viernes, 13 de junio de 2014

CON MOTIVO DEL AMNIVERSARIO DE JULI

JULI: LA PEQUEÑA ´ROMA DE AMÉRICA´, UNA JOYA DEL ALTIPLANO
Por: Zenaida Zea. RPP noticias Puno. Viernes, 13 de Junio 2014  
Su nombre proviene del color del cogollo de la totora cuya raíz se le dice chulli. Es dueña de unos de los más hermosos paisajes del Perú y fiel representante de la cultura viva.
El 03 de junio, el distrito de Juli, bautizado en 1660 como la pequeña ´Roma de América´, cumplió su 186° aniversario de elevación a la categoría de capital de la provincia de Chucuito. Sus orígenes se remontan a la época de Paleolítica, hace 7 mil años atrás, y prueba de ello son sus pinturas rupestres en el sector de Yacari.
A 3 884 metros sobre el nivel del mar, se asienta la ciudad de Juli (Puno), en la orilla occidental del majestuoso lago Titicaca. Es una de las joyas arquitectónicas más importantes del altiplano con un gran potencial turístico.
El 03 de junio, el distrito de Juli, bautizado en 1660 como la pequeña “Roma de América”, cumplió su 186° aniversario de elevación a la categoría de capital de la provincia de Chucuito. Oriunda del reino lupaka y Tiahuanaco, está bañada por el lago sagrado de los incas.
Su nombre proviene del color del cogollo de la totora cuya raíz se le dice chulli. Es dueña de unos de los más hermosos paisajes del Perú y fiel representante de la cultura viva. Adornan su geografía los ríos  Tisnachuro Nairanjaque, Siwekjawira y el río Salado.
Historia
Sus orígenes se remontan a la época de Paleolítica, hace 7 mil años atrás, y prueba de ello son sus pinturas rupestres en el sector de Yacari. Su crecimiento poblacional dio origen al reino Lupaka, gobernado por caciques y curacas, probablemente tras el desplome del régimen Tiahuanaco.
En 1534, durante el periodo colonizador, los sacerdotes de la orden de Santo Domingo fueron los primeros en pasar por territorio juleño. En 1576 llegan los misioneros Jesuitas,  quienes dieron jerarquía, autoridad y mayor esplendor a Juli hasta su expulsión en 1737.
Aniversario
El 3 de junio de 1828, Juli fue declarada como capital de la provincia de Chucuito. Desde la última semana de mayo, los actos celebratorios se manifiestaron a través de eventos deportivas, el concurso de cayacs y demás actividades de corte cultural organizadas principalmente por el sector Educación.
Al llegar a la ciudad  custodiado por sus apus tutelares y el lago Titicaca, es inevitable ser atrapado por su encanto que otorga sosiego; incluso en su día jubilar, cuando lugareños de centros poblados, comunidades y parcialidades llegan para saludar a su patria chica. 
El día central, la apacible ciudad está colmada de comerciantes, visitantes y uno que otro foráneo que participa de las actividades conmemorativas. El escenario principal es la Plaza Ludovico Bertonio, donde se desarrolla el desfile cívico escolar.
Ataviados de elegantes indumentarias, los tenientes gobernadores y las tenientinas, con su trajes sobrios y portando sus chicotes adornado con flores u otros elementos, según a la jurisdicción que correspondan, señoriales saludan a las autoridades del estrado oficial apostado frente al templo San Pedro.
Cumplido con el acto protocolar, organizados por comunidades e instituciones educativas, ocupan diferentes escenarios para compartir el tradicional K´oko o fiambre en base a papas, tunta, chuño, una especie guarnición de cebolla y ají, a veces con carne y queso.
Esta es una de las pocas fechas en las que este apacible terruño está abarrotado y también es la oportunidad perfecta para observar en todo su esplendor la esencia de sus manifestaciones culturales. Ese sincretismo entre lo oriundo y lo colonial.
La pequeña Roma olvidada 
Si bien uno de lo motivos que le ha valido a Juli la denominación de “Roma de América” está en sus cuatro templos (San Juan de Letrán, Santa Cruz de Jerusalén, Asunción y San Pedro), junto a otras reliquias aún requieren afinar en su restauración como lo ameritan.
Teniendo de fondo el imponente y azul lago Titicaca, estremece ver que bellezas arquitectónicas como el templo Santa Cruz de Jerusalén yace olvidado y sostenido por vigas, a la espera de su restauración y reconstrucción en gran parte.
El paso de los años, la codicia por sus tesoros y los fenómenos de la naturaleza, se ensañaron con estas edificaciones religiosas. Los robos sacrílegos, como el ocurrido en el 2006, atentaron contra la historia y patrimonio de este pueblo.
Actualmemte, el templo San Pedro es el único en el que se ofician misas, mientras que San Juan de Letrán y Nuestra Señora de la Asunción quedaron en calidad de museos. Santa Cruz de Jerusalén espera que devuelvan todo su esplendor.
Román Abad Catacora, presidente del patronato de Juli, con cierta añoranza, comenta que ante la desidia de sus autoridades, la sociedad civil se organizó para promover la conservación de los bienes patrimoniales de joya turística.
Ahora están en la fase de la sensibilización, capacitando a pobladores de comunidades campesinas para el reconocimiento y restos de atractivos, turísticos, para que luego la Dirección de Cultura y entidades afines trabajen en su puesta en valor.
Don Abad es consciente que no se cuenta con el presupuesto para restaurar estos bienes patrimoniales, pero reconoce que como patronato deben articular esfuerzos multisectorialmente, para brindar un servicio de calidad la turista en distintos rubros y se sienta seguro  y atraído de volver a este territorio aimara.
Atractivos arquitectónicos 
-El Templo  San Pedro. Construido en pura piedra de granito blanco, ubicada en la Plaza Ludovico Bertonio, tuvo sus inicios entre 1565 y 1567, bajo la dirección de los Dominicos.
-El Templo Museo San Juan Bautista de Letrán. Su construcción data de la época de los dominicos entre 1568 y 1576 y se concluyó en 1602 por la Orden de los Jesuitas. Es de


estilo Barroco Mestizo con matices del arte nativo aimara.
-Templo Museo Nuestra Señora de la Asunción. Edificada en el siglo XVI entre los años de 1562 y 1576 por la Orden de los dominicos, es de estilo renacentista. Los retablos fueron confeccionados entre 1568 a 1592 y su conclusión se da en 1602 por los jesuitas.
-Templo Santa Cruz de Jerusalén. Este templo fue el más hermoso y admirado. Se encuentra ubicado junto al antiguo cementerio. Fue íntegramente construido por los jesuitas entre los años  1581 y 1607.
-Los Arcos de Juli: Arcopata (Arco de Arriba), Los Arcos del Templo de Santa Cruz de Jerusalén, Arco de la Asunción.
-Escuela de Indios Nobles
-El santuario de Huaylluni
-Atractivos: La Playa de Juli ,Circuito Turístico Huaquina, Ola y Huaylluni, Rodilla Del Diablo, YacariCondor Uta
Gastronomía
Con sus productor oriundos como la papa, oca, izaño, quinua, cañihua,  trucha, pejerrey, Karachi, ispi, mauri, chuño; entre otros, pueden crease verdaderos manjares como el quispiño, el pesque, thimpo de pescado con queso frito y tunta.
Folclore
-Los Lupakas: simboliza a un pueblo aguerrido y luchador por su tierra que se desarrolló tras colapso del Imperio Tihuanaco– Huari.
-Los Choquelas: Representa el chaco o caza de vicuña, con personajes como Achachi, Awila, Choquela, Kusillo, Matico yokalla.
-Cintakanas: A través del trenzado de cintas se pronostica el año agrícola.
-Los Condes: Representa a los artesanos antiguos que usaban tintes naturales teñir las fibras de alpaca con las que elaboraban su tejidos.
-Tinti Wacas: de origen colonial, simboliza las faenas de pastoreo con ganado vacuno. Se ejecuta especialmente para rendir reverencia a  Santiago Apóstol.
-Chatripulis: El Chatripuli, que representa al picaflor y lo relacionan con la incursión religiosa de los españoles.
-Los Kusillos: Están muy presentes en la fiesta del 14 de setiembre conocida como “Okcofiesta”.


_______________________________

No hay comentarios: