo, 30 de julio de 2017

ANALISIS DE LA COYUNTURA PERUANA

LECTURAS INTERESANTES Nº 771
LIMA PERU            30 JULIO 2017
KENJI Y LOS HUMALA
César Hildebrandt
Tomado de “HILDEBRANDT EN SUS TRECE” Nº 357, 21JUL17 p. 9
¿Kenji Fujimori es un buen chico, un miembro informal de la Cruz Roja, un soldado del Ejército de Salvación, un karateca santurrón? Recuerdo a su padre cuando sonreía siempre y hacía chistes con su castellano de estropajo y mostraba una yuca enorme. Y sonreía, siempre sonreía, como el dueño de un bazar nipón que quiere que le compres una cor­bata con rayas diagonales. Y la gente se creyó su historia. Empe­zando por la izquierda, crónica embaucada por voluntad propia, Caperucita Roja deseosa de lo­bos. ¡Cómo se tragaron el anzue­lo! ¡Y cómo se parecen Alberto y Kenji!
Va Kenji y abriga con una man­ta a Ollanta, que ahora es socio de su padre, par de su padre, me­llizo de su padre, víctima como su padre. Va Kenji a la celda de Ollanta y le lleva el almuerzo y le da aliento. ¡Dos “presos políti­cos” auxiliados por un samaritano! Una manga japonesa con un extraño final de reconciliación y perdones recíprocos. Me dan ganas de llorar. ¡Como cuando el chinito alegaba que los ricos, a quienes serviría como nadie, querían su derrota! ¡Como cuan­do, al cierre de un debate, exhi­bió la supuesta primera plana de un diario de los Agois, a quienes haría más tarde sus compinches! ¡Como cuando Alejandro Sakuda se convirtió en favorito!
El mensaje es sibilino: Humala es víctima de una injusticia; mi padre, también; ambos esperan su pronta libertad. ¡Son inocentes!
Kenji no sólo es el heredero natural de la dinastía sino que es el que se atreve a decir lo que su hermana intenta piadosamente acultar: que el fujimorismo es uno solo y viene de Alberto, que el útero grande del fujimorismo también acogió a Fuerza Popular, que la Mama Grande es Al­berto y que negar eso es contra natura. El problema, entonces, no es ideológico sino venoso: el RH del keikismo. Por más transfusiones que se haya hecho es inconfundiblemente albertista.
A largo plazo, Kenji tiene las de ganar. No hay fujimorista sin­cero que no admita sus raíces y que no diga que sin el viejo hoy recluido el fujimorismo es un si­mulacro, un robo a la propiedad intelectual, una ingratitud desas­trosa.
Astuto Kenji. Muy astuto. Tan astuto como su padre, aquel pe­ruano que nació el 28 de julio de 1938 y que un día, fugado del país que había hundido en una ciénaga, apareció en su versión japonesa candidateando al senado, financiado por un grupo de extrema derecha.
Muchos están creyendo esta nueva historia.' Son en muchos casos los mismos que defienden a capa y espada a la expareja presidencial. Dicen que su en­carcelamiento es injusto porque García está libre, lo que es un ra­zonamiento de alarmante debili­dad intelectual.
Son muchos los que en este país merecen la cárcel y la han eludido, como García, encon­trando compinches en la judica­tura y en el ministerio público. ¿Y eso debe inhibir a un fiscal y a un juez que no han hecho sino cumplir con su deber?
La señora Nadine mien­te como respira. Es al­guien capaz de negar sus agendas, torcer su letra, impulsar los pro­yectos de la firma que la había aceitado previamente con tres millones de dólares. Es capaz de meter a su mejor amiga, a su madre, a la embajadora de conveniencia que puso en Francia, a su hermano y al partido que
YA VES COSITO, POR NO ANDAR DERECHO!!
decía defender en una trama asquerosa de dinero embolsado en maletines y puesto a buen recau­do para disfrute propio. La seño­ra Nadine es capaz de todo. Y el señor Humala... Bueno, el señor Húmala es capaz de hacer casi todo lo que su cónyuge practica, incluyendo sobornar testigos (como denunció este semanario en el año 2011, nada menos) para ocultar crímenes.
¿Y ahora hay que llorar convul­samente, ir a San José, sonarse la nariz y volver a llorar por una de­tención provisoria que puede ser levantada en las próximas sema­nas? ¿En qué país estamos? ¿Des­de cuándo estamos bajo la tutela de las tuertas redes sociales que exigen benevolencia para los que consideran suyos y guillotina sin juicio para sus enemigos?
Lo más probable es que Hu­mala y Heredia recuperen la li­bertad muy pronto. Pero en el juicio se verá la magnitud de lo que les hicieron a sus militantes y al país. Después de eso vere­mos cuál será su destino.




No hay comentarios: