martes, 12 de julio de 2011

Comunicación de José Ormachea Ramos

Buenas tardes Dr. Guillermo:
Gracias por el envío del correo sobre el lago.
Le comento que en el 2002 hubo una iniciativa del entonces MITINCI para descontaminar la bahía interior. Tuve la oportunidad de asistir a algunas reuniones de trabajo e incluso una visita relámpago a Puno. Desde mi perspectiva, se trató de un lobby chakano, con alguno de su entorno, para que un grupo de empresarios USA vendan unas plantas compactas para tratar las aguas servidas domésticas generadas en la ciudad de Puno.
Asistieron casi todos los congresistas de la época y me da mucha pena recordar esos momentos, pues, aparte del Ing. Guillermo León Suematsu (entonces viceministro de saneamiento) y Yo, ningún congresista o sus asesores abrieron la boca para plantear preguntas simples como: Cuan compatibles son esas plantas "llave en mano" con las condiciones climáticas (Temp., presión atmosférica, concentación de oxígeno en el aire, etc); cuánto costaría la tarifa del agua (León estimó que se triplicaría); por mi parte y tratando de ser proactivo les sugerí que instalen una planta piloto por un año y a la vista de toda la población para que tomen conciencia de ese enorme beneficio y con ello ser aceptados, ¡para que dije eso, saltó hasta el techo Niels Ericson Correa diciendo que eso costaría un montón! le repliqué que donde yo trabajé, en la Ind. química, el propietario de la empresa ponía como condición instalar plantas piloto para que las evaluemos y de acuerdo a ellas se podría (en condicinal) comprarles los equipos grandes o definitivos. Ese señor y Raul Diez Canseco pretendían que apoyáramos esa compra sí o sí, pero felizmente fuimos 2 personas que planteamos cuestiones técnicas que los demás representantes no pudieron ni entender y menos aun comentar a favor de los gringos.
Solucionar el problema de la contaminación de la bahía de Puno sí es posible, pero requerirá de esfuerzo conjunto de todos los puneños y sus instituciones. La primera medida que debe hacerse es separar las redes de desagüe de las escorrentías pluviales, luego hacer lo que hizo acá Sedapal con eso del colector y acopiar todas las aguas residuales domésticas y empezar de cero porque la planta de Chanu Chanu colapsó en la década del 70.
En el hipotético caso de que se hubiesen instalado varias plantas gringas de esas y ya no se vertiera aguas contaminantes, el problema continuaría porque en los 16 Km2 hay una manto de lodos de 1 metro de espesor que seguirá emitiendo N,P,K y otros nutrientes responsables de la eutrofización. Actualmente hay un grupo de técnicos y biólogos que están usando biotecnología o biorremediación, pero, el Ing. Fausto Roncal (de la OEFA) nos manifestó que aun no hay resultados tangibles y no tienen referentes de éxito anteriores en otras partes del mundo, tampoco hay un estudio que respalde el uso de microorganisos introducidos. La biorremediación debe hacerse con bacterias nativas, el quid del asunto es fomentar su crecimiento y reproducción para que hagan su trabajo (para lo de Exxon Valdez y lo del golfo de México, se usaron y usan bacterias de la zona)
El problema de la cuenca del Ramis sí que se está complicando día a día y espero que las nuevas autoridades nacionales y regionales actúen a la altura de las circunstancias.
Saludos cordiales,
José Ormachea Ramos

No hay comentarios: