domingo, 30 de agosto de 2015

LA VUELTA DEL HISTÓRICO YAVARI



Tomado de CARETAS N° 2400, 27 de agosto 2015. Escribe: Diana Zileri. Fotos: Caretas
Jóvenes británicos recrean la ruta que siguieron las piezas del Yavari a fines del siglo XIX.
Un grupo de dieciséis jóvenes británicos, entre 17 y 20 años, acaban de concluir en Puno la expedición ‘Tras las Huellas del Yavari’. Ellos partieron el 12 de agosto de Tacna y en 19 días recorrieron cerca de 400 kilómetros por la misma ruta que hicieron en 1862 varios arrieros con sus mulas cargando 1,383 bultos, de no más de 170 kilos cada uno, con las piezas del vaporeto hasta el lago Titicaca. El viaje duró seis años.
Con una capacidad de 40 pasajeros a bordo, el Yavari en el lago Titicaca es el servicio de crucero más alto del mundo.r.
El motivo de recrear esta ruta es porque el Yavari, rescatado del absoluto olvido en 1987 por la inglesa Meriel Larken, ha comenzado a navegar de nuevo por el lago Titicaca y con la visita de estos jóvenes se dará por inaugurado el servicio de cruceros por el lago navegable más alto, 3,810 m.s.n.m., del mundo.
“Ver navegar al Yavari otra vez, siempre ha sido un sueño,” dice casi incrédula Larken, ahora directora de la Asociación Yavari. “Era un reto muy grande que teníamos hasta que pasó un arquitecto naval inglés que nos dio un par de consejos claves relacionados a la seguridad y ahora ya estamos listos para zarpar”.
Meriel Larken, 72, vio por primera vez el Yavari a comienzos de los 80 y no dudó en comprarlo porque para ella había una conexión con su bisabuelo, quien había trabajado como constructor de barcos en la Inglaterra victoriana.
“El Yavari estaba hecho una chatarra,” recuerda Larken. “Se habían retirado las divisiones de adentro con la intención de convertirlo en un barco petrolero, pero nunca terminó el proyecto. Estaba atracado en una esquina del puerto del lago Titicaca cubierto de óxido y todos sus accesorios de caoba se estaban desintegrando rápidamente debido al duro clima puneño”.
A pesar de eso, Meriel Larken lo compró y desde esa fecha no ha dejado de trabajar en su restauración. Su inspiración siempre fue convertir al Yavari en el primer Barco Museo del Perú que ayude a mantener y preservar su historia. Hoy en día es además el barco de pasajeros de una sola hélice y con casco de hierro más antiguo del mundo.
Una manera de financiar su restauración ha sido a través de donaciones de gente interesada en preservar la embarcación por su significado histórico y otro porcentaje más pequeño ha sido a través del ingreso del servicio de Bed&Breakfast que, desde hace unos años, el Yavari ha podido brindar a siete turistas por noche.
El Yavari fue una de las dos embarcaciones –el otro fue el Yapura– que el presidente Ramón Castilla comisionó a la fundición británica James Watt & Co en 1861. A su vez esta empresa, conocida por revolucionar los motores a vapor, subcontrató a Thames Ironworks and Shipbuilding Company para la construcción del casco de las naves.
Manuel Quispe tripulante aimara
Ambos astilleros funcionaban en West Ham, uno de los barrios más pobres del este de Londres, y de donde vienen los jóvenes expedicionarios que acaban de cruzar los Andes. Varios de ellos son inclusive descendientes de trabajadores de estas fundiciones. Son, además, hinchas de Nolberto “Nobby” Solano, quien jugó en el 2007-2008 por el West Ham United. Equipo que se fundó en 1904 y cuyos orígenes fueron los mismos astilleros donde se construyeron las piezas originales del Yavari.
“Esta expedición representa una oportunidad única en la vida de estos chicos,” asegura Yasmine Martin encargada de Yavari Titicaca Expeditions. “Vienen de hogares menos favorecidos pero son líderes de una organización que trabaja en West Ham ayudando a que la juventud se mantenga alejada de los problemas”.
La vista de estos “hammers” será una oportunidad para hacer un intercambio cultural con escolares puneños. Provistos de tabletas visitarán colegios e instituciones de los alrededores donde los niños, a través de unos juegos interactivos, conocerán la historia del Yavari. Serán también invitados a bordo para navegar en las aguas del lago Titicaca para ir a conocer la isla de los Uros.
Todo este esfuerzo de restauración del Yavari busca por un lado atraer a más turistas nacionales y extranjeros para que conozcan el lago. También quieren crear conciencia en la población, especialmente los jóvenes, del valor histórico de la embarcación y la conservación tanto de la ecología como de la cultura de las orillas del Titicaca.



Meriel Larken se lanzó a rescatar el Yavari y el Capitán Carlos Saavedra la ha acompañado en buena parte de esta aventura
____________________________________________________

No hay comentarios: