jueves, 13 de noviembre de 2014

SOBRE BESO DE LLUVIA

“BESO DE LLUVIA”
de JOSE LUIS VELASQUEZ GARAMBEL

Sonia René Molina Cabala

Para empezar, anotaré que es sumamente difícil resumir en dos páginas este extraordinario par de volúmenes elaborados por el joven Dr. José Luis Velásquez Garambel. Más de quinientas páginas llenas de impresionantes imágenes a colores, comentarios lúcidos, recopilación científica de obras literarias y vida de autores que habitaron este prolífico y feraz terruño.
Se editó el 2008, bajo el auspicio de CARE, Ministerio de Educación y Comisión Europea.
Ambos tomos muestran generosa y didáctica diagramación en formato A-4, matizado con producción artística de notables cultores del arte plástico y pictórico. 
Los huesos del pasado se remueven con delectación para hacer llegar al niño, al estudiante y al profano la poesía de nuestro Padre Manco Cápac, tan ligada a la naturaleza y a su tiempo (1200 d.c.) el canto ceremonial de saludo de Chuchiq Cápac Sinchi -último Señor de los Jatun Collas, vencido por Pachacútec (1450 d.c.)- al inca Wiracocha con motivo de su boda.
Grandes maestros de la intelectualidad puneña pasan por sus páginas: Gamaliel Churata, Alfonso Torres Luna, José Antonio Encinas Franco, la narrativa del famoso “chucuiteño”  Emilio Romero, con su realista cuento “Balseros del Titicaca” que perenniza la eterna pugna entre campesinos proveedores de alimentos: quesos, carachis, huevos, y rescatistas, comerciantes ambulantes de ahora, que anexamos a continuación:
“Del barrio de Mañazo comenzaron a bajar al muelle las cholas Ckateras, alcanzadoras de provisiones. Bajaban soldados y mercachifles. Todos los balseros se pusieron de pie como aprestándose a una batalla. A los pocos minutos, mercachifles, soldados y ckateras hacían saqueo de las provisiones. 
-¡Indio animal, esto es para el comandante! -Le decía el soldado a uno, quitándole la canasta de huevos.
-¡Ladronazo! ¡Conténtate con cuatro reales por esta talega de quesos o te mando preso! -chillaba una ckatera.
Otra más práctica, le quitó el sombrero y el poncho a uno de ellos para obligarla a seguirla cargando la pesca hasta el puesto del mercado. Cuando llegó, le alcanzó un pan y una peseta.
-Toma tatay, y di que es tu santo” .
Imágenes inéditas impactantes: de Gamaliel Churata velando a su amada esposa Brunilda, similar a la fotografía de Abimael Guzmán, velando a su esposa. Fotografía de Gamaliel conducido en su postrer recinto hacia la apacheta gentilmente cedida por Don Inocencio Mamani en la Circunvalación Sur de la ciudad de Puno. 
Inocencio Mamani Mamani con su preciosa obra de teatro: “TUQUYPAJ MUNANSKAN” (Querida por todos) que desde el inicio hace dialogar con picardía y gracia a sus jóvenes protagonistas:
“LUCAS.- (Llama y silba desde afuera) ¡Pitita, oye Pitita!
PITITA.- ¿Quién me está llamando como a una perra?
LUCAS.- ¡Yo soy tu Melchor! ¡Oye Pitita!
PITITA.- Tú no eres él, mi Melchor no tiene voz de perro.”
(Protagonistas: Lucas el admirador, Pitita la guapa esposa de Melchor )
Retratos del ilustre Lisandro Luna, envidiado y odiado por sus paisanos, y admirado por sinnúmero de intelectuales. Los muy conocidos Dante Nava, Carlos Oquendo de Amat, acompañados de fotografías inéditas en blanco y negro. Impresionantes imágenes de educadores de la talla de Telésforo Catacora, Ezequiel Urviola, y el magnífico autor de Utawila Manuel Z. Camacho, Juan Bustamante y Dueñas. La ironía fina de Alberto Rivarola -clásico pandillero- relatos y anécdotas del primer novelista Narciso Aréstegui, quien fue autoridad en Puno y murió en el lago Titicaca. Obras de Federico y Ernesto More, Emilio Armaza, Mercedes Bueno, José Parada Manrique, Eustaquio Rodríguez, Emilio Vásquez, y muchos otros.
El trabajo de buscar información, hurgar archivos privados, incursionar en la vida noctámbula del Puno nocturno es tarea devastadora e inagotable, así como intercalar retazos de arquitectura: el muelle Puno, los Uros, paisajes oníricos del lago Titicaca, sacar del baúl enmohecido a grandes escritores y entibiarlos con fulgurantes composiciones plásticas de José Luis Barriga, Benigno Barriga, y  David Frías.
Desfilan personalidades de la mano de su respectivo contexto: Mateo Jaika y decenas de escritores que aún respiran del humus creativo, empezando por el gran Omar Aramayo, gestor del movimiento sicalíptico, analítico, místico y otras yerbas del campo y la poeta Gloria Mendoza Borda. Todas las obras de Feliciano Padilla con sus carátulas escaneadas, el famoso cuento del pleito entre el gallo y el pucupuco, de Julián Palacios Rios. Escritores acreditados, muy conocidos como Jorge Flores Aybar, el popular “PETROVA”, el premio COPE Boris Espezúa, Zelideth Chávez, el Jurista Jovín Valdez, con su original relato de la loca moqueguana que comía niños; hasta la novísima obra de jóvenes escritores “Febrero Lujuria” de Christian Reynoso, los ensayos de Walter Paz, “Timba, Timbero” de Elard Serruto, Alberto Cáceres, Los premios COPE Alfredo Herrera, y Leoncio Luque.
Todo ello refleja la increíble vocación y amor por el pensamiento ajeno y la palabra escrita de un joven y acucioso intelectual puneño, capaz de pasar horas y horas diarias leyendo muchas obras inéditas, y depurarlas con exquisito sentido estético. Refleja su pasión por la historia, por conocer al detalle el entorno de los autores en los segmentos más productivos de su vida. Relevar nuestra increíble producción intelectual manifiesta en la pluma de autores contemporáneos como Vicente Benavente, Lolo Palza, Efraín Miranda, Alberto Valcárcel, Percy Zaga, Victor Villegas, Bladimiro Centeno, Vladimir Herrera, Luis Pacho, Eddy Sayritupa, Simón Rodriguez, Vicente Achata, y muchos mas.  
Logra enriquecer la obra con la descripción del contexto, sin escatimar anécdotas familiares, y sociales que gestaron literatura de altura, con sus matices desgarradores –como la pérdida de la esposa e hijos en breve plazo– de Gamaliel Churata ó la eufórica alegría de las fiestas de la Candelaria de Christian Reynoso, ó las travesuras filosóficas de JOSPANI el bohemio consuetudinario.
En suma, la Literatura Puneña, brilla y se acrecienta el siglo XX con esta obra prolija y estéticamente nominada “BESO DE LLUVIA” sumario analítico muy versado de hechos que configuraron nuestra fama de escenario literario activo y fecundo” generador de una “excelente dinastía de poetas y hombres de letras” (Crevoisier, El Peruano 16/VIII/ 2014). Patrimonio cultural, que ratifica la existencia de Minerva, Venus y Marte en todas sus dimensiones, y es tal vez el mejor testimonio de nuestra historia literaria. Absolutamente propositiva, que merece ser reeditada, pues es nada menos que el rostro vivificado de quienes forjaron esta cultura milenaria en nuestro hábitat de contrastes: sol y frio, agua y piedra , ichu y café.
Significa un formidable aporte a la autoestima, e identidad puneña a futuro. EL CARE con esta obra editada en dos tomos a todo color, saltó a la posteridad más que con sus obras de infraestructura. Vaya un reconocimiento especial a nombre del Centro de Escritoras Puno a las personas e instancias que contribuyeron a su plasmación: Lic.  Marina Figueroa, Lic. Moisés Bustincio Cahui, Proyecto Kawsay .
Finalmente, felicitaciones al cerebro laborioso y fulminante del Dr. José Luis Velásquez Garambel, una mezcla de historiador, esteta y poeta, analítico, paciente y generoso con las personalidades que hicieron cultura en la tierra que lo acunó ( hace muy poco tiempo). 
En tal sentido, es ¡URGENTE! sacar edición actualizada, pues hace tiempo se agotó el Primer Beso.
 



Sacando a la luz de archivos celosamente guardados. Esta fotografía de tres personalidades de la intelectualidad puneña, a pocas horas antes de que falleciera el ilustre Samuel Frisancho, patriarca del diario Los Andes de Puno: JOSPANI el poeta  de inigualables mostachos y sonrisa burlona y Jorge Flores Aybar, el popular PETROVA , mecenas literario, narrador  y actual regidor de la Municipalidad Provincial de Puno.  
 
--------------------------------------
 
 

No hay comentarios: