lunes, 18 de enero de 2021

DESTACADOS PUNEÑOS DE CORAZON

 JUAN CHAVEZ MOLINA

Nacido en Arequipa, hijo de Juan Mariano Chávez Eguiluz y Clorinda Molina. Hizo sus estudios de derecho en la Universidad Nacional de San Agustín. Se casó con Edith Rada Jordán y tuvo 2 hijos: Alonso y Álvaro. Su vínculo con Puno, al que representó como senador, se fundó en su ocasional residencia en Churura, Putina.

En abril de 1955, junto a Javier de Belaúnde, Héctor Cornejo Chávez, Alberto Flórez Barrón, Mario Polar Ugarteche, Roberto Ramírez del Villar y Jaime Rey de Castro, fue uno de los autores del manifiesto titulado “Invocación a la Ciudadanía”, con planteamientos descentralistas y democráticos, lanzado en Arequipa. Miembro fundador de la Democracia Cristiana y Senador de la República.

Elegido para integrar el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), como representante del Colegio de Abogados de Lima, fue miembro de ese organismo entre 1989 y 1993.Falleció el 5 de agosto de 2013.

En 1994 escribió el siguiente texto sobre Puno 

MI HOMENAJE A PUNO

Escribe: Juan CHAVEZ MOLINA

2 de noviembre de 1994

Por designio del Poder que desde la noche insondable de la eternidad de los tiempos gobierna el universo, la naturaleza de mi cuerpo se arrulló y meció acunada en la cumbre de los Andes, torres disparadas al cielo en ansias de infinito, donde estos Supremos Señores de nuestra nacionalidad, dialogan, se abrazan, se estrechan, o inclinan sus cabezas, en el ceremonial de sus rituales.

Les diré este sueño, que toda la vida es sueño, según ya lo dijo gran escritor castellano; y... los sueños, sueños son; pero, también son un hermoso cuento, que los cuentos... cuentos son.

En esas cumbres, techo del mundo, repica la música de los amaneceres, con tonos mayores, iluminados por el Dios Sol, para entibiar la blancura de sus nieves perpetúas. Bufandas de armiño con que se arropan en sus noches negras y estrelladas. O, castigadas para purificar sus faltas, cuando desatan las iras de sus Dioses.

Entonces, la tempestad azota el rostro del cielo. Estalla el látigo de 1000 relámpagos de fuego, zigzagueantes, a diestra y siniestra. Suenan, estridentes, el metal de los platillos. Retumban, broncos, los tambores de los truenos, que hinchan el vientre de los cerros, en protestas y gemidos.

Yunque en el que templa el acero de sus músculos, forja su corazón “grande para amar, fuerte para luchar”. Diapasón que vibra en las notas tensas de sus nervios, tocando los mejores cánticos y sinfonías, de cordillera en cordillera, de cumbre en cumbre, de abismo en abismo.

Allí, en ese teatro que se llama Puno, el cristal de su Lago, el más alto del mundo, elevan en oración cósmica a sus sagrados Dioses, sostenido por los fuertes brazos de sus cumbres.

Nuestros Incas lo llamaron Titicaca. Quiero entender que dice en su dulce y a la vez vigoroso idioma, “Piedra de roca que alumbra y brilla”. Ofrenda de cristal. Roca diluida. Purísima, con el bautizo de sus aguas; de un azul tan fuerte que es desafío para la paleta del más grande pintor.

Cuando Toynbee, uno de nuestros más grandes historiadores universales, lo vio por vez primera, dijo: “Es un espectáculo digno sólo para los ojos de los Dioses”.

En ese espejo, burilado en sus noches de plenilunio, rielan la danza de las sombras y los claroscuros de sus altos picachos, efebos que contemplan su belleza.

También allí relampaguean los rayos. Resuenan las tempestades y derraman “baldazos” de fuego, desparramados en su superficie, encrespan sus olas; y, gigantes, se elevan blancas, espumosas y amenazadoras. Puro cristal de roca.

Remanso de tranquilidad que sucede a la tempestad. Diáfana fuente de azul añil. Calma transparente después de la tormenta. Las aguas se sosiegan y tranquilizan. Nuevamente el Lago, espejo en el que se miran sus empinadas montañas. Estilizadas por los reflejos, en el ángulo de sus roquedales, ensayan danzas inverosímiles en sus aguas. Iluminadas por el amanecer, alumbran fortísimos dorados rayos solares. El Dios Inti, sonriente se despierta. Amanece. La vida nace, nuevamente, en paz.

Y les diré, completando el cuento soñado –que no son cuentos- allí nacen las aguas de los riachuelos que luego se arrancan en torrentes, saltan y brincan los abismos, de cascada en cascada. Agua que fecunda la tierra. Sabía y semen del que nacen sus frutos y engendra la vida.

Allí, apacientan los venados, las vicuñas, altivas, de aristocrático y majestuoso caminar, ágiles, danzan permanentemente, arropadas por el oro de sus pieles y el negro bellísimo de sus ojos. Símbolo de la gracia femenina. Fieles al amo, al que entregaron su amor, que las guía en tropillas que escalan rocas y cumbres.

En las orillas de sus lagos, gráciles y esbeltas “parihuanas”. Serrana belleza competidoras de sus primas hermanas los flamencos, rojos y blancos, de la costa, que le enseñaron los colores patrios, soplándole al oído, en el sueño visionario de nuestro Libertador San Martín, cuando en el reposo del guerrero, dormía la siesta a la orilla del mar, al desembarcar en la Bahía de Paracas.

Por ahí, rondan también los pumas. Rivales, en fortaleza y bravura, de los leones. Entigrecidos, defienden su presa con la que sustenta su vida. O, robustos toros, semisalvajes, que embisten con coraje; y, ay de aquel que cae en las iras de su empuje fiero, al que sólo vence el cóndor, emperador de los espacios infinitos.

En el ataque gana el cóndor. Ufano se eleva. El toro, inerme, se desangra y muere. Los cóndores coronados de rojas crestas y engoladas plumas. Collar blanco, adorna su cuello y se cubren con la capa negra de sus alas. Sólo ellos son capaces de vencer la cresta infinita de esas cumbres. Poderosos señores de las máximas alturas. Vigorosos campeones.

Las águilas, retozan y ensayan piruetas acrobáticas, en tirabuzón; o, volatines que dibujan su estilizada túnica, en el universo sideral.

En fin, en ese teatro cósmico, el mayor del universo, fue donde nació nuestra civilización y salieron, esplendorosos de las aguas de su Lago, el Gran Señor llamado Inca Manco Capac y su muy amada esposa, Mama Ocllo. El con su vara y cetro de oro, fundando ciudades, semilleros de progenie de su estirpe real. Ella, con su rueca, hilando y tejiendo, para abrigar a sus hijos, frutos de su amor.

En este Perú, al que tanto queremos, con el que tanto sufrimos y gozamos, mi vida se hizo lucha, fuerte para vencer. Ideales grandes para amar; y, no es un sueño, que los sueños... sueños son.

Allí nació mi estirpe, que se injerta en abuelos y bisabuelos. Allí mis pulmones, por vez primera, se inflaron con puro oxígeno, plenos de ozono; y... respiraron con el primer grito de amor y protesta, dualidad eterna de la vida. Mi sangre se nutrió de aire puro, no contaminado por el hollín de nuestros días de civilización, que me permitió vivir; y templar mi alma, en un corazón grande para amar, fuerte para luchar.

Y aquí, el cuento se acabó, que los cuentos, sueños son.


Hector Raul Amat y Leon; Leonor, Juan, y Rosa Chavez Molina. 
 Intermedio: Juan Mariano Chavez Eguiluz y Clorinda Molina. 
abajo: niños Luis Fernando y Leonor Amat y Leon

_____________


PARA LA HISTORIA POLITICA DEL PERÚ. FRAUDE EN REFERENDUM DE 1993

CHAVEZ MOLINA: EFECTIVO SEÑOR DE LA LEY

Edgardo de Noriega

14 de septiembre de 2013

Era uno de esos políticos que en la actualidad ya no se ven por la constancia de sus cualidades demostradas a lo largo de su fructífera vida. Menos en la inmundicia actual del Congreso de la República, del cual en una oportunidad formó parte. En condiciones, evidentemente, distintas. Las de la brillantez y el encandilamiento. Honesto, capaz, estudioso e intuitivo con sólidos principios para actuar y consecuencias demostrables de acierto. Uno de esos profesionales eficientes que realmente valían. Abogado por sus cuatro costados, conocedor e intérprete de las leyes, especialista en asuntos tributarios, económicos y electorales. Amante permanente de la libertad, con antecedentes y consecuentes probados por completo. Lo que lo hacía, definitivamente, un prominente personaje que ha dejado huella y que por obligación tenemos que admirar.

Se trata de Juan Chávez Molina, quien lamentablemente con más de 90 años admirables a cuestas vividos con decencia y transparencia permanente, ha dejado de existir hace poco. Nacido en Arequipa y de prominentes familias puneñas por angas y por mangas. Un efectivo señor doctor de la ley que contribuyó, por donde se le mire, al fortalecimiento de la democracia peruana.

Senador por Puno de 1956 a 1962, formando parte del Grupo Parlamentario de la Democracia Cristiana, partido que lo contó como uno de sus fundadores. Luego de intervenir valientemente en las jornadas cívicas arequipeñas de 1950 y 1955, en contra de la dictadura de Odría. Superintendente Nacional de Contribuciones durante el primer gobierno de Belaúnde y miembro del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), representante del entonces, y no como ahora mediocre, Ilustre  Colegio de Abogados de Lima. Allá  por  1989 hasta  1993, con una constante incólume: defender, a capa y espada, las decisiones soberanas del pueblo.

LA MEJOR BANCADA

La bancada de esa agrupación en la cámara alta desaparecida indebidamente hoy por efectos de la Constitución de 1993, actuaba en el campo político dentro de una férrea y consistente oposición al gobierno conservador y retrogrado de Manuel  Prado Ugarteche. Enarbolando las encíclicas papales con ideas terceristas de condena al capitalismo y al comunismo. La integraban además: Mario Polar Ugarteche (Arequipa), Julio Ernesto Portugal (Arequipa) e Ismael Bielich Flores (Lima)

Mientras que en el hemiciclo de los diputados brillaban, entre otros: Héctor Cornejo Chávez, Roberto Ramírez del Villar, Jaime Rey de Castro, Javier de Belaúnde Ruiz de Somocurcio, Jorge Bolaños, Mario Alzamora Valdez, Roger Cáceres Velásquez, José Barreda Moller y Julio C. Luque. Para tirios y troyanos, la mejor bancada parlamentaria de los últimos 68 años, de 1945 a la fecha.

Defensor infatigable de lo justo y lo correcto por convicciones profundas demostradas infinidades de veces y con constancia que de por sí, ya es una virtud encomiable en un Perú donde precisamente, en determinadas etapas de la historia, no priman ellas. Hay que reconocerlo para superar escollos y ser cada día mejores como, precisamente, Chávez Molina.  Hijo de Mariano Chávez Eguiluz y de Clorinda Molina de Chávez. Hizo sus estudios de Derecho en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa. 

ONCE ELECCIONES

En el país ocurrieron once actos electorales cuando fue miembro de ese organismo. Muchos de ellos, además, por primera vez. Entre los que destacaron el referéndum para aprobar la Constitución de 1993. Pero lo cierto y concreto que todos esos eventos de carácter cívico dieron lugar a medio centenar de votos enteramente opositores, con fundamentos precisos y fundados legalmente en contra, de parte del probo abogado. Alto, delgado con voz gruesa, lector empedernido y un enternecido amor por el Perú.

El jurisperito hizo un recuento de sus apreciaciones en un libro de tres tomos que salió a luz bajo el título: “Mis Votos Singulares. Historia de un fraude que no debe repetirse”. Anteriormente, le propusieron ser Presidente del JNE y él en ningún momento se nubló con la oferta, siendo claro al afirmar: ¡Primero se cumple la ley”!. En pleno fujimorato, Vladimiro Montesinos Torres, muchas veces, lo tentó por interpósitas personas. Pero él siguió firme y sobre todo independiente, consecuente con la verdad.

Consideró consistente que tal nombramiento era un golpe de estado. Lo llamaron sólo a él y no a los otros miembros que en total eran 7 vocales, los que, dicho sea de paso, estaban esperando en la sala contigua al Premierato. Los gobernantes querían la traición y la sacadera de vuelta. Chávez Molina, por supuesto, no se prestó-en ningún momento-al juego tan poco serio y menos coherente.

GOLPES

 Le dijo al Primer Ministro de aquel entonces durante el primer gobierno de Alberto Fujimori, Oscar de la Puente, quien fue el que le ofreció el cargo: “Ustedes ya golpearon el 5 de Abril y quieren que yo de otro batacazo en el JNE”.

El Premier de la Puente le contestó: “No hay ningún golpe de estado. Eso no está en la Constitución, sino en la Ley Orgánica y una ley se cambia por otra ley, de manera que usted puede ser designado”.

Muy seguro, el ex parlamentario afirmó: “Están completamente equivocados. Para yo ser Presidente del JNE tendría que haber sido vocal supremo y elegido por este último organismo. Nunca he tenido ese cargo. He sido senador, soy abogado y represento al Colegio de Abogados. Nada más”

 “De manera que-añadió- eso, que me proponen, va contra la Constitución”. Que tal respeto a las leyes vigentes del país a las que muchas veces ni siquiera se les hace caso. La trasgreden a cada rato.  Como el pan de cada día. 

VIRTUD

 En eso, precisamente, eran especialistas los integrantes del gobierno que inició sus actividades en 1990, con el ex rector de la Universidad Agraria al mando de la nación, el mismo que se convirtió en un dictador autoritario de la peor especie y encima con una cleptomanía de robo desenfrenada, aliado con su socio Montesinos.

Casi siempre lo que ocurre aquí en el país desafortunadamente, con frecuencia y facilidad, es que se aceptan los cargos dentro de una viveza total y después se cura el entuerto con ciertas capas de legalidad. El abogado arequipeño era la excepción y la decisión se convirtió, definitivamente, en una virtud. En una hazaña total. Dicho esto sin ninguna hipérbole o exageración. Tal como fue la realidad y como se presentó.

Los fujimoristas tan poco transparentes insistieron e insistieron. Querían encontrar tontos útiles. Entonces, lo quisieron nombrar por intermedio de la Corte Suprema. “¿Cómo usted tiene los votos de dicho organismo en su bolsillo”?, preguntó el abogado al Premier de la Puente.

“No, -le contestó- hay maneras de hacerlo”. Claro que si tenían al gángster Montesinos que ejecutaba lo que le venía en gana en el Poder Judicial con su títere, el magistrado Alejandro Rodríguez Medrano. La corrupción en su mayor expresión

El abogado probo le expresó a su interlocutor un rotundo no, rechazando otra vez el puesto que le proponían. “Entonces usted -le dijo de la Puente a Chávez Molina- da cuenta a sus compañeros". El representante de los abogados volvió a demostrar entereza y decencia: “Yo no tengo nada que decirles y ni siquiera los he convocado. Eso es atribución del Premierato". Entonces, la autoridad gubernamental hizo pasar a los otros vocales y les dio a conocer que el presidente en ejercicio del JNE había sido destituido y cesado por el Gobierno.

 ILEGITIMIDAD

Después vino lo del Congreso Constituyente Democrático (CCD) donde no se publicó su voto. De acuerdo a lo que sostenía Chávez Molina, esa elección se terminó sin concluir los escrutinios. No habían llegado los votos del extranjero.

Los fujimoristas decían que no había que esperar esas remesas electorales. Para el ex parlamentario, el argumento era válido en cuanto que uno podía ser destronado de ser constituyente. Pero el problema estaba en que los votos se suman para ver quien ocupa la presidencia y, los del extranjero, podían significar mayor porcentaje para cualquiera de ellos y le daba el derecho de presidir el Congreso.

Por eso Chávez Molina, decía, argumentaba y repetía que Jaime Yoshiyama Tanaka nunca debió presidir ese poder del estado, porque su elección había sido ilegitima. Allí, para él, se pusieron las cifras que les convenía.


FALSEDAD

Los sucesos más alucinantes ocurren la última sesión del JNE a fin de ver quien ganaba el referéndum. El escenario era el siguiente: se había votado a través del mecanismo por el “SI o por el “NO” para aprobar la Constitución.

Lo real es que se presentaron recursos de nulidad respecto de las votaciones en Puno, Ayacucho, Lima y Arequipa. El Ejecutivo exigía, a cada rato y constantemente, los resultados con una premisa falsa: “reducir el tiempo necesario para garantizar la pureza del sufragio”

Según el proceso legal que tipificaba la ley, el JNE debía resolver los resultados del referéndum del 31 de octubre de 1993 y dar su veredicto final e inapelable. De esta votación se publicaría una resolución con la cual si ganaba el SI, el CCD remitiría el proyecto de la Constitución al Ejecutivo para su promulgación. Si ganaba el NO, el paso siguiente era hacer un nuevo proyecto.

Para tratar de salvar el conflicto, el 10 de diciembre de 1993 se publicó en el diario oficial “El Peruano”, un supuesto comunicado oficial del JNE según el cual las nulidades habían sido resueltas y la victoria correspondía al SI. El texto decía también que faltaba resolver 135 actas de los votos del extranjero.

Lo cierto es que no se había resuelto nada y que Chávez Molina no tenía idea de tal publicación. El día 12 se anulaba tal comunicado por errores de tipeo. Para variar y en forma inadmisible, las cifras publicadas en el comunicado anulado sin la autorización de los vocales son las mismas con las que se publicó el triunfo del SI por el JNE con nuevos vocales, meses después de la promulgación de la Constitución.

LIQUID PAPER

Los resultados estaban casi empatados y una ley constitucional sin número exigía que se considerara ratificada la nueva constitución si los votos por el SI superan a los del NO.  Ridículamente el voto de una persona podía decidir el futuro

Pero había más irregularidades. En efecto, se había denunciado la pérdida de actas del Jurado Departamental de Arequipa donde los sufragios estaban tas con tas, equivalentes a aproximadamente 2 mil votos.

Finalmente se decidió hacer el cómputo del voto total arequipeño, teniendo como base los resultados que emitiera el Jurado Electoral. Es decir votos por el SI, el NO, en blanco, nulos y el total acumulado.

La misión fue encomendada a Chávez Molina. Los resultados llegaron vía fax y el NO había ganado. Había una dedicatoria de por medio para el jurista: “Con admiración y respeto”. Por eso el abogado arequipeño consideró que el documento iba a ser mal interpretado y pidió otro dirigido al Presidente del JNE, César Polack Romero. 

INDIGNACION

El vocal Loli Márquez decidió esperar el documento. Mientras que el Presidente se impacientaba porque quería concluir la sesión y dar el voto definitivo. El vocal entró con el nuevo fax y sentenció: el SI ha ganado. Sorprendido Chávez Molina observó el papel y se percató que este tenía las cifras del SI y del NO escritas con máquina de escribir sobre liquid paper.

El jurista arequipeño mostró su indignación de inmediato y el fax que le habían enviado primero. La falsificación había sido hecha en Arequipa, dijeron, como si el liquid paper pasara con textura y todo, por el fax.

El ex parlamentario exigió al Secretario, Silfredo Hugo Vizcardo, que se avise a la Fiscalía de la Nación para denunciar el fraude. El Presidente y los demás vocales decidieron irse, acusándolo de querer desestabilizar el Estado e incluso lo amenazaron. Inexplicablemente lo consideraban a la altura de los terroristas. Qué locura.

La intimidación se cumplió cuando su fotografía apareció en el diario oficial “El Peruano”, bajo el título: ¡Olvidemos sus rostros! La vista gráfica junto a la del criminal y subversivo, Abimael Guzmán, con el comentario preciso que textualmente decía: “Puso la nota negra en el JNE”. Sin duda, las ordenes malévolas y mefistofélicas del inefable Montesinos, a las que se prestaron los otros miembros del JNE.

Los vocales y su presidente, por miedo a la multitud abigarrada afuera en las calles, exigiendo a gritos que no se cometiese el fraude, se retiraron por la puerta falsa. Chávez Molina con seguridad escribió su voto dirimente en el que declaraba la nulidad del referéndum y decidió utilizar la principal: “No soy un delincuente para salir por otra”, dijo. Como tenía que ser y como premio a la consecuencia, la gente lo aplaudió sonora y largamente.

ACTAS EN EL CUARTEL

El 26 de diciembre de 1993, Loli Márquez murió de un infarto cerebral. El 29 del mismo mes se promulgó la Constitución en Palacio de Gobierno con la rúbrica del Presidente de la República, saltándose el proceso parlamentario, sin resolución del Jurado Nacional de Elecciones y empleando las cifras de un documento apócrifo aparecido en “El Peruano”.

A Chávez Molina le pasaron el dato que las actas faltantes se encontraban en un cuartel cercano al JNE. No se podía hacer nada. Ni siquiera cambiarlas. El vocal arequipeño no pudo denunciar la situación inmediatamente por los hechos convulsionados y controlados, totalmente, por la dictadura.

Antes de que se promulgase la Constitución, apareció en “El Peruano”, un aviso que decía que el SI había ganado. Registrado, allí en el texto, una supuesta oficina de relaciones públicas y una secretaría del JNE. Sin firma ni sello. 

CIFRAS

A los ocho meses de la accidentada sesión y de la promulgación de la Constitución, los nuevos vocales del JNE mandaron a publicar, por acuerdo de sesión, los resultados.

Incluso a pesar de las irregularidades, los cómputos finales mostraban al SI con un 52.24%. Le ganaba al NO que acumuló 47.76%. Había 4.68 porcentuales de diferencia. Ambos sumaban el 100%, a pesar de los votos en blanco, los nulos y un ausentismo del 29% que fueron para muchos resultados contra el SI.

Las cifras en el territorio nacional, increíblemente, eran los mismos de la publicación anulada del JNE del 10 de Diciembre de 1993:   SI, 3 millones 878 mil 964 votos. NO, 3 millones 545 mil 669 votos. En blanco, 215 mil 613. Los nulos 518 mil 274. Cuando todavía faltaba el fallo sobre nulidades y el conteo de muchos votos.

Específicamente Chávez Molina denunció el fraude, la contabilización de mayor número de votos que de sufragantes, la falta de firmas de muchas actas, las impugnaciones y la coacción contra los electores. Sin embargo, no se registró ninguna investigación. Ni para bien. Ni para mal. La dictadura dominaba e imponía todo

Fue cesado de su cargo por intermedio de la Novena Disposición Transitoria de la Constitución que a la letra dice: “la renovación de los miembros del JNE se inicia con los elegidos por el CAL. La disposición venía con nombre y apellido propio. Los del distinguido profesional.

El jurista continuó sus actividades profesionales en su bufete como abogado empresarial y financiero. Asimismo enseñando en las universidades diversos cursos de la Ciencia Jurídica. Era un convencido de que los jóvenes se dediquen a la política para poder perfeccionar el sistema. Lo mismo que de la existencia de los partidos, de forma consistente y plural.

ESTUDIO

 Muchos años y hasta el final tuvo estudio abierto. Una época al lado de otro jurista arequipeño de renombre, Jaime Rey de Castro, en un edificio cerca de la Cancillería en pleno centro de Lima. Ese inmueble, dicho sea de paso, sufrió un incendio de proporciones inimaginables, habiendo salvado la vida muchísimas personas que vivían o trabajaban allí.

Pero también estudiando a fondo la Constitución de 1993, llegando a conclusiones interesantes. Como por ejemplo cuando dice: “La carta magna actual respecto al Poder Electoral se mantuvo en una situación hibrida hasta 1995. Con salidas al paso y soluciones transitorias que nada bueno traían”.

Recordó enfáticamente que el sistema democrático recurre a la soberanía de los ciudadanos para acabar, definitivamente, con los golpes de estado, como una prueba fehaciente de que es necesaria la intervención del pueblo

TRIGEMINO

Abogó por modificar y sustituir el título IV, Capitulo XIII de la ley de leyes a fin de aprobar un Poder Electoral que siga los principios científicos, técnicos y jurídicos armonizados coherentemente con las particularidades de nuestra realidad nacional. Cuánta razón tenía.

 Una resistencia total para salvaguardar, de todas maneras, a la democracia atacada por los tentáculos de las dictaduras. Casado con Edith Rada Jordán, con quien procreó dos hijos: Alonso y Alvaro (fallecido). Una frase célebre que lo retrata de cuerpo entero: “Me tocan el trigémino (nervio del cráneo) y salta la lava del Misti, aunque tengo el genio muy tranquilo y alegre”. Un hombre de bien, de arraigadas costumbres cristianas que, con su capacidad y lo hecho en su vida, fortalece moralmente al Perú. 

domingo, 17 de enero de 2021

POETAS PUNEÑOS DE HOY

 BORIS ESPEZUA

“TODO POETA ES UN CIUDADANO QUE VIVE Y SUFRE LAS VICISITUDES DE LA SOCIEDAD”

Fernando Chuquipiunta en LOS ANDES DIC20

Boris Espezúa Salmón. Nació el 27 de diciembre de 1960 en Juli. Fue Ganador del premio Copé de Oro 2009, autor de poemarios como “A través del ojo de un hueso”, “Tránsito de Amautas”, “Tiempo del Cernícalo”, “Alba del pez”, “Gamaliel y el oráculo del agua” y “Máscaras en el Aire” Candelaria Fe y fuego de tres reediciones. Es promotor cultural, con Elard Serruto dirige la serie Puno Esencial, de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Puno. Docente ordinario de la Universidad Nacional de Altiplano de Puno. Participó en diversos Festivales de Poesía. Es actual decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Altiplano de Puno. Miembro de la Sociedad Peruana de Derecho Constitucional del Perú.

¿Cuál es la función de la crítica literaria?

Fundamentalmente, debiera ser validar los mejores trabajos de literatura, y señalar las inconsistencias de los que no tengan el relieve esperado. La crítica literaria en el Perú no tiene los reflejos que esperan los escritores, y principalmente en provincias no orientan la labor de creación en el marco de reflexionar la cultura heterogénea peruana y detectar oportunamente los aportes que pudieran trascender nuestras fronteras. Hay todavía buena dosis de centralismo en nuestra crítica literaria, de desencuentro con el potencial temático que pueda desbrozarse para escritores de fuste en el futuro.

¿Cuál es el rol del poeta en una sociedad como la nuestra?

El rol de poeta en la sociedad no ha sido de liderar o el de mover grandes masas, siempre ha sido un rol indirecto, de reflexión crítica. Todo poeta es a la vez un ciudadano que siente y sufre por las vicisitudes de la sociedad. Pero como decía Washington Delgado el poeta contribuye con el país con la palabra, y es a través de ella que crea conciencia social y cultural. Nuestra sociedad peruana, ya tiene muchos poetas que le han cantado a los cambios y lo siguen haciendo en la actualidad, el problema ahora no está en el poeta sino en la misma sociedad que no sintoniza con lo que dice el poeta.

¿A qué se debe la proliferación de premios literarios?

Ojalá hubiera más premios literarios, yo no creo que haya proliferación. Si vemos en provincias que son más de veinte, no hay ningún premio literario de importancia, y las que hay en Lima son insuficientes para la cantidad de escritores y de producción literaria que se hace en el Perú. Nuestro país todavía está rezagado en promover la creación literaria en el continente y en el mundo.

Vallejo ni Oquendo fueron premiados ¿por qué?

El que sea uno premiado no implica que sea un escritor que quede para la posteridad. Vallejo y Oquendo tuvieron aportes que trascienden estas contingencias. Al escritor se le mide por la calidad de sus aportes y por su consecuencia en sus obras y eso no siempre es atribución de unos jurados, sino de la misma sociedad. Los premios son adornos, o mejor pasajes merituosos de una trayectoria.

¿Cuántas clases de Literatura hay en el Perú?

La literatura escrita en el Perú no sólo comprende la que es escrita en castellano, sino en todos los idiomas nativos que puedan escribirse. En esa medida puede haber literaturas varias como obras varias que expresan esa diversidad, sea por la escrituración o sea por la temática que expresan. Este es un desafío y una realidad cada vez más creciente que ya lo anotaba Antonio Cornejo Polar hace más de 20 años.

¿En qué medida la Literatura contribuye a los cambios sociales?

En la medida que crea conciencia, crea reflexión crítica, y son los ciudadanos los que pueden reorientar sus pensamientos, sus actitudes, su forma de ver al mundo y a la gente, así el literato cumplirá un rol socio-cultural enorme, ya que como decía Jean Paul Sartre, valida su responsabilidad social al asegurar que su palabra haya calado la profundidad de una reflexión, el emplazamiento de una verdad, la sugerencia de un cambio que contribuya al progreso de la humanidad.

¿Se ha reescrito o no la historia del Perú?

Aún no se ha hecho. Es una tarea de los peruanos que vendrán con la verdad, la resiliencia, despojados de resentimientos, odios y con una redención que aún nos falta realizarla en el Perú profundo.

¿Cuál es el rol del escritor frente al Bicentenario?

Asumirlo críticamente, sin celebraciones, haciendo balances y perspectivas de las continuidades y discontinuidades, para que la historia nos señale la ruta correcta a seguir.

¿Qué haría si fuese Ministro de Cultura?

Aprobaría en primer lugar las Políticas Culturales consensuadas y descentralizadas que es la guía rectora para realizar actividades en materia de cultura responsablemente y lo segundo haría aprobar un presupuesto que por lo menos asegure un sueldo para quienes hicieron arte y literatura en el Perú y que lo siguen haciendo y no esperar que mueran en el olvido que el Estado los ha sumido y en tercer lugar, dotaría de autonomía para que los presupuestos que generen los centros turísticos y patrimoniales del Perú se queden para las provincias y no se centralice en Lima, para engordar a funcionarios o advenedizos de la cultura como Richard Swing.  

sábado, 16 de enero de 2021

BOTE A VELA EN HUIÑAYMARKA

 

AUTOR ANONIMO


CONVOCATORIA A ARTISTAS FOTOGRAFICOS

 

V MUESTRA FOTOGRÁFICA “CANDELARIA 2021”
👉 La
Universidad Nacional del Altiplano Puno
, mediante la oficina de Imagen y Comunicaciones convoca a los fotógrafos y fotógrafas locales, nacionales e internacionales a ser parte de la V Muestra Fotográfica “Candelaria 2019”, cuyos trabajos destacados serán presentados y publicados por esta casa de estudios, además que los autores de estas imágenes serán reconocidos públicamente por esta casa de estudios.
ℹ Informes y consultas: 📱 930435388 - 📱 955503236

FAZ CAPITALISTA DE CHINA EN EL PERU

 

DE COOLIES A PATRONES

INVERSIONES E INVASIONES CHINAS EN LA MINERIA PERUANA

Jorge Manco Zaconetti

Tomado de diario UNO 16ENE21 p. 7

E

n el Perú, el único productor de hierro que obtiene desde 1993 a la fecha altas tasas de rentabilidad operativa, es la empresa china Shougang Hierro Perú Marcona que extrae anualmente casi 10 mi­llones de toneladas de hierro que en un 98% “se exportan” hacia su matriz ubicada en Chi­na Popular.

Por ello, la empresa brasileña Gerdau, un gigante mundial en la industria del acero que opera la siderúrgica de Chimbote tiene que comprar afuera hierro como insumos en for­ma de chatarra y gar­gantillas, para obtener acero en sus hornos se­cundarios y abastecer el mercado local.

Resulta una cruel pa­radoja para el país que teniendo enormes re­servas de hierro en Marcona/Ica, la materia pri­ma fundamental para obtener acero, se tenga que importar para po­der procesar y obtener acero por medio de dos empresas que operan en el país, Aceros Are­quipa y SiderPerú.

Esta es una expresión de la falta de planea­miento estratégico del proceso privatizador de los años noventa duran­te la dictadura de Fujimori que no impuso nin­guna condicionalidad para el abastecimiento prioritario del mercado local de hierro para la ob­tención de acero.

En síntesis, tenemos que importar productos planos y largos de acero para satisfacer el merca­do nacional en un 50% y el otros 50% se satisface con la producción de Ace­ros Arequipa y SiderPerú que cada vez se comporta como una gran empresa importadora y distribui­dora a nivel país. Mientras el alto homo de Chimbote el corazón de la siderur­gia sigue desactivado, y la ciudad languidece con un mayor subempleo.

PUNTERO EN COBRE

En lo referente al co­bre con la producción de Las Bambas (Apurímac), Chinalco (Junín) y de Shouxin Perú, los capitales chinos explican casi el 25% de la produc­ción de concentrados de cobre, con tendencia al aumento si maduran los nuevos emprendimien­tos empresariales.

A nivel de proyectos de cobre está en cons­trucción la ampliación de Toromocho por Chinalco (US$1,355 millones), más los proyectos de “Don Ja­vier”, “El Galeno” y “Río Blanco”. A todo ello se debe sumar el proyec­to de hierro Pampa de Pongo bajo responsabi­lidad de la empresa chi­na Jinzhao Mining Perú (US$2,200 millones).

Todos estos emprendi­mientos comprometen inversiones superiores a los US$10,155 millones de dólares que sumadas a las inversiones ya realizadas ubican a China como el principal inversionista minero en el Perú, des­plazando a los Estados Unidos, Canadá, Austra­lia, Suiza etc.

En función del origen de los capitales China Po­pular no solamente sería el principal inversionista minero en el país, sino también el principal productor de cobre, despla­zando a empresas de ca­pitales occidentales tales como Minera Cerro Verde (Arequipa), Minera Antamina (Ancash) y Southern Perú Copper Corporation (SPCC) con sus operacio­nes en Tacna (Toquepala) y Moquegua (Cuajone)

PATRÓN CONFUCIANO

Si se trata de evaluar las inversiones chinas en el Perú, tendría que seña­lar que corresponden a inversiones de largo plazo pensando en el interés es­tratégico del Estado chino como potencia emergen­te. Es decir, las inversio­nes chinas tanto públicas como privadas están su­pervisadas por el Partido Comunista Chino. Lo cual plantea una serie de interrogantes para el análisis.

China es la segunda po­tencia económica después de los Estados Unidos de Norteamérica a nivel del valor de la producción anual, y está llamada a ser la potencia hegemónica de la economía mundial en el presente siglo.

El gigante asiático es también un gran produc­tor minero de cobre, zinc, plomo, hierro, pero tam­bién un gran consumidor de minerales. Es más, en la producción de acero explica el 51% de la pro­ducción mundial despla­zando a la India, Rusia, Japón, Indonesia, Estados Unidos y Alemania.

Solamente en la pro­ducción mundial de co­bre, si se contabilizara la producción de las minas de las empresas chinas ubicadas en el Perú, prác­ticamente China sería el segundo productor mun­dial de cobre después de Chile y el primer consu­midor del metal rojo.

Si tenemos presente que con la revolución en las energías limpias eólicas y solares, las casas inteligentes, los autos eléctricos, la robótica son intensivas en el uso del cobre, prácticamen­te el gigante asiático está asegurando el abas­tecimiento a futuro del metal rojo.

Una segunda carac­terística de las inversio­nes chinas está en rela­ción al financiamiento estatal de las principa­les inversiones por me­dio de bancos de apoyo a la exportación. Los asiáticos tienen tanto dinero disponible que pueden “comprar has­ta el cielo”.

Así, en 1992 para ga­nar la licitación de la empresa estatal Hierro Perú, Shougang pagó casi cinco veces el precio base fijado en la privatización. Por las reservas de cobre de Toromocho la empresa china Chinalco abonó más de US$792 millo­nes de dólares, cuando la empresa vendedora no había invertido ni US $ 100 millones, y por su participación en Las Bambas pagaron más de US$6,449 millones.

Los capitales chinos no tienen nada de “socialistas ni solidarios”. Son capitales que se rigen por la maximización de las utilida­des en detrimento de los pagos al Estado, el cuidado ambiental; y, en la relación con sus trabajadores, son casi siempre conflictivas. Son la esencia del “ca­pitalismo siglo XXI”. ▒▒



viernes, 15 de enero de 2021

LA COYUNTURA PERUANA

 


ABOLENGO CALATO

César Hildebrandt

Tomado de “HILDEBRANDT EN SUS TRECE” N° 522

E

l señor Jaime Cillóniz, el que retuvo durante quince minutos a una muchacha aterrorizada, dice que tiene abolengo, que viene de las mejores familias, que la huella seminal que lo precede tiene un árbol ilustre de apellidos, haciendas, miriñaques.

Claro que Cillóniz tiene abolengo.

Qué duda cabe.

Su linaje es el de los señoritos que fueron re­alistas durante la guerra de la independencia, chilenófilos a la hora de la ocupación, civilistas cuando de simular preocupación social se trataba, pierolistas en el momento de la reconciliación “aristocrática”, beltranistas en el turno de Bustamante y Rivero, y apostólicos y romanos cuando Velasco les hizo temblar el esqueleto y bailar el primer baile del chino. Hablo, o sea, de los hijos de la guayaba de toda la vida.

Leguía y el civilismo
Cillóniz desciende de un caballo castellano y conquistador, chocanesco y ágil. Su boca procede del arcabuz de sus ancestros y su racismo viene del escroto mismo del cura Valverde. Sus odios se remontan al almagrismo, que nada encontró en Chile, y su desprecio por los mestizos es el mismo de los que en el Club Nacional festejaban “los bailes de las debutantas” vestidas a lo Versalles.

Me place ver a este hombre ruinoso sacar la cara por la raza que lo profirió y atreverse a decir lo que tantos viejos y tantas viejas quisieran gritar.

Casi me da ganas de pedirle al JNE que haga una excepción y que inscriba la candidatura de Cillóniz a la presidencia de la república.

Este señor de horca, cuchillo y ascensor ten­dría, por lo menos, el coraje de ser la bestia que es y no aceptar el disfraz que la CONFIEP y los consejeros mediáticos querrían imponerle.

Si Cillóniz ganara la presidencia, volveríamos a los tiempos en que a Arguedas la madrastra lo obligaba a comer en la cocina. Volveríamos a las haciendas serranas que tenían el tamaño de Ámsterdam. Vol­veríamos, aún más atrás, al sacro imperio de la ley del embudo y a la exclusión, a máuser limpio, de todos los herejes.

Cillóniz no es un machista cre­puscular. Cillóniz es, como Hernan­do de Lavalle lo fue alguna vez, el hombre. El que habrá de restau­rar los buenos tiempos. El que nos devolverá el país inmóvil que San Martín y Bolívar quisieron refundar.

Cillóniz es la derecha sin ma­quillaje, calata, melancólica y levemente opiácea. Cillóniz se come un canapé en el Palais Concert y escupe cuando ve, aunque sea de lejos, al cojo Mariátegui, ese comunista de mierda. Cillóniz ama la muerte (ajena), como los generales franquistas. Cillóniz, en suma, quiere que el Perú siga siendo la república adjunta al imperio que esté de moda. En el siglo XIX fue el británico, que terminó des­preciándonos y optando por Chile. En el XX fue el norteamericano, que siempre nos vio como el perro que en el patio trasero no se queja.

La derecha piensa como Cillóniz pero es solapa como todos los Pardo. Por eso arma sus cades y le dice a la gente que está muy preocupada por la igualdad y la crisis. La verdad es que eso le importa muy poco. Lo que le importa, de verdad, es que nadie toque la Constitución de Fujimori, su esbirro más exitoso, y que nadie se meta con las leyes del mercado, por más distorsionado que esté. Y si usted le pregunta en privado a la derecha por qué hay un mono­polio cervecero y otro farmacéutico y otro periodístico (este último, con “El Comercio” a la cabeza), entonces dirá que esa pregunta revela resentimiento y que satanizar el éxito económico es cosa de terroristas.

Cillóniz lo que quiere es recupe­rar a la república, no raptarla. ¿No está claro?

Que no vengan Keiko Fujimori y so­cios de encuestas a decirnos que el centro es el camino, que los peruanos somos iguales, que el futuro es de todos. Basta de hipocresías. Sólo la derecha monta­da a pelo, oliendo a pizarrismo primordial y sobaco ilustrado, podrá salvamos. ¡Cillóniz presidente! ▒▒